Victoria

FIN del internamiento y la NO EXPULSIÓN de Ngagne Dia.

¡La petición ha conseguido su objetivo gracias a 829 firmas!


LA HISTORIA DE OTRO HEROE MAS:

Ngagne llegó a España el agosto del 2006, hace ya 8 años. Desde que llego a tierras españolas no ha dejado de trabajar en su dura labor de ser un ciudadano más. Se empadronó en el Ayuntamiento de Burriana nada más llegar, se le expidió su tarjeta sanitaria, empezó a estudiar español en el Centro de Adultos de la misma población, se apuntó a cursos, empezó a entregar curriculums como un trabajador más para poder encontrar empleo, se apuntó al gimnasio de su población para conocer a gente joven como él y así poder integrarse con más facilidad.

Además de todo el tiempo invertido en formarse a la espera de la oferta del trabajo de su vida, Ngagne es una persona más que integrada socialmente, en Burriana lo conoce todo el mundo por su buen trato con la gente, su amabilidad, su gran simpatía, porque no hay persona que se cruce por su lado que no sea él capaz de decir en valenciano: Com va? Siempre tiene una sonrisa para todo el mundo, y una buena palabra de cada uno al que saluda. Yo personalmente siempre que vamos juntos me dice: este hombre es muy amable conmigo, y mira esta señora siempre me pregunta que tal estoy.

Conseguir los papeles en España, un permiso de residencia y trabajo, requiere haber residido durante tres años en el país, conseguir una oferta de trabajo de al menos un año de duración, etc. Además la persona que quiere regularizar su situación debe demostrar su arraigo en nuestra sociedad, lo que se reduce a tener familia directa en España residiendo legalmente, y él durante los 8 años que lleva aquí siempre ha estado viviendo con su tío.

Pues bien, el miércoles 14 de mayo, fue detenido por carecer de permiso de residencia y de trabajo. Y tras permanecer en la Comisaría de la Policía Nacional de Villareal durante todo un día entero, el jueves a primera hora se le trasladó al Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Zapadores, Valencia, donde permanece internado hasta el día de hoy a la espera de ser repatriado a Senegal.

Ngagne nunca ha tenido suerte con los papeleos y los trámites judiciales. Cuando iba a cumplir los tres años en España y que por fin le permitirían empezar a tramitar toda su documentación para conseguir un permiso de residencia y de trabajo, la policía nacional le detuvo nada más salir de su casa y al pedirle la documentación y él no tenerla, le abrieron una orden de expulsión, donde una vez presentado el recurso mediante una abogada, le denegaron pagar una pequeña multa y condenarlo a la expulsión o a la espera de un contrato de trabajo que al parecer nunca llegaba y ahora le ha hecho llegar a esta situación.

Somos muchas las personas que estamos ayudando a que tenga una vida en las condiciones que toda persona que lo deja todo para ganarse la vida en otro país le gustaría tener, porque creemos que es un clarísimo ejemplo de lo que debe ser integrarse en nuestra sociedad y porque creemos con todas nuestras fuerzas que Ngagne se merece la oportunidad de encontrar el futuro que vino a buscar.

Hemos conseguido presentar toda la documentación que la abogada nos pidió para poner el recurso y así evitar su expulsión, donde se hace constar la actividad de Ngagne a través de la Cruz Roja, sus cursos de idioma, una declaración firmada por su tío haciendo constar que son familia y que viven juntos, una declaración firmada por mí puesto que somos pareja desde hace un año, un pre contrato laboral (que por fin ha conseguido), las dos denegaciones de los dos intentos de conseguir el permiso, y todos los papeles que hacen saber que él ha intentado y no ha dejado de intentar, ser un ciudadano más.

La abogada me ha dicho que ya no puede hacer nada más, pero yo no consigo estar tranquila sabiendo que mientras esté allí puede haber una pequeña esperanza de que salga en libertad y junto con el contrato empezar a tramitar los papeles de su permiso de residencia.

 

 

Esta carta va dirigida a todas las instituciones que ahora mismo están haciendo que él esté en el CIE, y lo envío con un GRAN GRITO DE LIBERTAD, para que pueda tener una vida como cualquier otra persona desearía, al haberlo dejado todo en su país y tener que volver después de 8 años diciendo: que nunca logró lo que la sociedad española le había estado prometiendo, si conseguía hacer todo lo que ellos le pedían.



Hoy: Agueda cuenta con tu ayuda

Agueda Selfa necesita tu ayuda con esta petición «CIE de Zapadores, Valencia; Policía Nacional y Juzgados de Villa-real, Castellón de la Plana.: FIN del internamiento y la NO EXPULSIÓN de Ngagne Dia.». Únete a Agueda y 828 personas que ya han firmado.