Videovigilancia en parques y áreas para perros para evitar muertes como la de Maya

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 150.000!


[Euskara]

Mi perrita Maya, de 4 años de edad, murió en Pamplona a causa de la presencia de un tóxico en un área de esparcimiento canino de la ciudad, en uno de los conocidos como 'pipicanes'.

A pesar de haber puesto denuncia ante Policía Municipal, somos conscientes de que si el caso no se mueve por vías ciudadanas, su fallecimiento no sólo quedará impune, sino que no servirá para nada.

Quiero evitar que ninguna otra familia sufra lo que nosotros estamos sufriendo por la acción de desalmados que atentan contra la salud pública por un lado, y por la inacción y descuido de ayuntamientos (responsables de que no haya peligro en parques públicos) por otro.

Por ello, quiero reivindicar la existencia de grandes áreas para que los perros puedan disfrutar libremente sin molestar a otra gente: es algo que en Pamplona tenemos en gran número, y ojalá existiera en muchas otras ciudades.

Pero si el Ayuntamiento de Pamplona pone unas normas, y obliga a que sólo se pueda soltar a los perros en esas áreas, es también su obligación garantizar que sean espacios libres de peligros. No llevamos a nuestros perros a donde el Consistorio nos indica para que sea precisamente allí donde nos los envenenen, sabiendo los criminales que es donde podrán obrar su atentado.

Tengamos además en cuenta que los parques públicos son frecuentados también por niños, en compañía de perros o simplemente ellos solos. Los raticidas o sustancias tóxicas tienen formas diversas pero suelen tener colores llamativos, y cualquier niño podría ingerirlos con las mismas horribles consecuencias.

Por ello, deseo que las áreas de esparcimiento canino y los parques de la ciudad se mantengan y refuercen para orgullo y disfrute de sus habitantes; pero a la vez exijo que estos espacios cuenten con videovigilancia efectiva, de manera que ante un atentado contra la salud de animales o personas pueda identificarse al agresor y advertir de manera urgente a otros ciudadanos del peligro.

Firmando esta petición, pides al Ayuntamiento de Pamplona que no haga oídos sordos ni trate a los animales como objetos, sino seres sujetos de derechos que nos acompañan y ayudan en el día a día, y cuyo asesinato en un parque público supone un castigo injusto por cumplir las ordenanzas.

Confiemos en que la muerte de Maya sea un punto de inflexión en la vigilancia de nuestros parques para evitar más desgracias en el futuro.



Hoy: Alberto cuenta con tu ayuda

Alberto Riol necesita tu ayuda con esta petición «Videovigilancia en parques y áreas para perros: evitemos muertes como la de Maya - @pamplonairuna #porMaya». Únete a Alberto y 131.975 personas que ya han firmado.