Petition Closed

Boicot a Hyundai / Kia, Samsung, LG, hasta que Corea del Sur prohíba la tortura y consumo de carne de perro y de gato

This petition had 5,584 supporters


This is Spanish translation of petition: Boycott Hyundai/Kia, Samsung, LG until S. Korea bans the dog and cat torture and consumption:

https://www.change.org/p/boycott-hyundai-kia-samsung-lg-until-s-korea-bans-the-dog-and-cat-torture-and-consumption

Se calcula que la industria de carne de perro en Corea del Sur, mueve una cifra de 2 mil millones de dólares. Eso da lugar a la masacre anual de más de 2,5 millones de perros cuya carne es servida en más de 20.000 restaurantes en todo el país. Esto significa sacrificar alrededor de 7.000 perros diariamente. Se estima que anualmente se  consumen más de 100 mil toneladas de carne de perro, incluyendo 93.600 toneladas utilizadas para producir “tónicos para la salud" llamados "Gae Soju", los cuales se preparan hirviendo la carne de perro con varias hierbas hasta convertir la mezcla en un líquido espeso. Los gatos también son utilizados para preparar estos tónicos, en cuyo caso se llaman "Goyangyee Soju".

La Ley de Protección de Animales de Corea del Sur, aprobada en 1991, considera que los perros son "animales domésticos". Sin embargo, el oscuro e ilícito mercado de la industria de carne de perro y de gato, florece debido a la demanda de los consumidores y a la vergonzosa indiferencia del gobierno de Corea del Sur.

Actualmente estamos pidiendo al gobierno de Corea del Sur que prohíba, de una vez por todas, la práctica cruel e inhumana de torturar y consumir perros y gatos. Estas son las razones:

Los perros se denominan “los mejores amigos del hombre” por una razón. En la historia de la humanidad, tanto en la cultura oriental como occidental, los perros han sido tratados principalmente como parte de la familia. Ellos protegieron nuestro hogar y a nuestros seres queridos con su lealtad y fidelidad sin límites. Nos sirvieron como amigos con su amor incondicional, rápida disposición y abnegado desinterés. Caminaron junto a sus compañeros humanos y cazaron con feroz valentía, con el deseo de complacerlos. Ahora su tortura y consumo es una traición en contra de nuestros mejores amigos, esos que han permanecido a nuestro lado a través de miles de años hasta llegar a hacerse dependientes de nosotros para su propia supervivencia.

Los defensores del consumo de carne de perro en Corea del Sur están tratando de justificar esta cruel práctica estableciendo las categorías "perros para carne" vs "perros mascota". Es bien conocido que todos los perros son los mismos en todo el mundo. Es equivocado y falta de ética separar a los perros en “perros para ser comidos” y “perros para ser mascota”. Decir que hay un perro especialmente criado para ser comido, no significa que sea diferente de otros perros en la naturaleza. Tiene la misma inteligencia y sentimientos, y sufrirá tanto como cualquier otro perro. La categoría “perro para carne” es una cortina de humo para mantener a la gente en la ignorancia. Les da una excusa para no pensar en el problema real. Pero a efectos de la discusión, digamos que la defensa de la categoría "perros para carne" frente a la de "perros mascota" sea válida. Es prácticamente imposible hacer cumplir la ley para asegurarse de que todo el mundo respeta esta división. Cualquier mascota puede terminar como carne de perro y de hecho muchas lo hacen. Los perros están siendo comprados o secuestrados y posteriormente asesinados para conseguir su carne y para preparar “licores medicinales”. Esto sucede todo el tiempo. Recientemente un programa de la televisión Coreana expuso el mundo de la industria de carne de perro, donde antiguas mascotas que fueron abandonadas o robadas, son rápidamente vendidas y sacrificadas http://youtu.be/vHB3uwB9kyA

Uno de los peores ejemplos de crueldad hacia los animales en la historia de la humanidad, está siendo cometido por la industria de carne de perro y de gato en Corea del Sur.

Los perros se ven privados de todo lo que es natural para ellos. Viven toda su vida en pequeñas jaulas elevadas del suelo y tienen que mantener el equilibrio sobre las heces enmohecidas incrustadas en los alambres bajos sus patas. También tienen que oler constantemente la acumulación de heces y orina debajo de su jaula. Los cachorros son separados de sus madres a una edad temprana y algunos son sacrificados tan sólo unas semanas después. Ni siquiera llegan a conocer la sensación de pisar la tierra. No pueden mezclarse con otros perros que no sean los que están en las jaulas al lado de ellos. Sufren al aire libre, el calor del verano y el frio del invierno. No les suministran agua y tienen que comer desechos podridos de alimentación humana, como el kimchi (plato típico coreano a base de col china fermentada) u órganos de los otros perros sacrificados.  Hay pruebas documentadas de que los cachorros muertos son molidos y usados para alimentar a estos perros. Tampoco realizan ningún ejercicio y la atención veterinaria es inexistente. Se sabe igualmente que les revientan los tímpanos para evitar que ladren. Cada instinto natural que les es propio, es suprimido de manera violenta debido a las inhumanas y tortuosas condiciones en que son obligados a vivir. La mejor descripción de la vida de uno de ellos es "el infierno en la Tierra".

Durante su transporte hacia los mercados, los restaurantes y los mataderos, son cogidos por el cuello y arrojados como trapos dentro de jaulas metálicas. Es habitual que esto les provoque dolorosas y graves lesiones tales como rotura de la espina dorsal o de las extremidades. Para evitar que en esta situación de miedo y estrés los perros se peleen entre sí, son hacinados en diminutas jaulas en la que son incapaces de moverse o estirar sus extremidades. Las jaulas son transportadas en la parte de atrás de los camiones y los perros se ven forzados a permanecer en la misma posición durante horas, sin comida ni agua. Cuando por fin los sacan de estas jaulas, son cogidos nuevamente por el cuello para ser electrocutados, ahorcados, golpeados o quemados vivos. Hay una perversa creencia según la cual la carne sabe mejor si los perros tienen altos niveles de adrenalina en su cuerpo antes de morir. Debido a esto, algunos perros son obligados a experimentar miedo y sufrimiento extremo antes de morir o ser sacrificados. En unos casos son ahorcados y luego golpeados mientras están colgados y aún con vida. En otros, están colgados y aún vivos mientras se utiliza un soplete para quitarles el pelo. Para algunos más su final llegará simplemente tras ser golpeados y torturados hasta la muerte. En general, en los mercados, los perros son electrocutados y luego se les rompe el cuello. A lo largo del mundo moderno los surcoreanos son representados como personas sin corazón que torturan y aterrorizan a animales indefensos, sin mostrar una pizca de compasión o humanidad. Cuando pienso en las terribles atrocidades que cometen los hombres con estos fieles animales, me siento avergonzado de ser un ser humano.

Las estadísticas muestran que las personas capaces de abusar de los animales son notoriamente más propensas a abusar también de mujeres y niños. La tolerancia de este tipo de alevosía y crueldad hacia los animales de compañía, envía el mensaje equivocado a la sociedad de que está bien hacer daño y causar sufrimiento a los demás, siempre y cuando la ley no intervenga. De acuerdo a una encuesta realizada por un grupo animalista coreano, la mayoría de la gente entrevistada dentro de la industria de carne de perro y de gato no está  orgullosa de su profesión y preferirían estar haciendo otra cosa para ganarse la vida. Los niños que crecen en este tipo de ambiente no aprenderán a respetar la vida de los animales ni de los seres humanos. ¿Usted quiere que sus hijos vivan en una sociedad donde se acepta como una norma este tipo de brutalidad y desprecio por la vida?

Los partidarios de la industria de la carne de perro alegan supuestos beneficios para la salud  como razón principal para consumirla. Sin embargo, existe importante evidencia de que la carne de perro es realmente mala para la salud.

Con la aprobación de las autoridades, y ante la oportunidad de explotar un negocio altamente lucrativo, los inescrupulosos comerciantes de carne  de perro perpetúan el mito de que ésta aumenta la potencia sexual masculina y mejora la salud en general, así como que con los gatos se producen tónicos efectivos para curar el reumatismo y la artritis. Nada más lejos de la realidad. Cualquier persona con una inteligencia razonable sabría que la carne es carne en cualquier sitio. Por tanto, la carne de perro no es diferente de cualquier otra en términos de su contenido y como cualquier otra, no contiene poderes mágicos.

Por el contrario, la carne de perro es realmente perjudicial para la salud y puede producir enfermedades. Los criadores de perros utilizan grandes cantidades de antibióticos para mantener a los animales libres de enfermedad y algunos informes revelan incluso que los perros son inyectados con esteroides.

El programa de la televisión coreana que expuso los peligros de consumir carne de perro, consultó a los científicos del Centro Coreano para la Investigación de la Salud y el Medio Ambiente. Estos científicos examinaron muestras de carne de perro recogidas en los mercados. Los resultados inequívocos revelaron que la carne de perro está contaminada con diversos gérmenes causantes de enfermedades. En concreto, se encontraron 6 tipos de gérmenes comunes, 4 tipos de bacilos del colon y un 1 tipo de estafilococo amarillo; esto supera los límites estándar esperados para las muestras de carne.

Además, un estudio realizado por el fisiólogo nutricional, Irwin H. Putzkoff, junto a Cho Byung-Ho, y Oh Jin-Hwan, examinó cómo el estrés, el miedo y el dolor experimentado por los perros cuando son sacrificados o a la espera de serlo, provocó varias enfermedades en las personas que comían la carne. Sus hallazgos revelaron "un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular."

Se ha encontrado que en las enfermedades que causa el consumo de esta carne están implicadas hormonas como la adrenalina, secreciones similares a la cortisona y los esteroides que estimulan la producción de feromonas del miedo. Las ratas de laboratorio alimentadas con carne de perro dejaron de reproducirse después de un corto período de tan solo dos semanas. Además sufrieron problemas cardíacos, fatiga general e impotencia, mostrando una pequeña reducción en el tamaño físico de los órganos sexuales -pene encogido-. Resulta interesante que estos hallazgos contradigan claramente la creencia generalizada de que la carne de perro aumenta la virilidad.

En la revista PLoS Medicine, el doctor Heiman Wertheim también informó sobre dos casos de humanos infectados de rabia, la cual fue transmitida por el consumo de carne de perro. Esto destaca aún más los peligros de dicha práctica. La carne de perro no es comida sana. Su consumo se sustenta en falsas creencias que perpetúan el maltrato animal en Corea del Sur.

Por último, entendemos que muchos coreanos se ofenderían si la gente se refiere a la carne de perro y de gato como su comida tradicional. Eso es porque no es algo de lo que estén orgullosos ni por lo que quieran ser conocidos. Sabemos que en la historia de Corea, comer perros y gatos fue una necesidad en tiempos de intensa hambruna y penurias económicas. Sin embargo, esta horrible crueldad se mantiene actualmente en nuestra época, en una nación considerada moderna y que es una de las potencias económicas del mundo. Aunque el consumo de carne de perro y de gato sea considerado una verdadera tradición cultural en Corea, la gente tiene que evolucionar con el tiempo. Recientemente, Cataluña (España) prohibió la tradición de las corridas de toros, ya que causan un sufrimiento innecesario y la muerte de los animales en nombre del entretenimiento. ¿No deberíamos también mostrar compasión por un animal que ha sido considerado desde siempre como "mejor amigo del hombre"?

En Corea del Sur los animalistas han estado durante muchos años tratando de conseguir que el gobierno prohíba esta atrocidad. Aun así, el gobierno no acaba de ejercer un rol de liderazgo en la prohibición de esta industria ilícita y horripilante. Por lo tanto, en solidaridad con los defensores de los animales, que cuidan de ellos en Corea del Sur, vamos a boicotear a marcas como Hyundai / Kia, Samsung, LG y demás productos y servicios surcoreanos hasta que sea prohibida la Industria de carne de perro y de gato de una vez por todas. No vamos a visitar Corea del Sur y vamos a desalentar a otros de hacerlo. No vamos a dejar de hablar en contra de esta atrocidad hacia los mejores amigos del hombre.

Entendemos que muchos coreanos no quieran perder esta ilícita industria de 2 mil millones de dólares. Sin embargo, para Corea del Sur, los ingresos de exportación, una imagen positiva y la buena voluntad de la comunidad internacional, valen mucho más que los 2 mil millones de dólares que consiguen continuando con esta práctica vil e inhumana. Por favor, escuche los conmovedores gritos de estos animales. Posiciónese como líder moral de sus ciudadanos, no sólo por la causa de los animales, sino por su país. Prohíba la tortura y el consumo de carne de perro y de gato. 

Atentamente,



Today: KOREANDOGS.ORG is counting on you

KOREANDOGS.ORG needs your help with “GOBIERNO DE COREA DEL SUR: Petición: Boicot a Hyundai / Kia, Samsung, LG, hasta que Corea del Sur prohíba la tortura y consumo de carne de perro y de gato”. Join KOREANDOGS.ORG and 5,583 supporters today.