Revertir el recorte al presupuesto del INAH

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!


El Instituto Nacional de Antropología e Historia se ha dedicado desde hace 81 años a resguardar la herencia cultural de México a través de acciones de conservación, recuperación, protección, difusión e investigación; y mediante la formación y capacitación profesional en las materias de su especialidad.

Desde hace algunos años, el Instituto ha enfrentado crecientes recortes presupuestales que han minado sus posibilidades de actuación y los recortes del 50% y 75%, decretados recientemente para la administración pública federal, lo paralizarían, poniendo en peligro la supervivencia de nuestra herencia cultural, porque impedirá desarrollar las necesarias labores de registro, inspección, supervisión, asesoría, conservación y restauración, por no contar con los recursos económicos indispensables para personal, transporte, combustibles, viáticos e insumos diversos.

Esto afecta especialmente a los estados, porque imposibilita atender sitios, monumentos, museos y objetos culturales ubicados lejos de las sedes de los centros INAH, pudiendo llevar a su pérdida. Impacta también a los trabajos desarrollados en los estados afectados por los sismos de 2017 y 2018 cuyos pobladores han esperado, por años ya, la restauración de su patrimonio cultural.

Esta reducción presupuestal impacta directamente a la recuperación de aquellos bienes culturales que han sido objeto de tráfico ilícito, imposibilitando recuperarlos y devolverlos a sus comunidades.

Daña también las posibilidades de adaptar las instalaciones de museos, acervos, bibliotecas y zonas arqueológicas para la “nueva normalidad”.

Por otro lado, perjudica de manera contundente a las escuelas del Instituto. En específico a la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM), institución con más de 50 años formando restauradores y museólogos, de alta calidad, que cuenta con un reconocido prestigio mundial, y que con este recorte quedaría sin los recursos necesarios para conducir sus labores sustantivas.

Nuestra rica herencia cultural, paleontológica, arqueológica, histórica y artística, es indispensable para mantener nuestra identidad; restablecer la dignidad y la confianza; contrarrestar los discursos de odio y división, como el racismo y la polarización social, y de este modo consolidar la solidaridad y la paz. Como lo ha señalado la UNESCO y el plan nacional de desarrollo 2019-2024. La crisis sólo se profundizará si se disminuye de esta forma el monto dedicado a la herencia cultural de todos los mexicanos. Estos recortes impedirían su atención y preservación, y constituirían una forma de exclusión e injusticia social.

Estamos conscientes de que requerimos enfrentar la crisis causada por la pandemia y reactivar la economía, pero tampoco podemos descuidar o desahuciar el valor incalculable de nuestra herencia cultural y de la institución que la resguarda, conserva e investiga.

Por lo anterior hacemos un llamado a todos los mexicanos para la defensa de nuestra herencia cultural y solicitamos a ustedes que se reconsidere y revierta la decisión de aplicar estos nuevos recortes al Instituto Nacional de Antropología e Historia, y, por el contrario, se busquen formas para que sea fortalecido.