Petition Closed
Petitioning Tribunal Constitucional
This petition will be delivered to:
Tribunal Constitucional

Firma para penalizar a la IGLESIA por sus declaraciones contra la comunidad HOMOSEXUAL

Firma esta petición para crear juntos la ley que impida a curas, obispos, religiosos, e incluso al Papa, hacer declaraciones degradantes y discriminatorias contra los homosexuales como las siguientes: 1) El Papa dijo en Portugal hace un año que los matrimonios entre personas del mismo sexo son opuestos al "bien común" y defendió que la familia está "basada en el matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer". Dos años antes dijo que salvar a la humanidad de las conductas homosexuales o transexuales era igual de importante que evitar la destrucción de las selvas. 2) El arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol Balcells, miembro del Opus Dei, ha arremetido contra los homosexuales al afirmar que su "comportamiento no es adecuado ni para ellos ni para la sociedad". 3) El portavoz de la Conferencia Episcopal Española el jesuita Juan Antonio Martínez Camino: “La conducta homosexual es desordenada”. 4) El libro "Hombre y Mujer los creó" de propaganda del Vaticano: el texto subraya que "la inclinación homosexual, aunque no sea en sí misma pecaminosa, debe ser considerada como objetivamente desordenada, ya que es una tendencia, más o menos fuerte, hacia un comportamiento intrínsecamente malo desde el punto de vista moral". 5) El cardenal de Santo Domingo, Nicolás de Jesús López Rodríguez, sobre el matrimonio gay: “Este es un plan macabro para exterminar a la humanidad… me opondré hasta la muerte al matrimonio gay” (30-09-2010). 6) “El SIDA es un acto de justicia… jugar con la naturaleza del amor conduce a catástrofes así”, el arzobispo de Bruselas, Andre-Joseph Leonard (14-10-2010). 7) “Muchos psicólogos y psiquiatras han demostrado, y me han dicho recientemente, que hay relación entre homosexualidad y pedofilia. Esto es verdad. Este es el problema”, cardenal Tarcisio Bertone (12-04-2010).

Letter to
Tribunal Constitucional
Desde 1973, la OMS (Organización Mundial para la Salud) y la comunidad científica internacional considera que la homosexualidad no es una enfermedad.

En España se penaliza la discriminación y el maltrato a las personas por tener una orientación sexual concreta. Según el artículo 14 de la Constitución Española, creada en 1978, "Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social". Dicho esto, se entiende que en España nadie puede discriminar a nadie por su sexualidad.

Sin embargo, la Iglesia Católica no se siente aludida por la ley y se permite constantemente el lujo de hacer apologia de la homofobia, discursos en contra de las uniones homosexuales, y alarmar a la sociedad diciendo que el matrimonio entre personas del mismo sexo es un grave peligro para la humanidad.

Estos discursos no son inocentes, porque crean opinión pública entre los seguidores de la iglesia y son fuente de conflictos sociales, de prejuicios, de intolerancia, y desigualdad legal y de derechos.

No dejemos que la iglesia siga haciendo este tipo de declaraciones, porque la homosexualidad no es una enfermedad, ni una perversión, ni el origen del divorcio, ni una amenza para la familia.

Denunciamos estas acciones de curas, obispos, e incluso el Papa, para que dejen de atacar e herir el honor de homosexuales de todo el mundo.