Victory
Petitioning Presidente de la Cámara de Diputados Julián Domínguez
This petition was delivered to:
Presidente de la Cámara de Diputados
Julián Domínguez

Sr. Presidente de la Cámara de Diputados, Dn. Julian Domínguez

Las organizaciones y ciudadanos abajo firmantes, solicitamos a Ud., y por su intermedio a los legisladores integrantes de la Cámara que preside, el inmediato tratamiento de la iniciativa que prohíbe la exportación de peces de río.

Argentina sostiene el raro privilegio de ser el único país latinoamericano que permite la exportación de éstos ejemplares. Aquellas naciones que asi lo hacían, han comprendido más temprano que tarde que pretender abastecer a un mercado infinito como es el que demanda peces, con un recurso finito como es el de las cuencas nacionales, importa una ecuación desequilibrada y peligrosa donde no hace falta mucho análisis para saber cual de sus variables será la que termine completamente destruida. Asimilar la población natural de nuestros ríos al de un simple commodity, es una postura peligrosa que parece desconocer las especiales características de los ciclos biológicos de desarrollo y reproducción que necesitan las especies para no extinguirse.

La extracción masiva del sábalo, especie base en la alimentación del resto de las especies típicas de las cuencas Del Plata y Paraná, importa un desequilibrio a dos puntas. Por un lado, el que significa aniquilar a quien aporta equilibrio a la cantidad y función de la materia vegetal en descomposición de los lechos. Por el otro, el de atentar contra el alimento del resto de la cadena.

La forma en la que la extracción del sábalo se lleva adelante es ya en si misma alarmante. La llamada pesca incidental –es decir, la extracción de ejemplares de otras especies que caen en las mallas- multiplica la destrucción y el desequilibrio. Contra la escasez de ejemplares, algunas administraciones provinciales han autorizado la reducción del tamaño del orificio en las redes de pesca. Esto hace que los ejemplares que se capturan masivamente sean cada vez más pequeños. A nadie escapa que los cupos de pesca que otorga la Secretaría de Ganadería, Agricultura y Pesca de la Nación se cuantifican

en toneladas. Por lo tanto, estamos ante un círculo disvalioso que genera que, a menor tamaño en los peces, mayor cantidad de ejemplares se utilicen para completar el tonelaje autorizado. El grueso de ellos, extraídos del agua cuando aun no se incorporaron al ciclo reproductivo, lo que significa la ruptura de la cadena de continuidad de la especie.

El sábalo es una especie crucial en el desarrollo del ecosistema ictícola, porque es la base alimentaria del resto de las especies. Su sobreexplotación masiva garantiza no solo el riesgo de su propia desaparición, sino el de los peces que se sustentan en base a él. Destruir el sábalo significa hacerlo secundariamente con el surubí, la tararira, la boga y el dorado, declarado paradójicamente “Pez Nacional”, durante 2006. Especialistas del Conicet han coincidido recientemente en un diagnóstico alarmante: la base de reproducción del surubí, se redujo de un 80% a un 10% en los últimos años. Más aun, los estudios realizados por biólogos especializados como el doctor Norberto Oldani ya dan cuenta de cuatro años seguidos sin reproducción de este ejemplar, símbolo de nuestros ríos (Declaraciones formuladas en AM 770 Radio Cooperativa, programa “Pasión por la pesca radio”, edición del 27/7/13). Vamos así camino a su desaparición, hecho que se sumaría al estado de regresión en que se encuentran especies como el pacu, el salmón de río y el manguruyu.

No desconocemos la complejidad de la temática. Sabemos que tras la comercialización al exterior del recurso ictícola de las cuencas del Plata y Paraná, hay un esquema productivo que involucra actores con diferente peso en la cadena. Pero hacemos un llamado a considerar que si el desarrollo no es sustentable, lejos de abonar el crecimiento económico de las comunidades avanza hacia su destrucción a corto y mediano plazo. Las condiciones actuales han permitido ya poner en jaque nada menos que 30 mil kilómetros cuadrados de ecosistema ictícola. El desastre ecológico al que vamos en línea recta puede detenerse. Pero es necesario que la toma de decisiones no se demore más.

Este acercamiento es apenas la introducción a todos los datos duros y estudios que podemos aportar. Estamos dispuestos a todo el debate que sea necesario, con los actores que sean necesarios. Pero lo que reclamamos en forma urgente es el posicionamiento en la agenda legislativa de la problemática que planteamos.

Una iniciativa del grupo ¨Declaremos al Dorado Pez Nacional¨

https://www.facebook.com/groups/122627681091089/


Letter to
Presidente de la Cámara de Diputados Julián Domínguez
Las organizaciones y ciudadanos abajo firmantes, solicitamos a Ud., y por su intermedio a los legisladores integrantes de la Cámara que preside, el inmediato tratamiento de la iniciativa que prohíbe la exportación de peces de río.

Argentina sostiene el raro privilegio de ser el único país latinoamericano que permite la exportación de éstos ejemplares. Aquellas naciones que asi lo hacían, han comprendido más temprano que tarde que pretender abastecer a un mercado infinito como es el que demanda peces, con un recurso finito como es el de las cuencas nacionales, importa una ecuación desequilibrada y peligrosa donde no hace falta mucho análisis para saber cual de sus variables será la que termine completamente destruida. Asimilar la población natural de nuestros ríos al de un simple commodity, es una postura peligrosa que parece desconocer las especiales características de los ciclos biológicos de desarrollo y reproducción que necesitan las especies para no extinguirse.

La extracción masiva del sábalo, especie base en la alimentación del resto de las especies típicas de las cuencas Del Plata y Paraná, importa un desequilibrio a dos puntas. Por un lado, el que significa aniquilar a quien aporta equilibrio a la cantidad y función de la materia vegetal en descomposición de los lechos. Por el otro, el de atentar contra el alimento del resto de la cadena.

La forma en la que la extracción del sábalo se lleva adelante es ya en si misma alarmante. La llamada pesca incidental –es decir, la extracción de ejemplares de otras especies que caen en las mallas- multiplica la destrucción y el desequilibrio. Contra la escasez de ejemplares, algunas administraciones provinciales han autorizado la reducción del tamaño del orificio en las redes de pesca. Esto hace que los ejemplares que se capturan masivamente sean cada vez más pequeños. A nadie escapa que los cupos de pesca que otorga la Secretaría de Ganadería, Agricultura y Pesca de la Nación se cuantifican

en toneladas. Por lo tanto, estamos ante un círculo disvalioso que genera que, a menor tamaño en los peces, mayor cantidad de ejemplares se utilicen para completar el tonelaje autorizado. El grueso de ellos, extraídos del agua cuando aun no se incorporaron al ciclo reproductivo, lo que significa la ruptura de la cadena de continuidad de la especie.

El sábalo es una especie crucial en el desarrollo del ecosistema ictícola, porque es la base alimentaria del resto de las especies. Su sobreexplotación masiva garantiza no solo el riesgo de su propia desaparición, sino el de los peces que se sustentan en base a él. Destruir el sábalo significa hacerlo secundariamente con el surubí, la tararira, la boga y el dorado, declarado paradójicamente “Pez Nacional”, durante 2006. Especialistas del Conicet han coincidido recientemente en un diagnóstico alarmante: la base de reproducción del surubí, se redujo de un 80% a un 10% en los últimos años. Más aun, los estudios realizados por biólogos especializados como el doctor Norberto Oldani ya dan cuenta de cuatro años seguidos sin reproducción de este ejemplar, símbolo de nuestros ríos (Declaraciones formuladas en AM 770 Radio Cooperativa, programa “Pasión por la pesca radio”, edición del 27/7/13). Vamos así camino a su desaparición, hecho que se sumaría al estado de regresión en que se encuentran especies como el pacu, el salmón de río y el manguruyu.

No desconocemos la complejidad de la temática. Sabemos que tras la comercialización al exterior del recurso ictícola de las cuencas del Plata y Paraná, hay un esquema productivo que involucra actores con diferente peso en la cadena. Pero hacemos un llamado a considerar que si el desarrollo no es sustentable, lejos de abonar el crecimiento económico de las comunidades avanza hacia su destrucción a corto y mediano plazo. Las condiciones actuales han permitido ya poner en jaque nada menos que 30 mil kilómetros cuadrados de ecosistema ictícola. El desastre ecológico al que vamos en línea recta puede detenerse. Pero es necesario que la toma de decisiones no se demore más.

Este acercamiento es apenas la introducción a todos los datos duros y estudios que podemos aportar. Estamos dispuestos a todo el debate que sea necesario, con los actores que sean necesarios. Pero lo que reclamamos en forma urgente es el posicionamiento en la agenda legislativa de la problemática que planteamos.

Una iniciativa del grupo ¨Declaremos al Dorado Pez Nacional¨

https://www.facebook.com/groups/122627681091089/