CARTA ABIERTA AL COEM VILLA LA ANGOSTURA (NQN)

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 1,000!


Hay dos formas de posicionarse frente a un problema: esperar que acontezca y pagar el costo o planificar de manera preventiva para mitigar los daños que pueda causar. Claramente nos referimos al contexto de pandemia por COVID-19.

Desde el hospital local, la voz de alerta se hizo oír a partir de los primeros casos. Nadie desconoce el crecimiento desmesurado de la curva de contagios; por cada caso positivo confirmado, deben calcularse al menos diez entre familiares, amigos y compañeros de trabajo (los denominados contactos estrechos). En el parte de hoy, 28/1/21, son 756 confirmados activos. Es sencillo el cálculo: 1 tercio de la población de Villa La Angostura está involucrada (33%), en aislamiento; sin producir, sin consumir, sin trabajar. Poniendo en riesgo la salud de su ámbito laboral si por razones forzadas/forzosas concurren a él pesar de todo. La curva crece, el personal de salud, no.

Estamos en una carrera contra el tiempo y nos lleva notable ventaja. Lo que hace casi un año atrás veíamos en las noticias de otros lugares, esta semana lo vimos acá: hay pacientes internados en los pasillos. Las personas muertas tienen nombre, apellido, rostro: son vecinas y vecinos. De ochenta, setenta, sesenta años… Y trasladadas por complicaciones, de cincuenta, cuarenta… ¿Cuál es el límite que nos impondremos como sociedad?

El COEM, integrado por concejales, representantes del hospital, de Educación y diferentes áreas del Poder Ejecutivo de la Municipalidad, tiene reuniones, convocadas por el Intendente, con una frecuencia aleatoria. En la última, hace dos días, con ausencias notables, dice el Diario Andino: (se) “analizan medidas… que todavía no están definidas”; implementarán multas para comercios y particulares, recomendando sí el uso de barbijo, lavado de manos, distanciamiento, evitar reuniones sociales, aglomeraciones y compartir utensilios. Si no fuera urgente el panorama, parecería una broma simpática. Pero en este contexto resulta de gravedad insultante la desidia.

NECESITAMOS OXÍGENO, pero no de un respirador. Es imperioso recuperar el tiempo de salud. Desde Ciencias Sociales y Exactas del CONICET, se elaboró y difundió entre los gobiernos, un documento aplicable a los pueblos con las adaptaciones requeridas por cada uno. Sí: sociedad y economía, de la mano de la ciencia.

La planificación y preanuncio de medidas intermitentes de cierre son lo opuesto a “ir viendo cómo viene la curva” y reaccionar tarde. “La curva es una foto vieja” –señala el documento. Si la sociedad y el Estado comparten un plan común: demoler la curva –por ejemplo- la población conocerá con antelación esos tiempos y las medidas tomadas para atenuar pérdidas y sabrá que un cierre intermitente tendrá un término de finalización preestablecido. Una de sus recomendaciones: bajar el nivel de contagios diarios a través de mecanismos de rastreo y aislamiento preventivo de contactos estrechos, es la tarea esencial a la que nos abocamos en la RAC. Hoy, a menos de un mes de nuestra existencia activa, los casos que llegan a la atención hospitalaria lo hacen en forma temprana porque cuentan con información y el acompañamiento que reciben por parte del voluntariado. Teniendo mayor posibilidad de recuperación.

NECESITAMOS OXÍGENO. Estamos pidiendo tiempo para respirar. Hoy resulta fundamental poder sumar con criterio de primer elemento de protección la limitación, evitación o minimización de reuniones en lugares cerrados. No alcanza con multar a transgresores de la normativa, después que transgredieron. Algunos comercios cerraron por tener personal positivo o de contacto estrecho. Los cierres son de diez días.

NECESITAMOS OXÍGENO, demoler la curva, evitar muertes. Que se apliquen las medidas intermitentes de cierre programado. Todos y todas somos transmisores. Comunicar sin ambigüedades que la ausencia de síntomas no es indicativa de que una persona no contagia. Reforzar el hecho que los asintomáticos y pre sintomáticos son vectores activos de la transmisión.

No esperen a una próxima reunión de fecha incierta. No esperen a agotar al Personal de Salud del Hospital Arraiz.  No esperen a que mueran más vecinxs. Planificar, prevenir, decidir a la altura de los hechos es lo que estamos pidiendo.

NECESITAMOS OXÍGENO AHORA QUE ESTAMOS CON VIDA.