Salvemos a mi hija. Que no dejen a medias su tratamiento contra la anorexia

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 150.000!


Mi nombre es Sonia Nistal y necesito tu ayuda para salvar a mi hija. Nadia sufre anorexia desde hace dos años. Se la detectamos cuando tenía 14 y desde entonces está en tratamiento.

Empezó yendo una hora a la semana al hospital Niño Jesús, donde nos dijeron que su corazón estaba tan débil que durante una temporada Nadia no debería ni siquiera caminar. En una ocasión la llevamos a Urgencias. Llevaba 14 días sin comer. Le ingresaron y a los 15 días le dieron el alta. No estaba curada, por supuesto, pero los médicos nos dijeron que ya estaba fuera de peligro, y lo que nos ofrecieron fue pasar de una hora de terapia a la semana a dos horas. Eso no es suficiente para curar una anorexia tan avanzada. Si nosotros no hubiéramos buscado rápidamente otra alternativa para curarla, te garantizo que ahora mi hija estaría muerta.

El Hospital Niño Jesús es el único centro público de Madrid que cuenta con una UTCA (Unidad de trastornos de comportamiento alimenticio), así que acuden a él todos los niños de la comunidad con este problema y muchos de otras comunidades autónomas. Existen otros centros con unidades de psiquiatría infantil en los que tratan casos agudos de todo tipo de enfermedades, pero en esos hospitales no puedes recibir un tratamiento específico para un trastorno alimenticio. Y en el Niño Jesús están tan saturados que no pueden responder a tiempo ni con el tratamiento que una persona con anorexia necesita.

Por favor, firma esta petición para pedirle a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid que abra unidades de trastornos alimenticios en más hospitales públicos y a la Seguridad Social que financie los tratamientos completos, para que ningún niño tenga que dejarlo a medias como va a pasarle a Nadia si no reaccionamos a tiempo.

Nosotros tuvimos que desplazarnos a una clínica privada de Barcelona. Allí Nadia estuvo ingresada durante 8 meses. Ahora está mejor y continúa su tratamiento de día en otro centro privado de Madrid, donde vivimos. Por las mañanas va a terapia y por las tardes, a clase.

Estos tratamientos privados los hemos podido pagar gracias al seguro escolar de la Seguridad Social, que nos ha financiado gran parte de lo que cuestan. Pero como este seguro tiene una duración máxima de dos años, lo perderemos en septiembre. En unos meses mi hija tendrá que interrumpir su tratamiento, con todo lo que eso conlleva. Esta enfermedad es muy compleja, el dejar de comer es solo la punta del iceberg de la anorexia. Debajo hay muchas cosas que no se ven… y que no te imaginas el sufrimiento que causan.

Si Nadia deja de tratarse en septiembre, retrocederá todo lo que ha avanzado en estos dos años. Nadia y los miles de chicas y chicos que sufren anorexia, bulimia y otros trastornos alimenticios necesitan urgentemente más unidades especiales en hospitales públicos o, al menos, que a los dos años no les quiten el seguro escolar que cubre parcialmente sus tratamientos.

No podemos permitir que nuestras hijas tengan que abandonar sus tratamientos a medias. Nos sentimos impotentes porque son tan caros que la mayoría de los padres, por desgracia, no podemos afrontarlos. Esto se agrava si tenemos en cuenta que muchos hemos sido despedidos de nuestro trabajos o los hemos tenido que dejar para poder ayudar a nuestros hijos, ya que muchos de ellos necesitan acompañamiento 24 horas.

Estoy cansada de oír que esta enfermedad no se cura. No es verdad. En la mayoría de los casos sí que se cura si se aplica el tratamiento necesario en vez de tener que abandonarlo por falta de financiación. Además, a la Administración le sale más rentable financiarlos, porque las personas que no se tratan tienen muchas posibilidades de volverse enfermas crónicas, y si es así no cotizarán y además cobrarán una pensión no contributiva.

Yo lo único que quiero es que Nadia se cure. Si deja de tratarse, su vida volverá a estar en peligro.

¿En serio se me va a morir mi hija o se va a quedar enferma para siempre solo porque no le financian su tratamiento? Hay muchas más personas de las que te imaginas afectadas por esta enfermedad… En este caso nos ha tocado a nosotros, pero nadie está a salvo.

Por favor, firma esta petición y pídele a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid que abra más unidades de TCA (trastornos de la conducta alimentaria) para menores en más hospitales. Y que financie sus tratamientos completos mientras esto se cumple. La anorexia avanza muy rápido y nuestros hijos no pueden esperar.



Hoy: SONIA cuenta con tu ayuda

SONIA NISTAL PEÑARROCHA necesita tu ayuda con esta petición «Que no dejen a medias el tratamiento contra la anorexia de mi hija». Únete a SONIA y 99.321 personas que ya han firmado.