Asignar el presupuesto electoral 2021 al sector salud por COVID-19

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 2,500!


El mundo está atravesando una crisis jamás vista por nuestra generación y me refiero a todos los seres vivos actualmente en el planeta. El COVID-19 ha desnudado nuestras falencias como sociedad, como ningún otro evento en el mundo lo ha hecho antes, pero cada quien sacará sus enseñanzas y conclusiones a su debido tiempo. Lo primero que esta pandemia ha desnudado, son las limitaciones del sistema de salud de todos los países del mundo: China, Italia, España, etc, países "desarrollados", por así decirlo, no es difícil imaginar lo que nos puede pasar en Sudamérica.


Esta situación, obliga a todos a ajustar cuentas en todo sentido y evaluar las prioridades, lo que nos llevará seguramente a realizar ajustes en nuestro presupuesto, destinando más recursos a la salud por sobre otras necesidades, posiblemente no tan importantes. Por poner un ejemplo, en adelante voy a preferir hacerme un examen de rutina que pagar por el canal del fútbol.


De la misma forma, los gobiernos en adelante y ojalá que las leyes, sean reestructuradas de forma tal, que el presupuesto destinado a la salud sea considerado y utilizado de la mejor manera posible. En este caso se pide que el presupuesto electoral del año 2021, cuyo monto asciende a $145.274.411 se destine al sector salud, para contrarrestar el COVID-19. Se entiende perfectamente, que posiblemente no se pueda destinar todo ese valor porque nos quedaríamos sin elecciones, pero al menos, si podemos pedir que el monto destinado a los partidos políticos no se les entregue a esas organizaciones, sino al sector salud.

En los últimos años, solamente por la codicia de ese presupuesto, y no por la lucidez de muchos políticos, se ha llenado la papeleta electoral, nacional y seccional, de gente totalmente improvisada que no aporta absolutamente nada. Políticos de tendencias completamente similares, en lugar de llegar a acuerdos, dividen su electorado por ambiciones personales. Es hora de castigar ese egoísmo y esa negligencia, reasignando el presupuesto de los partidos políticos al sector salud que en este momento tanto se necesita.