Cuidemos de nuestros hijos, inteligencia emocional desde primaria como asignatura oficial.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


La inteligencia emocional es una de las mejores herramientas que posee el ser humano para poder asimilar y entender el entorno que le rodea. Actualmente esta "maravillosa"  Ley LOMCE no contempla una asignatura dónde enseñar a nuestros hijos como desenvolverse en un mundo tan globalizado, tan conectado, con tantas oportunidades y en ocasiones tan hostil. Es por ello, que es de suma urgencia e importancia, el hecho de dotar a las futuras generaciones de habilidades cognitivas para que puedan entender, trabajar y mejorar sus propias emociones y también e igual de importante, las emociones de las demás personas con las que convivimos.

Con una buena enseñanza en inteligencia emocional, desde la base del sistema educativo, estaremos promoviendo que nuestros hijos/hijas sean capaces de analizar mejor los problemas que les rodean y tener mejores habilidades para resolverlos.

Además las personas con un alto nivel de inteligencia emocional, son más empáticos, tienden a actitudes positivas, trabajan mejor sus pensamientos y decisiones internas, son personas motivadas y que motivan también a los demás y por encima de todo son más humanas.

El ejemplo más claro de que es necesario poseer una buena inteligencia emocional, es simplemente ver como está el país, los valores que nos trasmiten los políticos, el estado e ilusiones de la juventud actual, los debates sobre la independencia de algunas zonas del país y sobretodo de la inacción de nuestra sociedad en la que no hay compromiso para crecer exigir y educar dando como ejemplo unas terceras elecciones a la vuelta de la esquina.

Hagamos de nuestro país, de nuestra sociedad, de nuestra gente, personas con las capacidades que conlleva, un alto nivel de inteligencia emocional. Dentro de 30 años estaríamos celebrando su aprobación en la enseñanza y celebrando los grandes resultados obtenidos.

Evidentemente esta propuesta debe de medirse y exigirse a largo plazo, pero os dejo unas líneas sencillas, que habría que depurar, investigar, desarrollar, protocolizar y finalmente, aplicar.

-Educación preescolar:

Este periodo inicial, sería la base de la nueva educación, durante estos primeros años de enseñanza hasta los 6 años, la educación en inteligencia emocional, estaría presente de forma indirecta, que aplicarían los educadores. Para ello, estos mismo educadores, deberían reciclarse y aprender a utilizar esos conocimientos, de forma puntual, sin esperar ningún resultado a sus enseñanzas, sino como una vía de comunicación y trasvase de conocimientos de forma informativa, para ir familiarizando a los pequeños en esta nueva habilidad.

-Educación primaria:

Desde los 6 años hasta los 12 años, se podría modular el aprendizaje de la inteligencia emocional, en varios niveles, desde los comienzos, dónde se aprendería a base de ejemplos presenciales, juegos, obras teatrales, cuentos y prácticas, que iniciaran e hicieran comprender a los pequeños, como afectan nuestros actos, comportamientos y decisiones, sobre los demás. 

Una vez fomentada la base, a partir de los 9 años, el objetivo sería sacar las conclusiones y desarrollar las teorías de las vivencias vistas durante los 3 primeros años. Este sería el momento perfecto para iniciar, fomentar e implementar la la asignatura, los valores, la ética y la igualdad, dentro de nuestro entorno y nuestra sociedad.

-Educación secundaria:

Desde los 12 años, hasta los 16 años, la inteligencia emocional sería una asignatura más, igual que las matemáticas o literatura. Para ello, se uniría las clases de filosofía y ética, dando como resultado, el acercamiento de las diferentes teorías filosóficas, diferentes líneas de pensamiento y herramientas utilizadas en las mismas, con el objetivo de nutrir a los jóvenes, con conocimientos que les permitan ver otros pensamientos o enfoques diferentes a los suyos. Cuanta más información tiene alguien, mejores decisiones toman.

Para finalizar secundaria desde los 16 a los 18 años, la inteligencia emocional pasaría a ser optativa. Se trataría de módulos especializados para el desarrollo de habilidades y mejora, sobre la orientación personal de cada estudiante, es decir por ejemplo un módulo en investigación, otro módulo en emprendimiento social u otro módulo en desarrollo personal y habilidades directivas...

 Este podría ser un buen comienzo para empezar a trabajar en ello, no soy un experto en educación o psicología, pero existen muchos educadores, psicólogos y equipos de trabajo que sí lo son, son ellos los que realizarían este trabajo. Hay que recordar que este proceso puede durar más de dos años y cuanto antes comencemos a mejorar la sociedad, más pronto vendrán los resultados

Construyamos un país más empático, más social, más comprometido, más profesional, más inteligente, más preparado  y por encima de todo, MÁS HUMANO.

 

Dejo una serie de links que hablan de lo importante de conseguir esta petición:

INNOVAR DESDE UN PROYECTO EDUCATIVO DE INTELIGENCIA

EMOCIONAL EN PRIMARIA E INFANTIL

María Cinta Aguaded Gómez
Universidad de Huelva
María José Pantoja Chaves
Orientadora Educativa

https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5247178.pdf

PROYECTO DE EDUCACION EMOCIONAL
Rosalía Martín Vicente. Psicopedagoga. 
Hortensia Blanco Rodríguez. Tutora Infantil. CIP “Virgen de la Soledad”
Mª Luisa Rubio Hernández. Tutora CIP ”Practicas”. Cáceres

www.caib.es/sacmicrofront/archivopub.do?ctrl=MCRST151ZI113641&id=113641

La Inteligencia emocionalen Educación Infantil

Laura Manzaneque Díaz Oliver

https://uvadoc.uva.es/bitstream/10324/3495/1/TFG-B.314.pdf

 



Hoy: Esteban cuenta con tu ayuda

Esteban Conejero necesita tu ayuda con esta petición «Ministerio de educacion cultura y deporte: Cuidemos de nuestros hijos, inteligencia emocional desde primaria como asignatura oficial.». Únete a Esteban y 902 personas que ya han firmado.