El acoso callejero nos estrangula a todas. Basta ya.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000!


  • Página web: El acoso estrangula en Madrid.
  • Artículo que sirve de base a la petición, mostrando científicamente los efectos del acoso callejero en las víctimas: https://docs.wixstatic.com/ugd/a23068_ba5dbeead27f4ba2b4f26388f00d165a.pdf. En él, se hace una revisión del estado del acoso callejero en el mundo y en España, de los derechos y leyes españoles que se están violando con dicho acoso, los avances respecto al mismo y el planteamiento del debate libertad de expresión vs regulación del acoso callejero. 

 

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Este es un mensaje de "¡Basta ya!".

A ninguna mujer (y no sólo hablamos de las mayores de edad, sino también de adolescentes) le sonará ajeno el fenómeno del acoso callejero. Esto ya supone un problema gravemente extendido.

¿Mediante qué acciones sufrimos este acoso?

- Mediante comentarios en voz más baja y arrastrada, pegados a tu nuca, o más alta y estridente, desde una distancia o desde la otra acera. Estos comentarios impuestos a la víctima son a menudo despectivos u obscenos (muy muy muy obscenos, denigrantes, objetivizadores, humillantes y desagradables). Y pueden referirse a cualquier aspecto en relación a la víctima (lo que quieren hacerte, lo que llevas o no puesto, tu aspecto, olor, color, complexión, etc.). Como es de imaginar, esto mina la autoestima e integridad de la persona. Y en ningún caso deseado ni deseable para nadie. 

Sin embargo, también pueden venir en forma de los mal entendidos "piropos". Que no. Que ningún comentario a una persona que no conozcas validándola o invalidándola como objeto deseable tienen cabida en nuestra sociedad. No los queremos. No son bien recibidos. También son objetivizadores y denigrantes. Y esperamos que a partir de ahora sean más visibles y castigados.

- Mediante acorralamiento por la calle, si además los acosadores forman un grupo. Esto puede darse, por ejemplo, en una acerca generalmente estrecha en la que te hacen un pasillo cuando intentas pasar.

- Mediante invasión consciente del espacio personal.

- Mediante tocamientos no consentidos.

Y demás variantes.

¿Parece agradable? Pues las mujeres vivimos esta situación continuamente. Desde que somos pequeñas. Por parte de desconocidos. Cada vez que salimos lo vivimos o tememos que nos pase. Cotidianamente, las mujeres pedimos a nuestras amigas que avisen de que han llegado bien a casa. Las mujeres hemos oído (y seguimos oyendo) que no debemos volver después de una hora o que no debemos vestir de cierta manera. Las mujeres sabemos lo que es llevar las llaves en la mano para usarlas como arma llegado el caso o mirar hacia atrás cuando volvemos a casa.

Muchas callamos, nos ponemos los cascos para no oír lo quede tengan a bien decirnos. Otras, contestamos, pero hasta ahora sin ningún amparo de la ley.

Con esta petición, dirigida a la Ciudad de Madrid, buscamos:

1. Estudio de este fenómeno, así como de los lugares de Madrid donde más se produce. Esta petición nace sobre todo de múltiples testimonios y experiencias ed acoso sufrido por muchas mujeres a lo largo de años en la zona de Cuatro Caminos- Estrecho- Tetuán. Pero por supuesto no son ni mucho menos los únicos lugares donde se produce y no sólo se busca la gestión en estas áreas de Madrid, sino en todas (haciendo especial hincapié en las que más incidencia tiene el acoso).

2. Educación sobre qué es ello acoso callejero a blancos susceptibles de ser acosadores y a blancos susceptibles de ser acosados. Con el mismo mensaje pero distinta forma para cada uno, acorde a su papel en este proceso. Queremos un mensaje potente. Y que no se centre en culpabilizar a la mujer, sino en señalar al hombre que hace eso y en enseñarles las consecuencias para quienes lo sufren

3. Visibilización del mismo. Queremos que sea un tema de debate. Un tema reconocido como problema social grave. Que se informe de su incidencia, que se abran vías para que las víctimas puedan visibilizarlo, que se persiga por parte de la Policía Nacional, que se supervise por parte de las autoridades.

4. Sanciones a los acosadores y apoyo a las víctimas.

Las mujeres no somos objetos. Y mucho menos sujetos al deseo de nadie. 

Las mujeres no somos débiles. Somos fuertes, debemos estar unidas, así como a nuestros compañeros masculinos que nos respetan, y buscar y obtener respaldo legal y psicológico pleno.

Las mujeres somos ciudadanas de pleno derecho. Nuestra integridad debe cuidarse.

Las mujeres pedimos ayuda.

Si estás interesado en saber más del movimiento que se ha creado a partir de esta propuesta, haz clic aquí:

https://patriiserra.wixsite.com/elacosoestrangula

Y aquí tienes el enlace para el artículo que he creado y que demuestra científicamente las repercusiones del acoso callejero para las víctimas: https://docs.wixstatic.com/ugd/a23068_f239b0602f784134943487b0fe8e0de1.pdf

 



Hoy: Patricia Maria cuenta con tu ayuda

Patricia Maria Serra Arroyo necesita tu ayuda con esta petición «Manuela Carmena: El acoso callejero nos estrangula a todas. Basta ya.». Únete a Patricia Maria y 936 personas que ya han firmado.