Que el Ayuntamiento de Oviedo en pleno coman 1 mes el catering de los colegios de Oviedo

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 1.500!


Dicen en el Ayuntamiento de Oviedo que el catering que se sirve en los colegios públicos de Oviedo por la concesionaria Serhs Food es apto para el consumo (sólo faltaba! De no serlo iríamos por lo penal) y que cumple las condiciones del pliego de contratación. 

Nosotros hemos probado que eso es falso, que los alimentos vienen ultracongelados que no pasteurizados, crudos, no cocinados en origen como exige el pliego, escasos rozando la miseria (no hay fruta para todos!), en condiciones de almacenamiento vergonzosas, con sabores extraños, llenos de conservantes para que aguanten una semana y dos y las que haga falta y mil cosas más, de las que no quieren oir hablar.

Somos padres de niños, sin más. Queremos lo mejor para nuestros hijos, y ya saben aquello de que "por mi hijo, mato", asique no nos van a parar así como así. 

Ustedes deciden cuánto durará la lucha, porque ustedes han decidido que sea eso, una lucha, en lugar de ponerse de parte de las familias que les han elegido como su gobierno y que tan contentas estaban con el giro ecológico del pliego de condiciones, han decidido que esa "basura" es la que nos merecemos los que tenemos que dejar a nuestros hijos a comer en el colegio, por aquello de la conciliación familiar, pagando por cierto, entre un 30 y un 40% más que el año pasado.

No vamos a entrar en la contradicción de adquirir alimentos ecológicos para luego congelarlos y meterles conservantes para que aguanten a saber cuánto tiempo o lo "ecológico" de comer comida pasteurizada y transportada mil kilómetros, ni con el incumplimiento contractual notorio de la concesionaria (bandejas de plástico para los hornos?, a título de ejemplo), ni tan siquiera con las inspecciones de parte que alegan estar efectuando (se las encargan a la propia concesionaria!). Nos vamos a limitar a pedir que desde el Alcalde hasta el ultimo concejal coman durante un mes en el comedor escolar con nuestros hijos, lo mismo que ellos. 

Y que luego decidan dónde se come mejor, en los colegios de Oviedo o en la cárcel.