¡Salvemos a la Isla Chaullin, a su bosque y a los que mariscan en sus playas!

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,500!


¡Salvemos el entorno de la Chaullín-Helvecia! ¡No a la concesión ni al criadero de mariscos!

La Isla Chaullín-Helvecia es una pequeña isla chilena, situada en la Comuna de Calbuco, X Región de Los Lagos. 

En tan solo 12 hectáreas, la isla alberga un bosque de arrayanes milenarios (uno de los únicos dos bosques de este tipo registrados en el mundo), una casa con más de cien años de historia y una playa rica en mariscos, los cuales son recolectados por mariscadores de la zona. 

Hoy, esta playa y su mar están en peligro.

En este minuto, se está pidiendo la concesión del mar, para armar un centro de cultivo de mariscos que abarcaría la parte sur y la parte norte de la isla, impidiendo la fácil entrada al lugar y contaminando el delicado entorno de Chaullín - Helvecia.

A lo largo de los años, hemos visto como los desechos de los cultivos marinos han contaminado el borde costero, no solo de la isla Chaullín – Helvecia, la cual se ve gravemente afectada cada temporada por la basura que llega a sus playas, sino que también el de toda la comuna.

Los restos de las redes y del poliestireno que se utiliza como flotador, llegan a nuestras costas, trayendo consigo suciedad a las playas y muerte a los diversos habitantes del mar, los pájaros e incluso animales terrestres que ingieren estos desechos.

Entendiendo que los cultivos bivalvos son una fuente de ingresos para la comunidad, debemos tomar en cuenta que la isla Chaullín – Helvecia no es un buen lugar para hacerlos. Si se llegase a armar un criadero de este tipo en esta pequeña playa, la cantidad de basura sería inimaginable y  todos los mariscadores que mariscan en ella dejarían de poder hacerlo, pues sería imposible, además de ilegal, acceder al borde costero con estos fines.

Pero la isla no es solo un lugar rico en vida marina, sino que también es uno de los lugares turísticos más concurridos de la comuna durante el verano.

La casa principal es una casa de origen suizo, que fue traída desde el viejo continente por el primer propietario de la Chaullín – Helvecia.

Rodeada de leyendas y cuentos, es una de las primeras cosas que se ven al acercarse desde calbuco y podría resultar dañada si esta concesión de llevase a cabo, pues su entrada, que corresponde a la parte más antigua de la casa, es parte del terreno denominado como “playa”. 

Más atrás, el bosque de arrayanes milenarios que crece en sus tierras hace cientos de años, no solo es único en su clase, también atrae público de las islas de los alrededores y de todas partes del mundo que, durante la temporada veraniega, visitan este mágico lugar dando trabajo a boteros de la zona, guías, pescadores y mariscadores, además claro, de los comerciantes calbucanos que abastecen a los campistas y a los visitantes.

Los arrayanes son árboles de muy lento crecimiento que, debido a la buena leña que puede hacerse con sus troncos, han sido talados durante siglos, tanto en Argentina como en Chile, impidiendo la formación de bosques adultos.

En su edad más temprana, el arrayán luce como un arbusto, y se mantiene así por, aproximadamente, cincuenta años, durante los cuales va ganando altura hasta convertirse en un árbol de unos dos o tres metros. Después de cien o doscientos años, alcanza su tamaño final (aproximadamente 20m de altura) para luego continuar ensanchando su tronco hasta morir.

Se le ha calculado a los ejemplares más antiguos de Chaullín – Helvecia, poco más de mil años, convirtiéndolos en parte del pequeño grupo de arrayanes milenarios que existe en el mundo y a la isla en la tierra que les da sustento y les permite crecer a salvo de la tala del hombre y otros desastres que pudiesen matarlos.  

Además, Chaullín - Helvecia es también un espacio cultural, un parque en el que se han realizado diversos tipos de eventos musicales, exposiciones y  curantos, destacando el encuentro de orquestas infantiles juveniles, que año tras año es disfrutado por toda la comunidad.

Los niños y jóvenes de la zona se reúnen durante varios días a ensayar y luego se trasladan en una barcaza hasta la isla, en donde presentan ante el público el fruto de su trabajo. Los cultivos en los alrededores de esta costa, harían prácticamente imposible el ingreso de las orquestas, acabando con este maravilloso espacio en donde el arte, la cultura y la naturaleza se juntan en favor de los más pequeños y su aprendizaje.

Link: Videos conciertos 2010 y 2011

http://www.orquestacalbuco.cl/?page_id=140

Pero Chaullín – Helvecia no se queda ahí, con todas sus maravillas se ha posicionado, además, como un lugar de descanso natural, en el que las familias pueden ir a disfrutar sus fines de semana y gozar de el maravilloso bosque y las frías, pero tranquilas aguas. Un lugar que ha costado mucho formar y que desaparecerá si esta concesión se llevase a cabo.   

El eventual beneficio, no se equipara al daño que se puede provocar a un ambiente marino frágil y que influye tanto en la vida del bosque y de quienes lo cuidan y  dan a conocer.

No dejemos que esta playa muera, que Chaullín - Helvecia muera, que este parque natural/cultural muera.

Firma esta petición para pedirle a las autoridades de la Capitanía de Puerto de Calbuco y de la Subsecretaría para las Fuerzas Armadas  de Chile que eviten este desastre y mantengan nuestra playa, nuestro mar y nuestro bosque como es, un lugar natural que nos pertenece a todos. La isla Chaullín – Helvecia.

(El nombre de la isla se compone de dos partes:

Chaullín: Nombre original que significa Isla pequeña, Isla cercana o lugar de encuentro según otras interpretaciones.

Helvecia: O Helvetia, que significa, básicamente, Suiza. Se le conoce así por Emil Whilenhausen, un suizo que fue el primer propietario de la isla y construyó la casa.)

Agradecemos a Alexis Gajardo Sanchez por permitirnos utilizar su fotografía en esta petición. Todos los derechos de la misma le corresponden. 



Hoy: Nataschia Micaela cuenta con tu ayuda

Nataschia Micaela Navarro Macker necesita tu ayuda con esta petición «¡Salvemos a la Isla Chaullin, a su bosque y a los que mariscan en sus playas!». Súmate a Nataschia Micaela y 1,042 persona que han firmado hoy.