¡Basta de falsas soluciones! Queremos consulta popular sobre la agroindustria

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 50,000!


Desde 1996, Argentina se convirtió en referente mundial del modelo del agronegocio tóxico. El avance de la frontera agropecuaria es la causa principal de los incendios y desmontes que están arrasando ecosistemas y comunidades rurales. Este sector es responsable de más del 40% de las emisiones de gases de efecto invernadero en nuestro país, acelerando la crisis climática. La emergencia sanitaria y social es consecuencia directa de un modelo de producción de alimentos que debe cambiar con urgencia si queremos evitar futuras pandemias y alimentar a una población empobrecida por el agroextractivismo.

En los últimos años la cantidad de agrotóxicos aplicados aumentó en un 1300% (de 38 millones a 500 millones de kg/litros/año): hemos privilegiado un paquete tecnológico de monocultivos sobre la soberanía alimentaria; según demuestra la UTT, podríamos abastecer de alimentos sanos a 125 familias en una sola héctarea de cultivos agroecológicos.

Es mentira que necesitamos aumentar la superficie agrícola  para producir alimentos: lo que se alimenta con la producción agroindustrial es la industrialización animal, principal consumidora de soja y maíz transgénico en el mundo.

En estos días se están definiendo las reglas para la reactivación económica post COVID-19. Por eso el Consejo Agroindustrial Argentino ya empezó a presionar al Estado, prometiendo dólares a cambio de beneficios públicos, y parece ser el elegido por nuestros representantes -tanto del oficialismo como de la oposición- para “salvarnos”.

Frente al agronegocio no existe la grieta política: los partidos mayoritarios viven del dinero del extractivismo a costa de la naturaleza y nuestra salud.

No podemos permanecer en la pasividad. Por eso te invitamos a sumar tu firma y exigir que se habiliten los mecanismos de participación ciudadana directa previstos en los artículos 39 y 40 de la Constitución, y en la ley 25.432 para someter a consulta popular el modelo de desarrollo agrícola de nuestro país, antes de que sea demasiado tarde.

Tenemos una ventana de oportunidad de menos de 10 años para realizar una transformación radical nunca antes vista en la historia de la civilización. Debemos cambiar la manera en que producimos, distribuimos y consumimos nuestros alimentos y energía. El momento de encarar el cambio es ahora.

Si no debatimos de forma transparente y pública el modelo productivo que queremos para la Argentina, el colapso climático y ecosistémico será inevitable en el transcurso de esta generación.

Por todo esto te pedimos que firmes y compartas esta petición para exigirle al Presidente y al Congreso Nacional habilitar los mecanismos de consulta popular previstos en la ley 25.432 para discutir el modelo de producción de alimentos de la década que viene.

Queremos más democracia. Queremos participar en la toma de decisiones. Es demasiado lo que está en juego.


Gracias por sumarte.