Basta de violencia de género televisada

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 7,500!


Es sabido que la violencia de género es un grave problema en Paraguay. Según informó el Ministerio de la Mujer, en 2019 y lo que va del 2020 se registraron 63 femicidios en el país y 94 niños quedaron huérfanos. Pero sabemos que son más los casos que no se denuncian, justamente por miedo.

La violencia de género es uno de los problemas más graves que atraviesa el país y es un tema cultural que debemos erradicar definitivamente. El Estado paraguayo, a través del Ministerio de la Mujer, busca prevenir y erradicar todo tipo de violencia hacia las mujeres.

Esta problemática es estructural, y justamente líderes de opinión, periodistas y medios deberían ser embajadores de este cambio cultural. Pero lejos de cumplir con este rol, algunos medios de comunicación, se empecinan en sostener actos de violencia hacia mujeres, al aire, y amparados en el poder que les dan las cámaras. Esos niños huérfanos y sus madres muertas parecen no ser suficientes para cambiar su pensamiento anacrónico.

El mejor ejemplo de esto es el programa de Canal Trece, El Repasador. Gran cantidad de usuarios de redes sociales se quejan diariamente de las manifestaciones machistas, misóginas, homofóbicas y transfóbicas.

¿Cómo pretendemos darle solución a un problema tan grave si de lunes a viernes a las 22 hs, los conductores de El Repasador insultan y agreden a mujeres al aire desde hace años?

Días atrás se hizo conocida la denuncia de Marly Figueredo al conductor de El Repasador, Nelson Valenzuela, quien en un informe sobre Rodolfo Friedmann manifestó que Marly era “Una bella mujer que se dedicó toda su vida a ejercer la profesión más antigua”. Pero Valenzuela no es el único con actitudes misóginas. Minutos más tarde, Julián Crocco insultó a la modelo Larissa Riquelme, tratándola de “boluda” y “estúpida” al referirse al caso de abuso sexual a una menor por el que está preso su marido Jonhatan Fabro.

¿Era necesario Insultar a Larissa al hablar del caso de abuso sexual que cometió su marido? NO. ¿Es necesario tratar de prostituta a Marly al hablar de las acusaciones a su marido? NO. ¿Estamos dispuestas a seguir tolerando esta falta de respeto y esta violencia verbal hacia las mujeres? NO!!!

En este caso, el programa y sus conductores infringieron la ley de N°5777 de Protección integral hacia las mujeres contra toda forma de violencia de 2016, que establece como tipos de violencia:

La violencia Psicológica: Acto de desvalorización, humillación, intimidación, coacción, presión, hostigamiento, persecución, amenazas, control y vigilancia del comportamiento y aislamiento impuesto a la mujer.

Violencia mediática: Es la acción ejercida por los medios de comunicación social, a través de publicaciones u otras formas de difusión o reproducción de mensajes, contenidos e imágenes estereotipadas que promuevan la cosificación, sumisión o explotación de mujeres o que presenten a la violencia contra la mujer como una conducta aceptable. Se entenderá por “cosificación” a la acción de reducir a la mujer a la condición de cosa.

Y Violencia contra la Dignidad: Expresión verbal o escrita de ofensa o insulto que desacredita, descalifica, desvaloriza, degrada o afecta la dignidad de las mujeres, así como los mensajes públicos de autoridades, funcionarios o particulares que justifiquen o promuevan la violencia hacia las mujeres o su discriminación en cualquier ámbito.

Desafortunadamente, este episodio no es aislado. Son constantes los ataques y persecuciones a mujeres desde “El Repasador”. Ejemplos como la parodia realizada sobre la Senadora Desireé Masi amenazándola de desaparecer. Las constantes agresiones hacia otras mujeres del mundo político, como la senadora Gusinsky o a senadora Lilian Samaniego, son muestra de la misoginia presente en el programa.

Al analizar los casos en particular, podemos observar que no se trata de un hecho aislado… hace años que el programa mantiene una conducta agresiva hacia las mujeres, hace años que la misoginia es televisada noche tras noche.

Para ubicar en el tiempo los casos mencionados:

·         06 de diciembre de 2017- Ataque y amenazas a Desireé Masi.

·         29 de julio de 2020- Agresiones a Marly Figueredo y a Larissa Riquelme con minutos de diferencia.

·         17 de septiembre de 2020- “Rechazo” al aire Lilian Samaniego, y toda su familia.

A esta cronología podemos agregar la renuncia el 05 de julio de 2018 de una de sus conductoras Bibi Landó en medio de rumores de conflictos por el tono machista de sus compañeros.

Le pedimos al Ministerio de la Mujer, a la ministra Nilda Romero Santa Cruz, a las autoridades del canal Trece, a Javier Bernardes, José Paris, Mariano Nin, que intervengan para evitar que se siga avalando la violencia contra la mujer.

Basta de comunicadores violentos y machistas. Basta de violencia de género televisada.

 

El primer paso para combatir este mal es desnaturalizarlo, y alentar a las víctimas a efectuar las denuncias ante la autoridad competente.

 

Ayudanos con tu firma.

Dejémosles a nuestras hijas un Paraguay libre de violencia de género.