Petition Closed
Petitioning President de la Generalitat Valenciana Alberto Fabra and 1 other

Alberto Fabra, president de la Generalitat Valenciana: pague sus deudas con la I+D+i valenciana o nos quedamos sin futuro

En la Comunitat Valenciana la crisis está golpeando con más fuerza que nunca, con unos porcentajes de paro que superan el 27%.

En este contexto, todos los políticos, todos los expertos e incluso la administración valenciana coinciden en que debemos cambiar el actual sistema productivo primando la innovación y apoyando la I+D.

Nos estamos jugando el futuro de nuestra tierra porque frenar en seco la actividad de I+D+i puede suponer un retraso que cueste décadas recuperar. Por no hablar del desaprovechamiento de todas las inversiones realizadas en los últimos años.

Un ejemplo del deterioro que sufre la I+D+i es la situación de los 14 Institutos Tecnológicos de la Comunitat Valenciana tras 15 Expedientes de Regulación de Empleo debido a los impagos de la Generalitat.

Estos institutos prestan servicio al tejido industrial de la Comunitat Valenciana, un servicio de I+D que no pueden permitirse internamente muchas empresas. Hasta 2011 eran 1.700 investigadores los que desarrollaban esta labor, ahora son solo 1.300, hace unos meses 1.400.

El número se está reduciendo porque la Generalitat Valenciana tiene una deuda de 72 millones de euros con los 14 institutos tecnológicos y sobre la cual no tiene fecha clara de pago. Solo Alberto Fabra tiene la respuesta.

En prensa, en radio, en televisión oímos declaraciones de los gobernantes valencianos proclamando a los cuatro vientos que los institutos tecnológicos son fundamentales para el apoyo de las empresas y para mantener a la Comunitat Valenciana a la cabeza de la I+D de España. Sin embargo esos mismos institutos no son receptores del dinero que les adeudan y que hace que se ahoguen.

No solo hay despidos, sino también fuga de cerebros, se frenan investigaciones, proyectos e iniciativas que los institutos tecnológicos llevamos a cabo con empresas y pymes valencianas fruto de años de trabajo. Nos estamos exponiendo a convertir a la Comunitat Valenciana en un auténtico erial en cuanto a la economía del conocimiento se refiere.

Estimados amigos, ha costado más de 30 años construir el sistema de innovación valenciano, pero a la Generalitat les va a costar 2 años destruir lo que es un modelo que hasta ahora era la envidia del resto de comunidades autónomas e incluso de otras regiones de Europa.

Somos conscientes de la situación en la que se encuentran las arcas de la Generalitat. Pero si la administración no nos da una solución inmediata cumpliendo con sus compromisos de pago, la consecuencia será todavía más cara y la pagaremos todos: nosotros, vosotros, nuestros hijos.

Por este motivo necesitamos vuestro apoyo para pedirles que reaccionen y tomen ya las decisiones oportunas antes de que sea tarde. QUE PAGUEN Y CUMPLAN CON SU RESPONSABILIDAD.

Letter to
President de la Generalitat Valenciana Alberto Fabra
Alberto Fabra
Alberto Fabra, pague sus deudas con la I+D+i valenciana o nos quedamos sin futuro.
Nos estamos jugando el futuro de la Comunitat Valenciana porque frenar en seco la actividad de I+D+i puede suponer un retraso que cueste décadas recuperar. Por no hablar de todas las inversiones realizadas en los últimos años que se desaprovecharían.
Somos conscientes de la situación en la que se encuentran las arcas de la Generalitat. Pero si su administración no da una solución inmediata cumpliendo con sus compromisos de pago, la consecuencia será todavía más cara y la pagaremos todos: nosotros, ustedes, los ciudadanos y nuestros hijos.
¿Es este el futuro que le queremos dejar a las nuevas generaciones? ¿un futuro sin I+D?, ¿Es que todavía no se ha dado cuenta de que sin I+D no hay futuro?
¿Reducir en un 35% el presupuesto destinado a los Institutos Tecnológicos entre 2010 y 2013 es apoyar a la I+D? ¿Es creer que la innovación, la investigación, serán las herramientas para que nuestra sociedad salga de la crisis, genere empleo y sea más competitiva? A todas luces parece lo contrario.
15 expedientes de regulación de empleo y 300 investigadores despedidos así lo constatan.
Por este motivo les pedimos que reaccionen y tomen ya las decisiones oportunas antes de que sea tarde. Pague los 72 millones que debe de 2011 y 2012 y cumpla con su responsabilidad.