Petición cerrada

¡NO MAS PELEAS DE GALLOS EN PUERTO RICO! BAN COCKFIGHTING IN PUERTO RICO!

Esta petición ha conseguido 10.883 firmas


ENGLISH

Cockfighting is a blood sport in which two roosters specifically bred for aggression are placed beak to beak in a small ring and encouraged to fight to the death. Although illegal in all 50 states, cockfighting still persists across the nation in all sorts of communities and among all sorts of people.

In organized cockfights, the roosters’ natural fighting instincts are exaggerated through breeding, feeding, training, steroids and vitamins. A bird may undergo several months of training before a fight, which may involve running long obstacle courses (and even treadmills) and practice fights with other roosters. Just before a fight, most of the bird’s feathers are plucked and the breeder cuts off the animal’s wattles—the combs below the beak—so that his opponent cannot tear them off.

Once in the ring, roosters often wear knives or artificial gaffs (long, dagger-like attachments) that are sharp enough to puncture a lung, pierce an eye or break bones in order to inflict maximum injury. Fights may be held in abandoned factories, backyards or even basements and can last anywhere from a few seconds to 15 minutes. While the rules usually do not require one or both birds to die in order to declare a winner, death is often the outcome due to the severity of injuries.

Besides being cruel to animals, cockfighting is closely connected to other crimes such as gambling, drugs and acts of violence. Bets on the fights can range from a few hundred to thousands of dollars, depending on the reputation of the breeder’s birds.

Illegal weapons have also been found at cockfights because of the large amounts of cash present, and law enforcement raids across the country have established that cockfights are well attended by gang members, further encouraging violence and illegal drug use. To avoid suspicion, organizers regularly move the events to new locations. Despite these unsettling facts, cockfights often inspire a party-like atmosphere in which entire families gather, including children.

We support Bill H.R. 4202 which will extend the prohibition of cockfighting to all US territories including our island of Puerto Rico.

 

ESPAÑOL

Las peleas de gallos es un "deporte" sangriento en el cual dos gallos criados para ser agresivos los colocan pico a pico en un pequeño ring circular y los obligar a pelear hasta la muerte. Aunque son ilegales en los 50 estados, las peleas de gallos todavía existen a lo largo de la nación, en todo tipo de comunidades con todo tipo de personas.

En las peleas de gallos organizadas, se intensifica la agresividad natural del gallo através de la crianza, alimentación, entrenamiento, esteroides y vitaminas. El ave puede entrenar por varios meses antes de una pelea que incluye peleas de práctica con otros gallos. Antes de la pelea se le arrancan la mayoría de las plumas y el criador de corta la cresta a sangre fría para evitar que su oponente la arranque.

Una vez en el ring, los gallos usan navajas o espuelas artificiales suficientemente afiladas para agujerear un pulmón, sacar un ojo o romper huesos, de manera que inflija máximo daño posible. Las peleas se llevan a cabo en las "galleras" o en propiedades particulares y pueden durar hasta 15 minutos. Aunque las reglas usualmente no requieren que un ave muera para declarar un ganador, la muerte es muchas veces el desenlace debido a la severidad de las heridas.

Además de ser crueldad animal, las peleas de gallo están asociadas a otros crímenes como narcotráfico y actos de violencia. Las apuestas en las peleas fluctúan entre los cientos a miles de dólares, dependiendo en la reputación del criador. Agencias de ley y órden en los EU han establecido que entre el público que asiste a las peleas de gallos se encuentran miembros de gangas, lo que fomenta la violencia y el uso/trafico de drogas.

A pesar de estos hechos perturbadores, las peleas de gallos siguen siendo concurridas en su mayoría por hombres, familias enteras y hasta niños. Investigadores alrededor del mundo aseguran que un niño que ha presenciado actos de violencia contra animales está en riesgo de desarrollar comportamientos violentos hacia seres humanos en su adultez. El presenciar peleas de gallo puede tener el efecto de no crear empatía hacia el dolor y sufrimiento ajeno.

Las peleas de gallos son parte de una cultura de crueldad que enferma a nuestra sociedad. Todas las culturas evolucionan y cambian para adaptarse a las creencias y valores del presente, y ya la mayoría estamos concientes que el maltrato de animales, incluyendo los gallos, no es moralmente aceptable en nuestra sociedad moderna.

Por favor apoya la resolución H.R.4202 del Congreso de los Estados Unidos extendiendo la prohibición de las peleas de gallos a todos sus territorios, incluyendo Puerto Rico. Dejemos nuestro mundo mejor que lo que encontramos, es un legado humanitario para generaciones futuras.



Hoy: ICA PUERTO RICO cuenta con tu ayuda

ICA PUERTO RICO necesita tu ayuda con esta petición «Rep. Peter J. Roskam: BAN COCKFIGHTING IN PUERTO RICO! WE SUPPORT H.R. 4202 BILL.». Únete a ICA PUERTO RICO y 10.882 personas que ya han firmado.