No a la de vacuna obligatoria Covid-19

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!


Los peruanos nos sentimos amenazados por las declaraciones del Presidente Vizcarra respecto a la intención de compra de 30 millones de vacunas - en proceso de desarrollo y experimentación - contra COVID 19. Aquí exponemos las razones: 

1. Sabemos que los fármacos en general pueden salvar vidas, pero éstos deben pasar por procesos de prueba exhaustivos. No solo de efectos inmediatos, sino de mediano y largo plazo. Solo en un largo plazo se pueden medir efectos adversos como infertilidad, degeneración genética o desórdenes inmunológicos que no son observables en meses. Sabemos que el tiempo de desarrollo promedio de un fármaco seguro es de entre 10 y 12 años.

2. Entendemos que existe una urgencia. Sin embargo, también sabemos con claridad que el Covid 19 es una enfermedad selectiva, ya que su capacidad de matar depende mucho de la edad y la condición de salud del infectado. En el Peru no contamos con datos exactos de muertes por Covid 19, ya que la política de su gobierno ha sido incluir casos de muertes no violentas en general como Covid 19. Sin embargo, podemos usar la estadística mundial como por ejemplo la de los EEUU, donde sabemos que de los 175,866 muertos al 9/9/2020 los menores de 25 años fueron 377 casos, es decir el 0,2% del total de muertes. Y que los menores de 55 años fueron 14,622 casos, es decir el 8,3% del total de muertes. Con esto entendemos que el grueso de mortalidad se concentra en mayores de 55 años.

3. El Peru es un país con una población joven. Según INEI al 2021 seremos 33’149,016 peruanos. Los mayores de 55 años serán 5’194,774. 

4. Por lo tanto, la intención de compra de 30 millones de vacunas para el 2021, implica la intención de vacunar a personas sanas menores de 55 años y peor aún, jóvenes y niños menores de 25, con un fármaco en proceso de desarrollo, y por lo tanto atentando contra la seguridad y la salud de un sector de la población que no se ve gravemente afectado por el Covid 19. 

5. Firmo esta petición apelando a nuestro derecho a la salud. Nadie, y menos aún los niños y los jóvenes saludables del Perú, deben ser obligados de forma legal, moral o social a exponerse a un medicamento en proceso de desarrollo u observación.