Libertad para Carola ¡Dejen de criminalizar a quienes salvan vidas en el mar! #FreeCarola

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.000.000!


10 años de cárcel por rescatar a personas que iban a ahogarse en el mar. Esa es la condena que podrían imponerle a la capitana Carola Rackete, acusada por el gobierno italiano de “comportamiento criminal” por salvar 40 vidas en el mar. 

Carola, de 31 años y capitana de la embarcación humanitaria Sea-Watch 3 ha sido detenida este fin de semana por dirigirse al puerto italiano de Lampedusa con 40 migrantes a bordo. Llevaba 48 horas esperando una autorización de desembarco que no llegaba y la situación a bordo se agravaba a cada hora que pasaba. Dos pasajeros enfermos habían tenido que ser evacuados y el resto amenazaba con tirarse al agua.

La comandante Carola no tenía otra opción, había declarado el estado de necesidad y las autoridades italianas seguían ignorándola a pesar de la urgencia. Si no desembarcaban estaba poniendo en riesgo la vida de esas 40 personas que llevaba a bordo. Carola fue valiente e hizo lo que tenía que hacer. 

Pero por ello ha sido criminalizada. La han detenido y la han trasladado a dependencias policiales, acusada de "resistencia o violencia contra un buque de guerra", delito que implica una sentencia de tres a diez años.

Por favor, no nos convirtamos en cómplices. Firmemos esta petición en apoyo a todos los voluntarios que están salvando vidas en el Mediterráneo y pidamos al Ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, que libere de inmediato a la capitana Carola Rackete, cuyo único delito ha sido salvar vidas en el mar.

Los derechos de las personas están por encima del derecho de Italia a sus aguas territoriales, dijo la capitana antes de desembarcar. No le falta razón y su lucha contra la política migratoria del vicepresidente y Ministro de Interior italiano Matteo Salvini es absolutamente admirable. Necesitamos en el mundo más personas como Carola. Ahora es nuestro papel levantar la voz para mostrar que estamos con ella.

NO podemos permitir que nadie vaya a la cárcel por intentar salvar la vida de 40 personas que, sin esta ayuda, podrían haber muerto ahogadas en el mar.