Ministerio de Sanidad: Soluciona el problema de miles de afectadas por el Essure

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 75.000!


Cuando en 2002 miles de mujeres conocieron el “prometedor” anticonceptivo  Essure, ninguna podía imaginar las terribles consecuencias que traería años después. Me llamo Rita y formo parte de la Plataforma Libres de Essure, como yo, otras 80.000 mujeres en nuestro país recurrimos a un método anticonceptivo que nos vendieron como la mejor alternativa a la ligadura de trompas: dos pequeños muelles de níquel y fibras PET colocados en ambas trompas de Falopio para evitar el paso de los espermatozoides. 

Aunque el método se prometía infalible y con escasos efectos secundarios, la realidad fue muy diferente. Contracciones como si estuvieras de parto, alergias al níquel, perforaciones o desplazamientos del muelle, menstruaciones abundantes y dolorosas, inflamación abdominal, dolores musculares y articulares, infecciones urinarias, enfermedades auto inmunes, problemas endocrinos, cefaleas, alopecias… Tanto es así que la farmacéutica Bayer tuvo que retirar del mercado estos implantes en 2017 al constatarse estos efectos, aunque ellos siempre aseguraron que era por la campaña mediática en su contra y que solo lo hacían por motivos comerciales.

Hoy, a quienes nos colocaron Essure nos enfrentamos a un triple desconocimiento: por parte de los/as médicos/as de familia que no derivan a las pacientes porque no conocen la sintomatología de Essure; por otro lado, muchas portadoras no achacan a Essure las innumerables dolencias que padecen porque nadie se lo ha explicado; y por último, en los servicios de ginecología, que no están formados y coordinados, que ponen la carga de la responsabilidad de la intervención para su retirada en las propias pacientes, que se ven abocadas a perder sus trompas y úteros. Muchas veces son necesarias 2, 3 y hasta 4 intervenciones para la retirada completa de los implantes, porque no se realizaron las pruebas suficientes,  porque no se supieron interpretar, porque el método para la explantación no fue el correcto o por un simple desinterés.

Las soluciones que nos han propuesto no son suficientes. Necesitamos que los servicios de Atención Primaria y Ginecología sean formados en esta materia, un plan específico desde el Ministerio para la correcta retirada de Essure -más allá de la guía ya publicada, quizás sea necesario un congreso específico que reúna a pacientes, asociaciones y especialistas, donde también se incluyan a los/as profesionales de Alergología, Radiología y Endocrinología.

Es urgente un plan riguroso que garantice una buena atención y la retirada de los implantes causando el menor trauma posible a las afectadas, estudios sobre las secuelas originadas por Essure y las intervenciones para su explantación.