Mi madre se ha suicidado. Como +3600 personas al año. AYUDA A CAMBIAR EL SISTEMA SANITARIO

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 200.000!


Vivo en una pesadilla diaria de la que no puedo salir desde que mi madre decidió acabar con su vida tirándose desde la sexta planta del piso en el que vivía. Su marcha es injusta y su muerte era perfectamente evitable. Como la de las 10 personas que hoy, estadísticamente, se van a quitar la vida. ¿Cuánta gente más tiene que suicidarse para que se tomen medidas?

Que tu madre te diga llorando que se quiere morir y que necesita que la ingresen es muy duro. Pero más duro aún es llevarla al hospital, rogar que la ingresen y que te digan que no, que cambie de medicación y vuelva a casa. Vives durante años con miedo constante por si algún día pasa lo que ha terminado pasando. 

Mamá, hoy siento que he perdido la batalla, que hemos perdido la batalla. Pero no puedo dejar que tu marcha sea en vano. La dejadez por parte del sistema nos deja desamparados. POR ESO NECESITO TU AYUDA. Porque este sistema es vergonzoso y MAÑANA TE PUEDE TOCAR A TI o a cualquier persona que quieres.

He empezado esta petición para pedirle al Ministerio de Sanidad medidas de prevención urgentes para evitar más suicidios evitables como el de mi madre. Firma, por favor. Cuantos más seamos más importancia le darán a este problema ante el que se debe reaccionar URGENTEMENTE.

El primer recuerdo de mi madre ingresada en un hospital es de cuando yo tenía 10 años. De eso han pasado más de 20. Hasta este 4 de noviembre, cuando no aguantó más. En todos estos años la dejadez por parte del sistema sanitario español ha sido continua. La he llevado a hospitales una y otra vez y he visto cómo nos mandaban a casa o cómo la ingresaban por un tiempo insuficiente, mientras yo suplicaba que por favor le atendieran mejor, que no estaba como para marcharse. Pero no lo conseguí.

Los suicidios son LA PRIMERA CAUSA DE MUERTE NO NATURAL EN ESPAÑA, mueren el doble de personas por suicidio que por accidentes de tráfico (y muchos de los suicidios no se identifican como tal). Por favor, no podemos mirar hacia otro lado.

No queremos un plan en un PDF, queremos medidas reales: más recursos sanitarios, más psicólogos en la sanidad pública, más formación.

No sabes la impotencia que es saber que tu madre se ha suicidado y que se podía haber evitado. Es duro de escribir y de leer, pero es la realidad: se suicidan 10 personas al día y muchas de esas muertes se podrían haber evitado. Porque mi madre se ha quitado la vida, sí, pero lo que yo siento es que la han matado por falta de medidas de prevención. 

Me niego a aceptar que más de 3600 personas al año por suicidio sea una cifra asumible y normal. Me niego a asumir que mi madre se convierta en un dato más del INE de 2020. Firma y comparte mi petición por favor: change.org/StopSuicidios

Cuando vivía con ella la tensión era constante, cada vez que salía de casa no sabía lo que me podía encontrar al volver. Si tenía una crisis casi siempre el procedimiento era el mismo: urgencias, reajuste de medicación Y A CASA. Algún municipal incluso ya me conocía. En una ocasión uno me dijo "¿Todavía no han ingresado a tu madre?"

Era joven y muy inteligente, pero estaba enferma. Tuve charlas larguísimas con ella, incluso broncas, pidiéndole que por favor se tomara la medicación y recuperara las riendas de su vida, pero no lo conseguía. Yo no podía solo, no sabía cómo lo tenía que hacer. Porque el Estado deriva a las familias la responsabilidad, dejan en nosotros todo el peso de la responsabilidad y nosotros NO estamos preparados.

Mi madre estaba enferma y los enfermos como ella están solos. Y los familiares como yo, igual: SOLOS y DESAMPARADOS. He visto durante años a mi madre, la persona que siempre lo ha dado todo por mí, consumiéndose en la tristeza y en la paranoia persecutoria (entre otras afecciones). Pese a tenerlo todo para ser feliz. Hemos sido desahuciados ante un estado que no parecía tener ni medios ni interés en salvarla.

He vivido durante años teniendo pesadillas en las que me levantaba llorando porque ella se tiraba por la ventana. Y al final lo ha hecho. Mi madre ha muerto aplastada contra el suelo y con todas sus esperanzas rotas. Y NADIE MERECE MORIR ASÍ.

Por favor, evitemos más suicidios como el de mi madre. Pidamos todos juntos una solución urgente al Ministerio de Sanidad. Necesitamos:

- Más recursos sanitarios para que a las personas que tienen riesgo de suicidio no las manden a casa y permanezcan ingresadas el tiempo que sea necesario.

- Más psicólogos en la Sanidad Pública. El ratio por paciente en España es ridículo. No puede ser que pidas una cita urgente y te den cita para dentro de tres semanas.

- Más formación en prevención de suicidios, tanto a los sanitarios, como a los cuerpos de seguridad del estado, como a las familias que conviven con los pacientes.

- Servicios de urgencia especializados. Hay casos en los que se pide ayuda si un familiar no te coge el teléfono y hasta 48h no puedes denunciar desaparición. Al ser una urgencia tan delicada tiene que haber un plan de acción más rápido.

- Sistema de conexión con afectados. Las redes personales son esenciales y mi madre, como muchos otros enfermos, tendía al aislamiento dentro de su tendencia autodestructiva.

- Educación emocional desde el colegio. Nos enseñan a sumar y nunca nos enseñan a procesar dolores tan fuertes como estos.

Sabía que perder una madre sería lo peor de la vida, pero nunca pensaría que llegaría de la peor forma. Tras decirme "te quiero" en un whatsapp. No hay día que no piense en todas las veces que intenté ayudarle y lo solos y desamparados que nos hemos sentido. NO TENEMOS HERRAMIENTAS para poder gestionar una tristeza tan inabarcable. Ni los propios enfermos ni tampoco los que les cuidamos.

Para mi madre ya es tarde, pero es nuestra obligación ahora evitar que sigan abandonando a personas como ella. Y ES URGENTE. Por favor, hay que hacer que esto cambie.  Hay muchísimas personas para las que todavía estamos a tiempo. Ayúdame firmando y compartiendo mi petición por favor: change.org/stopsuicidios

Te quiero mamá. Va por ti.