Vitoria-Gasteiz, NI TOROS NI VAQUILLAS: Por una ciudad libre de crueldad animal

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 2.500!


Hace un tiempo celebrábamos que Gasteiz vivía lo que parecía ser su última feria taurina en la Blanca del 2016 y así se anunció. En Vitoria-Gasteiz la Tauromaquia muere, eso es un hecho, y nadie apostó por seguir con esta tradición cruenta y deficitaria. Es evidente que estamos ante un claro reflejo de una sociedad que avanza, cada vez más consciente y consecuente con la vida, que rechaza el uso de animales en espectáculos, y por lo tanto, el maltrato animal. Así pues, Gasteiz se declaró Ciudad Libre de Circos con Animales y también prohibió el año pasado las crueles carreras de burros.

No obstante, nos queda la Tauromaquia y aún mucho por hacer, ya que al final en estas próximas fiestas de la Blanca 2017, si se usarán y maltratarán vaquillas, que pagaremos entre todas y todos, con un presupuesto de 29.500€.

Las corridas de toros son un resquicio brutal de barbarie en nuestra sociedad. Este espectáculo absolutamente anacrónico, todavía es una lacra de la sociedad española por culpa de la incultura y sobre todo debido a los intereses económicos de unos pocos.

En la actualidad, el coste de este tipo de prácticas y sus derivados representan para todos los contribuyentes un desembolso de miles de millones. Los aficionados a la tauromaquia son cada vez menos, con lo cual la mayoría de las plazas de toros en el país son deficitarias y a todos se nos impone la obligación fiscal de contribuir a cubrir este déficit. La mayoría de plazas son propiedad de instituciones públicas, como ayuntamientos o gobiernos autonómicos. Por ello la organización de los espectáculos taurinos solo es posible gracias a subvenciones que reciben cada año.

Cada céntimo público invertido en el entramado taurino es dinero que acabará financiando a un sector que se lucra del maltrato y la violencia hacia los animales. No es coherente que, una ciudad que pretende tener una imagen de respeto con el medio ambiente y hacia los animales no humanos, no vete de una vez por todas las tradiciones y espectáculos donde se usan, maltratan y asesinan animales.

El toro es un animal herbívoro y por lo tanto pacífico. Su instinto de defensa frente a situaciones de miedo le lleva a intentar huir en lugar de atacar. Sólo a base de castigos y manipulaciones se consigue alterar su naturaleza tranquila. En la plaza, el toro lo único que busca desesperadamente es una salida. Finalmente, como la escapatoria no es posible, deben afrontar la terrible situación. Aunque se tratara de un animal de naturaleza más fiera, este espectáculo tampoco sería justificable, ya que formaría parte de la manipulación que los seres humanos ejercen sobre otros animales para sus caprichos.

El dominio por la fuerza y la humillación de un ser indefenso en ningún caso se puede considerar cultura ni deporte, sino que constituye un homenaje a la peor crueldad humana, que es hacer del sufrimiento y el dolor una fiesta.

Las capeas o vaquillas, es otro espectáculo taurino en el cual crías de menos de un año son sometidas a un estrés continuo y ansiedad. Aunque en principio la gente que participa cree que se está jugando con la vaquilla y puede parecer que el animal no padece, se les grita, se les provoca constantemente y sufren mucho tanto física como psicológicamente.

“Que las capeas implican un gran padecimiento, tanto psíquico como físico, para becerras y vaquillas que son obligadas a participar en ellos, es un hecho científicamente demostrados. Aunque durante este tipo de actividades en teoría no se les provocan heridas, podemos decir que, a pesar de ello, los daños musculares, el sufrimiento respiratorio y el estrés son muy similares a los que sufren los animales en una lidia clásica. En cualquier caso, todos terminarán, antes o después, en manos del matarife, un precio muy caro para un entretenimiento tan absurdo”. - Jose Enrique Zaldívar, de AVATMA, Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y el Maltrato Animal.

  • AVATMA ha realizado un informe veterinario sobre los espectáculos con vacas y vaquillas que se puede consultar aquí.

El reconocimiento empírico de que los animales pueden experimentar sensaciones de dolor, angustia y sufrimiento implica definir como moralmente injustificable cualquier daño intencionado que se les provoque.

Por ello, desde la Asociación Animalista Libera! País Vasco, pedimos unas fiestas alejadas de la explotación y la crueldad. No queremos unas fiestas donde la tauromaquia manche el nombre de nuestra ciudad, no nos representan, ya sean mediante corridas de toros, novilladas, capeas o vaquillas.

Así pues, ponemos en marcha una campaña de concienciación ciudadana sobre la utilización de animales en espectáculos y disfrute de humanos, tratándolos como objetos y no como seres vivos que son, que sienten y hay que respetar. Como ciudadanos tenemos la necesidad y la obligación moral de vetar este tipo de actividades en nuestra ciudad y en todo el estado.

A través de www.change.org invitamos a todos los ciudadanos a que muestren su repudio a una fiesta que conlleva tanto sufrimiento, a promover esta campaña para demostrar que, somos mayoría los que estamos en contra de estos festejos y no queremos ni debemos permitir la tauromaquia en ninguna de sus modalidades. Queremos una Vitoria-Gasteiz que respete a los animales y para ello necesitamos conseguir el suficiente apoyo social y político.

Asociación Animalista Libera! País Vasco

libera.euskadi@gmail.com

www.liberaong.org



Hoy: Asociación Animalista Libera! cuenta con tu ayuda

Asociación Animalista Libera! Euskadi necesita tu ayuda con esta petición «Vitoria-Gasteiz, EZ ZEZEN ETA EZ BETIZURIK: Krudelkeririk gabeko hiri baten alde. NI TOROS NI VAQUILLAS: Por una ciudad libre de crueldad animal». Únete a Asociación Animalista Libera! y 1.738 personas que ya han firmado.