PEPO, TE ESPERAMOS

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 2,500!


Mediante esta petición pretendemos dar a conocer la  situación por la que atraviesa una familia de Río Cuarto (Pcia. de Córdoba).

 Necesitamos de la solidaridad de todos, para que PEPO, un niño de 2 años y medio de edad, pueda recuperar a esta familia que el adoptó como “su familia”.

Pepo es el segundo hijo de una joven mamá.  Soltera, sin recursos y desamparada, quien en momentos en que su madre agonizaba como consecuencia de un cáncer de pulmón y debía cuidarla mientras duraba su internación y hasta su posterior muerte, por ser única hija, debió recurrir a una amiga y vecina de su madre: Stella Maris y su pareja  Jorge Aníbal (Cacho) para que le tuvieran a su bebé de 6 meses. El otro niño de 6 años estaba a cargo de su abuela (bisabuela de los niños).

Al fallecer su mamá luego de algunos meses, se vio muy afectada por su muerte y aún más desvalida. El bebé siguió estando con Stella Maris y Jorge Aníbal, padecía de un severo problema de desnutrición, se ocuparon de él como si hubiese sido uno de sus hijos o uno de sus nietos.

Se pone en conocimiento a la SENAF (Secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia de Río Cuarto) de esta situación, y se siguen las directivas que la SENAF establece.

Pepo llegó al hogar de Stella Maris  y Jorge el 25-05-2016 y fue arbitrariamente retirado del seno familiar el 22-04-2018.

PEPO HABÌA VIVIDO CASI 2 AÑOS (23 MESES) CON ESTA FAMILIA, RODEADO DE AMOR Y  PROTECCION.

Durante sus 23 MESES  junto a esta familia, EL ESTADO ESTUVO AUSENTE, la SENAF jamás vino a corroborar como se encontraba el niño, si bien los citaron  a reuniones en las que sufrieron el destrato de la funcionaria responsable del organismo.

Stella y Jorge decidieron recurrir a una abogada.

 

Mientras tanto, Pepo los adoptó como mamá y papá, y a sus 4 hijos y a sus 6 nietos como su familia.  No entendió de burocracia, de deberes y obligaciones del estado. SOLO ENTENDIO EL  AMOR  Y LOS CUIDADOS QUE SE LE BRINDARON.

Siempre se propició el encuentro y el vínculo con su mamá biológica, su bisabuela  y su hermano mayor, a pesar de que  sólo vivieron juntos alrededor de 6 meses. La tenencia legal  del mayor la tenía la bisabuela de los niños, de avanzada edad.  

 A instancias de la bisabuela,  aparece en escena  un familiar de Río Tercero (distante 142 Km de Rìo Cuarto)  para hacerse cargo de Pepo y su hermano. Un familiar desconocido para ambos niños, y con el que ni siquiera su mamá biológica tenía trato. Y empezaron con el proceso de “adaptación”. Llevaron a Pepo un fin de semana, también iba su mamá biológica, (su bisabuela enferma y su hermano estaban ya en Rìo 3ero.).

Pepo partió tranquilo, porque iba con su mamá biológica a visitar a su hermanito y su bisabuela (eso se le explicó y él lo aceptó y entendió perfectamente), el 2do fin de semana sucedió lo mismo, el 3ero  fue feriado largo de Semana Santa, otra vez vino el tío a buscarlo. Esta vez no fue la mamá. El niño era entregado en las oficinas de la SENAF. Cuando vio a la familia del tío, se aferró a Stella y pedía ir a “casita”, que él no quería ir con el tío. A pesar de su corta edad hablaba perfecto y “percibió” la situación. Luego de esas visitas de “adaptación” su conducta cambió, lloraba por las noches, tenía fiebre, diarrea y cuando le decían que lo iban a bañar porque el tío vendría a buscarlo rotundamente decía llorando: “ Tio …. Nooo”

Los pediatras que lo asistieron manifestaron que el niño estaba somatizando. Vino el tío 2 fines de semana y no pudo llevarlo por prescripción médica. Finalmente se produjo la entrega del niño  el 22 de abril de 2018, viviéndose momentos desgarradores de llanto, Pepo aferrado al cuello de su papà Cacho. En la vereda de enfrente, una psicóloga y una asistente social de la SENAF contemplaban la escena sin inmutarse. Luego de la partida, comentaron: es chiquito, ya se acostumbrará!!!

Acá los plazos se excedieron ampliamente de los 6 meses (180 días) como máximo que establece la ley.

Previo al retiro del niño, se firmó en Tribunales un acuerdo en el que se les permitiría traer a Pepo desde Río 3ero. a “su casita”  4 fines de semana consecutivos. Pero  sorprendentemente  por orden de la SENAF, SOLO SE LES PERMITIO VERLO 2 HORAS EN DEPENDENCIAS DE LA SENAF DE RIO TERCERO, durante 4 semanas. Esas visitas se efectuaron, y nuevamente fueron escenas desgarradoras al despedirse, el niño quiere volver a “casita” con papá Cacho y mamá Stella.

Concretamente: estamos pidiendo a la Justicia Provincial, al Estado Provincial,  que COMO MARCA LA LEY, SE ESCUCHE AL NIÑO Y DEFIENDA SUS DERECHOS A LA MAYOR BREVEDAD POSIBLE, ya que a la fecha han transcurrido más de 2 meses y hay un expediente durmiendo en tribunales.  

SE ESTA ATENTANDO CONTRA LA SALUD FISICA Y EMOCIONAL DE UNA CRIATURA!!!

Queremos que  PEPO SEA ESCUCHADO, porque a pesar de su corta edad, es un niño que habla perfectamente y llora y pide a gritos por su mamá Stella y su papá Cacho  y manifiesta a los gritos, entre llantos,  que quiere ir a su “casita”.

 Sabemos que en el país hay muchos niños padeciendo similar situación, situación de tal magnitud que ya se están haciendo eco algunos prestigiosos medios periodísticos nacionales y provinciales .

 BASTA DE PEPOS, KIKIS, PEQUES, ETC, ETC. …!!!

 FAMILIA QUIROGA - ELISONDO



Hoy: Marta Susana cuenta con tu ayuda

Marta Susana Quiroga necesita tu ayuda con esta petición «PODER JUDICIAL DE LA PROVINCIA DE CORDOBA: PEPO, TE ESPERAMOS». Unite a Marta Susana y 1,636 personas que firmaron hoy.