Petición cerrada

JUNIN, QUEREMOS PIROTECNIA CERO!

Esta petición consiguió 1,205 firmas


Esta costumbre popular y de uso tan generalizado puede provocar malestar a determinadas personas y animales, y ser la causa directa de enfermedades e incluso la muerte.

La manipulación y uso de la pirotecnia acarrea cada año que muchas personas, incluidos niños, tengan que ser atendidas de emergencia en los hospitales por mutilaciones, fracturas y luxaciones, heridas, lesiones oculares con perforación y penetración de cuerpos extraños, hipoacusia por perforación del tímpano y quemaduras de diversa consideración.

Además, el uso inadecuado de pirotecnia es la causa de daños materiales a bienes privados y públicos: incendios en zonas arbóreas, coches calcinados, toldos en llamas…Daña el medio ambiente y produce contaminación ambiental y acústica.

Los bebés, los ancianos y las personas convalecientes soportan con incomodidad y malestar el ruido ensordecedor y la contaminación acústica provocada por estos artefactos. También personas con capacidades diferentes e hipersensitividad sensorial, como es el caso de las personas autistas, sufren las consecuencias de la molesta pirotecnia. Miedo, estrés, palpitaciones, taquicardia, infartos, afectación del sistema inmunitario y, en caso de enfermedad, empeoramiento de la salud del paciente.

Pero tal vez quienes más lo padecen son los animales, al ser su oído mucho más sensible al ruido que el nuestro. Lo que para ti es motivo de celebración, para ellos es un infierno. Cada año durante las fiestas, muchos son los animales que desaparecen de sus hogares asustados por el estruendo y el pánico, tratando de escapar de éste. Algunos se pierden, otros son atropellados o mueren en la carretera, exponiendo también a los conductores a sufrir accidentes de tráfico.

¿Sabes cuáles son los signos indicativos del malestar que les origina la pirotecnia?

Los estallidos de pólvora afectan al sistema nervioso de los animales, generando cuadros de estrés e inestabilidad emocional y agravando su salud. Palpitaciones, taquicardia, jadeos, dificultad para respirar, hipersalivación, temblores, náuseas. Los animales sufren afectaciones en el tímpano, perturbando su capacidad auditiva. El fuerte estruendo les provoca una reacción de desconcierto, aturdimiento, miedo y angustia, pérdida del sentido de la orientación.

Pero los animales que permanecen en sus casas también sufren.  Los animales tratan de esconderse y ocultarse por miedo.

POR TODO ESTO Y MAS, DECIMOS... NO A LA PIROTECNIA!



Hoy: NO A LA PIROTECNIA EN JUNIN cuenta con tu ayuda

NO A LA PIROTECNIA EN JUNIN BASTA DE SUFRIMIENTO necesita tu ayuda con esta petición «gobierno local de Junin: JUNIN, QUEREMOS PIROTECNIA CERO!». Unite a NO A LA PIROTECNIA EN JUNIN y 1,204 personas que firmaron hoy.