Tratamiento - LEY Cupo Joven

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 2,500!


Respetando el cupo establecido en la ley 24.012 y sus modificaciones, las listas que se presenten deberán tener jóvenes en un mínimo del 10 % de los candidatos a los cargos a elegir y en proporciones con posibilidad de resultar electos.

FUNDAMENTOS
Los niveles de participación juvenil en las Estructuras Políticas de los procesos Democráticos nos muestran como las nuevas generaciones han asumido un serio compromiso, manifestando estar dispuestas a participar en forma activa de las decisiones que definen el rumbo de sus países. Sin embargo, este sector de la sociedad, no cuenta con un nivel de representación en términos cuánticos.

Según cifras extraoficiales del Censo 2010, sobre una población total de 40.000.000 de habitantes, el Padrón Electoral está constituido por 28.000.000 de votantes y de los cuales, más de 10 millones de jóvenes están comprendidos entre los 18 y 35 años, o sea, el 36 por ciento del padrón electoral.
No obstante lo señalado, la representación que el sector de los jóvenes logra en el Congreso es prácticamente nula.

La UNION INTERPALAMENTARIA MUNDIAL (U.I.P) tiene dentro de sus prioridades fundamentales la inclusión a los jóvenes en la vida abogando por una mayor representación de los jóvenes en los parlamentos.
Desde 2014, el número de parlamentarios jóvenes en todos los grupos de edad está aumentando. Sin embargo, los grupos de parlamentarios de más rápido crecimiento son los menores de 40 años y menores de 45 años. Los jóvenes menores de 30 años representan solo el 2% de los parlamentarios. Es preocupante el hecho de que cerca del 80% de las cámaras superiores del mundo, no tengan miembros menores de 30 años.
Es necesario que Los estados, los parlamentos, los parlamentarios, los partidos políticos, y las organizaciones juveniles deban tomar medidas específicas para mejorar la participación de los jóvenes en los procesos democráticos y electorales a nivel local, nacional y regional.
Más de la mitad de la población mundial es menor de 30 años, y una quinta parte está formada por jóvenes de 15 a 25 años. A pesar de esta alta proporción de la población mundial, los jóvenes están muy poco representados en las instituciones políticas.
Los jóvenes son una parte clave de cualquier democracia y cada día nos demuestran que sus ideas, talentos y energía son clave para enfrentar muchos desafíos que deben resolver las personas de todas las edades pensando en un Parlamento del Futuro.
Participar en forma activa de la política es un eslabón importante de la vida democrática de las naciones, sin embargo la comprensión y las percepciones de los jóvenes sobre su participación en los procesos democráticos siguen relegadas.
El presente proyecto tiene como principal fundamento mostrar la desigualdad manifiesta de los sectores jóvenes de la sociedad, que no son incluidos en la vida política de los Parlamentos.
Si miramos hacia el mundo, muchos son los casos que adoptaron posiciones vanguardistas generando expectativas de inclusión para los jóvenes, como los casos deBolivia en donde en el año 2014 el Gobierno boliviano impulsó una ley que cambió el requisito de edad para ser asambleísta, pasando de 30 a 18 años, lo que permitió el ingreso a la actividad electoral a importantes grupos de jóvenes.
En Chile el proceso electoral de 2017 consolido Chile como uno de los países con mayor representación joven luego de Colombia y Bolivia. A la luz de los requisitos exigidos por la Constitución para ser diputado se requiere haber cumplido los 21 años.
En cuanto a la representación juvenil, Colombia encabeza la lista con un promedio de 27% de congresistas con una edad igual o inferior a 40 años en ambas Cámaras, seguida por Bolivia (24%) quien cuenta con la mayor representatividad en las dos variables analizadas y luego por Chile (21%)
Asimismo, en las Cartas Orgánicas de los partidos políticos con más trayectoria de la Argentina como: el Partido Justicialista, la Unión Cívica Radical o el Partido Socialista; se expresa que 30 años es la edad máxima para militar en la juventud de los respectivos partidos.
Promover la incorporación de jóvenes menores de 30 años a la actividad política, no solo debe ser una cuestión social o cultural, o limitar su inclusión a la militancia partidaria, sin que debería ser una necesidad de jerarquización de los cuadros políticos, dado que está demostrado el nivel académicos superlativo de nuestros jóvenes universitarios de las distintas carreras de Ciencias Políticas, Derecho, Ciencias Económicas e Ingeniería entre otras.
Asimismo debiera ser un incentivo que los jóvenes merecen para profundizar su participación, y convertirse en los verdaderos protagonistas y actores sociales del cambio generacional.
Recuperar la credibilidad en las instituciones, jerarquizándolas, profesionalizándolas y renovándolas en forma inclusiva considerando las nuevas generaciones, es una Obligación que como País debemos legar a nuestras futuras generaciones.