Aplicar medidas de prevención y protocolos de actuación contra el acoso escolar

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 10.000!


El primer caso de suicidio por acoso escolar en España sucedió en septiembre del 2004. Jokin solo tenía 14 años cuando decidió acabar con su vida por culpa del acoso que sufría por parte de sus compañeros de clase. Desde entonces la lista ha ido creciendo: Carla de 14 años, Arancha de 16 años, Diego de 11 años, Alan de 14 años y la última y más reciente, Lucía, que con solo 13 años se quitó la vida en enero del 2017.

Todos ellos sufrían acoso al que no pudieron, ni supieron hacer frente. La realidad es que les fallamos cuando más nos necesitaban. La razón es obvia: no disponemos de los recursos necesarios y en muchos casos, al ignorar el problema, lo único que hace la comunidad educativa es convertirse en cómplice del acoso.

Las consecuencias del bullying son devastadoras. Son muchas las víctimas que sobreviven al maltrato con secuelas, en muchos casos, de por vida.

Los casos de acoso escolar ocurren a diario, en miles de escuelas e institutos. Frente a esto, no podemos mirar a otro lado. Tenemos que educar a los alumnos, a la comunidad comunicativa y, en general, a toda la sociedad. Basta de ignorar el problema, hay que actuar.

Al contrario de lo que se piensa, el bullying no ocurre únicamente en institutos. La gran mayoría de casos comienzan en las aulas de educación primaria. Y es en esta etapa cuando, inconscientemente, damos alas a que el acoso entre iguales se produzca libremente defendiendo que “son cosas de niños” o que “es normal que se peleen en estas edades”. El acoso no es “cosa de niños”, el acoso es violencia.

En enero del 2016, la misma semana que los padres de Diego hicieron pública la carta en la que su hijo decía “No aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir”, el ministro de Educación Íñigo Méndez de Vigo, presentó el informe sobre el “Plan Estratégico de Convivencia Estatal”. El borrador incluía 70 medidas de las cuales destacó 10. Pues bien, ha pasado un año, y la única medida de esa lista que se ha puesto en marcha es la de ofrecer un teléfono de ayuda.

Por este motivo pedimos que el Ministerio de Educación imparta las siguientes medidas para dar solución al acoso escolar:

- Plan de prevención y educación en convivencia que incluya buenas prácticas, reforzando la educación emocional y la adquisición de habilidades sociales. Es necesario implantar la prevención activa y realizar una labor permanente desde edades tempranas (educación infantil y primaria) para erradicar de manera eficaz el acoso escolar.
- Protocolo de actuación rápido, ágil y eficaz en TODOS los centros escolares, que establezca mecanismos claros y conocidos por todos y que a su vez proteja a los menores y evite que el abuso continúe. El mismo necesitará restaurar el daño ocasionado a la víctima con apoyo psicológico y deberá poner en marcha mecanismos para educar al agresor.
- Formación para todos los profesionales de la educación. Es necesario que todos los centros educativos están dotados de profesionales con formación especifica y adecuada para llevar a cabo estrategias de detección e intervención.

Son necesarias acciones públicas a nivel nacional, autonómico y local. Basta ya de mirar para otro lado. Hagámoslo por Jokin, Carla, Arancha, Diego, Alan, Lucía y por los miles y miles de niños que sufren a diario acoso en nuestro país. No podemos convertirnos en cómplices. El acoso escolar no es cosa de niños. Stop bullying!



Hoy: Patricia cuenta con tu ayuda

Patricia Domenech necesita tu ayuda con esta petición «Aplicar medidas de prevención y protocolos de actuación contra el acoso escolar». Únete a Patricia y 7.960 personas que ya han firmado.