Protejamos al Dorado. ROTUNDO NO a la iniciativa de pesca comercial

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 25,000!


La pesca deportiva, contempla y regula la preservación de las especies, ya que los permisos de pesca, establecen límites en cuanto a la cantidad de ejemplares a capturar por persona por día. La comercial NO, debido a que hasta que acaban con el cardumen, se detienen, levantan redes  y se van a buscar otro cardumen.

La Pesca Deportiva es uno de los factores que han puesto en el mapa del Turismo Internacional a destinos Mexicanos como Los Cabos, Mazatlán, Puerto Vallarta, Manzanillo, Acapulco y la Riviera Maya, entre muchos otros, con una derrama promedio de 2 mil 500 dólares por pescador, cinco veces más que el gasto promedio del turista extranjero

La pesca deportiva genera un sinnúmero de empleos directos e indirectos; desde los empleados de las aerolíneas y otros medios de transporte que mueven a los pescadores y sus familias, la hotelería, el comercio, los restaurantes, miles de capitanes y marineros, mecánicos, prestadores de servicios, carnaderos, actividades acuáticas y terrestres en los diferentes destinos para los familiares y acompañantes de los pescadores.

La derrama que genera la Pesca Deportiva Recreativa, genera un importante porcentaje de ingresos para sostener a miles de familias en el país, y no solo a unos cuantos dueños de flotas de pesca comercial.

En cambio, la pesca comercial, que es depredatoria en un 100%, solo beneficia enormemente a los dueños de esas concesiones.

La economía de muchas ciudades, destinos turísticos y estados en México, se verán seriamente afectadas en caso de aprobarse esta iniciativa, debido a que el PEZ DORADO independientemente de que es parte medular y muy importante en la cadena alimenticia de los picudos (marlín, pez vela, etc), que como de todos es bien sabido, son el atractivo que atrae a millares de amantes de la pesca deportiva de muchas partes del mundo, también es una preciado ejemplar para la pesca por la batalla que presenta al pescador. Y por ende, a menor cantidad de alimento de estas especies, éstos emigrarán a buscar alimento fuera de aguas nacionales, convirtiendo ciudades prósperas en puertos fantasmas, como ya ha ocurrido en diferentes partes del mundo.

Y es por esas razones que solicitamos enérgicamente den marcha atrás a esa iniciativa que pretende modificar el artículo 68 de la Ley General de Pesca y Acuacultura, donde pretenden eliminar al Dorado como especie destinada exclusivamente para la pesca deportivo-recreativa.