Victoria confirmada

Que el Ayuntamiento de Telde habilite una zona para el disfrute de animales.

¡La petición ha conseguido su objetivo gracias a 352 firmas!


No solo la playa que se habilitó no la habilito el Ayuntamiento de Telde, pese a estar más en Telde que en Las Palmas, sino que además en vez de sancionar a quienes ensucian de cualquier forma el paseo, prohíben el paseo de animales en el mismo... Que tipo de medida es esa? Paseamos ahora x el vial o por las aceras... Se soluciona asi el tema de la caca??No es mas fácil que los policias que anden en bici controlen que los que llevan perro lleven bolsas? Sería una forma de empezar...

Por todo esto vuelvo a abrir esta petición.

Según la Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía (ANFAAC) un 49,23% de hogares españoles tienen mascotas, de los cuales más de la mitad son perros. Es decir, aproximadamente en 1 de cada 4 hogares de España hay al menos un perro. Los tiempos cambian y viajar con una mascota se está convirtiendo en una práctica habitual, tal y como ocurre en el resto de Europa. Y es que, cada vez más, los hoteles son conscientes de que los animales son un miembro más de la familia y como tal, sus propietarios los llevan con ellos en sus viajes. Por estas razones y muchas más pedimos al Ayuntamiento de Telde que facilite una zona para el disfrute de ellos.

Según la Guía para viajar con animales de compañía de la Fundación Affinity 2012, el 22% de los hoteles en España admiten animales de compañía en sus instalaciones, una cifra que ha crecido considerablemente a lo largo de los últimos años. En el último año, la Comunidad Valenciana ha aumentado en 27 el número de hoteles que aceptan animales ofreciendo en la actualidad un total de 226 hoteles “pet-friendly”. La facturación en el ámbito de la alimentación para perros en España en 2011 fué de 465 millones de euros. En cuanto a los accesorios, 300 millones de euros de facturación en 2010, según la Asociación Española de Distribuidores de Productos para Animales de Compañía. Estos datos nos pueden dar un reflejo de lo que estos compañeros con cuatro patas representan hoy en esta sociedad.

Que una gran ciudad como Telde, con 101.300 habitantes, disponga de una zona de recreo para perros viendo estos datos, me parece lógico y hasta necesario.

Es evidente que habilitar un espacio tipo parque para animales conlleva una serie de gastos que a día de hoy son impensables, pero hay zonas, como playas, que bien podrían cumplir con esta función. Algunas, incluso al contar con bandera roja permanente y estar prohibido el baño en ellas, si se destinara a este fin no supondrían una gran perdida para el resto de ciudadanos. Las hay además, que cuando la marea sube llega a cubrir el total de la playa, limpiandose así la arena cada día, y suficientemente alejadas como para no molestar a nadie, ni estropear nada.

Cada vez son más los Ayuntamientos de diferentes puntos de España que se han sumado a establecer horarios para que los perros puedan ir a la playa, ya sea en horario nocturno, donde no se molesta a nadie, o fuera del peridodo estival. Aquí, en Canarias, por las condiciones climatológicas de las que gozamos, eso de “fuera de periodo estival” no existe, pero si que se podría limitar una playa para el efecto.

El Ayuntamiento de Telde prohíbe en el Título III, Capítulo II, Sección 2ª de su Ordenanza Municipal de Playas, el tránsito, permanencia, defecación o micción y, el baño de los animales en las playas. Lo ubica en ese Capítulo ya que es donde se indican las normas higiénico-sanitarias de las playas, competencia que a través del art. 115 de la Ley de Costas se delegan a los gobiernos municipales. Esto se aplica en todo el litoral marítimo terrestre, desde la conocida “Playa de Jinámar” hasta el “Barranco de Ojos de Garza”.

Por "playa", yo y cualquiera puede entender zona costera habilitada para el baño, uso y disfrute de los ciudadanos, pero claro, la ordenanza prohibe la presencia de animales en toda zona marítimo terrestre. Puedo llegar a entender, y entiendo, que haya mucha gente que vaya a disfrutar de la playa y que no les apetezca tener animales cerca, es más que comprensible, porque cierto es que pueden molestar. Pero no entiendo porqué se prohíbe la presencia de estos en zonas que distan mucho de parecer playas, y que ésta prohibición tenga como fundamento que sea por medidas higienico sanitarias, cuando muchas están literalmente abandonadas y parecen auténticos vertederos. Resulta, cuanto menos, paradójico. No entiendo que no se habilite uno, sólo uno, de estos espacios para el disfrute de nuestras mascotas, sin tener que volver a casa con 180 euros menos. Una zona en la que la persona que vaya sepa que hay animales y que sea responsable de limpiar lo que su perro deje. Los que no quieren perros cerca tienen otras trece playas para disfrutar.

El municipio de Telde cuenta con 23,43km. de costa, en los que hay 14 playas. Unas, como Ojos de Garza, Tufia, Agua Dulce, Salinetas, Melenara, Playa del Hombre, Hoya Pozuelo y La Garita en las que se permite el baño y están, en mayor o menos medida, acondicionadas para el uso y disfrute del ciudadano y otras, como Playa de Silva, Playa Chica (Los Palos), San Borondón, El Barranquillo, Bocabarranco y Playa de Jinámar que dejan mucho que desear en tema higiénico sanitario y algunas, en las que, por no haber, no hay ni una triste papelera. ¿Donde se aplica ahí la responsabilidad del ayuntamiento por mantener una costa limpia? Responsabilidad que le delega la Ley de Costas...

Los que tenemos animales, que somos muchos, mantenemos al animal vacunado, con su cartilla sanitaria en orden, chip identificativo, y la mayoría recogemos su caquitas (el que no la recoge no es que la deje en la playa, es que la deja en cualquier sitio). Pedimos que si cumplimos con nuestros deberes se nos den algunos derechos para que el animal disfrute un poco. Sobre la tenencia y protección de animales dice la normativa municipal, en su art.6, que el propietario o poseedor de animal está “obligado” a favorecer su desarrollo físico y saludable, pero el Ayuntamiento nos obliga a sacarlos amarrados, lo cuál también es comprensible, pero no les proporciona ningún espacio para su desarrollo y disfrute, donde puedan jugar y quemar energía.

Sería conveniente tener en cuenta que muchas de nuestras playas se encuentran llenas de basura, y no es precisamente por culpa animal, sino por la mano del hombre. Y que playas que incluso cuentan con bandera azul atardecen llenas de colillas, bolsas plásticas y papeles que deja ahí el humano, hasta que a la mañana siguiente vengan a limpiar. Aunque claro... las cenizas de las colillas siguen mezcladas en la arena.

Quien deje desperdicios y cacas en la playa, que acarree con las consecuencias... faltaría más! pero esas deben ser las mismas que si dejas desperdicios en cualquier punto del municipio, ¿o no es igualmente sancionable el dejar una caca en el paseo marítimo? También se debería de multar al que tira en la calle o playa una colilla o chicle. Hay mucho que ensucia y se crucifica siempre a los que tienen mascotas.

Tengamos en cuenta que pisar una caca puede ser muy desagradable pero pisar una lata es mucho más peligroso, y no por eso se le prohíbe el paso al hombre a la playa.

¡¡Por que se habilite un espacio para que nuestras mascotas disfruten sin molestar a nadie!!



Hoy: Patricia cuenta con tu ayuda

Patricia Rodríguez necesita tu ayuda con esta petición «Que el Ayuntamiento de Telde habilite una zona para el disfrute de animales.». Únete a Patricia y 351 personas que ya han firmado.