Según datos del Colegio de Veterinarios, en 2011 se pusieron 317.638 vacunas antirrábicas y, por lo tanto, ese sería el número de canes presentes en Madrid capital. En la Comunidad de Madrid la cifra asciende a 605.600 perros. Los datos en 2013 no son muy diferentes.

A pesar de estos datos, la Comunidad de Madrid pone grandes trabas al acceso de perros al Metro y autobús, salvo casos excepcionales como es el de los perros guía o perros "de servicio", con todas las molestias que supone para el madrileño que desea pasear a su perro -o llevarle al veterinario- por zonas alejadas de su vivienda y no dispone de vehículo privado para desplazarse. Renfe Cercanías, afortunadamente, ya ha dado un paso adelante permitiendo perros en los trenes y es, a día de hoy, la única alternativa pública para moverse con perro por la capital madrileña.

Acceso con animales domésticos a la red de Metro

Preguntas Frecuentes (EMT)

Viajar con animales (Renfe)

Barcelona liberalizará el acceso de perros al transporte público en 2014 y Berlín o Roma, por poner dos ejemplos de capitales europeas, también permiten el acceso a perros al suburbano, con ciertas limitaciones. ¿Acaso Madrid, una ciudad turística y cosmopolita, no debería tomar ejemplo y demostrar que puede ir a la vanguardia en este aspecto? Los perros medianos y grandes pueden ser tanto o más educados que muchos usuarios, por lo que si éstos no son excluidos aquellos tampoco deberían serlo.

Rogamos, por tanto, a la Consejería de Transportes, Infraestructuras y Vivienda de la Comunidad de Madrid considere modificar la normativa para flexibilizar la entrada de estos animales en Metro y autobús, quizá añadiendo un suplemento al billete e imponiendo sanciones que motiven a los viajeros a responsabilizarse debidamente de su compañero canino. Medidas que ayuden a que tanto Comunidad como Ayuntamiento y usuarios salgamos ganando con este cambio.

Muchas gracias.

Letter to
Consejería de Transportes, Infraestructuras y Vivienda Pablo Cavero
Según datos del Colegio de Veterinarios, en 2011 se pusieron 317.638 vacunas antirrábicas y, por lo tanto, ese sería el número de canes presentes en Madrid capital. En la Comunidad de Madrid la cifra asciende a 605.600 perros. Los datos en 2013 no son muy diferentes.

A pesar de estos datos, la Comunidad de Madrid pone grandes trabas al acceso de perros al Metro y autobús, salvo casos excepcionales como es el de los perros guía o perros "de servicio", con todas las molestias que supone para el madrileño que desea pasear a su perro -o llevarle al veterinario- por zonas alejadas de su vivienda y no dispone de vehículo privado para desplazarse. Renfe Cercanías, afortunadamente, ya ha dado un paso adelante permitiendo perros en los trenes y es, a día de hoy, la única alternativa pública para moverse con perro por la capital madrileña.

Barcelona liberalizará el acceso de perros al transporte público en 2014 y Berlín o Roma, por poner dos ejemplos de capitales europeas, también permiten el acceso a perros al suburbano, con ciertas limitaciones. ¿Acaso Madrid, una ciudad turística y cosmopolita, no debería tomar ejemplo y demostrar que puede ir a la vanguardia en este aspecto? Los perros medianos y grandes pueden ser tanto o más educados que muchos usuarios, por lo que si éstos no son excluidos aquellos tampoco deberían serlo.

Rogamos, por tanto, a la Consejería de Transportes, Infraestructuras y Vivienda de la Comunidad de Madrid considere modificar la normativa para flexibilizar la entrada de estos animales en Metro y autobús, quizá añadiendo un suplemento al billete e imponiendo sanciones que motiven a los viajeros a responsabilizarse debidamente de su compañero canino. Medidas que ayuden a que tanto Comunidad como Ayuntamiento y usuarios salgamos ganando con este cambio.

Muchas gracias.