URGENTE que el GOBIERNO FEDERAL compre y distribuya la vacuna BCG (RECIEN NACIDOS)

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 25,000!


El pasado 7 de septiembre nació nuestro primer hijo y como padres novatos y ajenos a la situación actual del país concerniente al sistema de vacunación, no tuvimos oportunidad de prever acciones ante la escases de vacunas para recién nacidos (BCG). El médico pediatra nos hizo énfasis en la importancia de aplicar dicha vacuna lo antes posible, debido a que el bebé corre el riesgo de infectarse con Tuberculosis, el cual, resulta mortal si infecta el cerebro o si lo hace de manera diseminada, por lo que, hemos acudido a clínicas del IMMS e ISSSTE, centros de salud, médicos particulares, en varias ciudades de la región, sin embargo, no hemos tenido éxito.

En todo el sector público la respuesta es la misma "no tenemos la vacuna y tampoco hay fecha para que llegue la misma", investigando un poco, resulta que el Gobierno Federal adquirió menos del 10% de las dosis respecto a otros años, al parecer hubo inconsistencias en la licitación, donde solo participó 1 proveedor, mismo que fue vetado por lo mencionado anteriormente.

Ante esta situación nos enfrentamos a varios problemas:

  1. Las licitaciones se llevan a cabo a principio de 2021, pero si al igual que a principios de este año, solo se presenta un proveedor a la licitación (dado de alta en el padrón de la COFEPRIS), se corre el riesgo que se declaren inconsistencias en la misma y se continúe con el desabasto.
  2. Al día de hoy existen un número elevado de bebés que no han recibido la vacuna, el cual, sigue en aumento de manera diaria, por lo que, si el Gobierno Federal se limita a la adquisición no tan solo de un número menor al de 2020, sino al de otros años, seguirá habiendo desabasto. El Gobierno deberá adquirir como mínimo 50% más vacunas que en 2018, para garantizar la tasa de vacunación de por lo menos año y medio (que estaría pendiente al momento de la licitación).
  3. Frente a la crisis de salud mundial provocada por el SARS-CoV-2 (COVID-19), se corre el riesgo que se deje a los recién nacidos fuera del alcance del sistema de vacunación, puesto que es evidente que la vacuna contra el SARS-CoV-2 impacta a un mayor número de población.