Petition Closed

Existe otra petición anterior a ésta con el fismo fin. Si estás de acuerdo con esta campaña, te ruego que la firmes:

https://www.change.org/es/peticiones/gobierno-de-espa%C3%B1a-pongan-fin-al-despilfarro-en-retratos-de-exministros

Muchas gracias, Carmen

En los últimos años se han gastado ingentes cantidades de dinero público en inmortalizar a los políticos que han abandonado sus cargos, independientemente de que los hayan cubierto durante años o durante pocos meses. Por supuesto, tampoco importa si su gestión fue buena o pésima, pues se trata de una tradición y se sigue a pies juntillas.

¿El problema? Que dan a elegir a los propios políticos el pintor que les retratará, así tenemos casos como el del Sr. Álvarez Cascos, cuyo retrato nos costará a los españoles 194.000€ (más de 32.000.000 pts.) o el del Sr. Bono, cuyos retratos ascienden a 162.600€ (unos 27.000.000 pts).

Sencillamente, no se entiende que los políticos pidan a la gente que se apriete el cinturón, que acepten de buen grado el repago farmacéutico, los recortes en sanidad, educación, investigación, etc., mientras ellos no dan ejemplo y siguen manteniendo costosas tradiciones fácilmente evitables, bien abaratando al máximo los costes, o bien, opción por la que me inclino, pagándola con cargo a sus propios bolsillos. No olvidemos que éstos se llenan también gracias a nuestros impuestos.

En cuanto a si esta práctica es repetida en otras instituciones tales como Senado, Diputaciones, Comunidades Autónomas, Tribunales de Justicia, estamento militar, etc., tan sólo he encontrado una noticia referente al retrato del expresidente catalán José Montilla, que costó alrededor de 7.700€. Esto hace pensar que en todas las demás administraciones públicas se está llevando a cabo la misma cara tradición.

Por esto te pido que si estás de acuerdo con terminar con este capricho de los políticos de hacerse retratos millonarios con cargo a dinero público, firmes esta petición y hagas con ello que los políticos queden verdaderamente retratados.

Muchas gracias,
Carmen

Letter to
Sr. Presidente del Gobierno
Sr. Presidente del Congreso
Me pongo en contacto con usted porque han llegado a mis oídos los siguientes datos:

Retrato de José Bono como expresidente de la Cámara .............. 82.600€ ;
Retrato de José Bono como exministro de Defensa ..................... 80.000€ ;
Fotografía de Manuel Marín como expresidente de la Cámara ...... 24.780€ ;
Retrato de Álvarez-Cascos como exministro de Fomento ........... 194.000€ ;
Retrato de Magdalena Álvarez como exministra de Fomento ........ 76.560€ ;
Retrato de Elena Salgado como expresidenta de Sanidad ............ 45.000€ + IVA ;
(No hay datos sobre cuánto costará su retrato para el Ministerio
de Economía ni el del Ministerio de Administraciones Públicas)
Retrato de José María Aznar como expresidente ........................ 82.600€ ;
Multirretrato de 34 políticos de la democracia realizado
por el pintor Hernán Cortés ....................................................... 417.000€
(unos 12.260€ por político).

Ésta es sólo una muestra del despilfarro en el que nos hacen incurrir ustedes en nombre de la tradición, y más teniendo en cuenta que algunas de las personas citadas han cubierto diferentes cargos en varios años, y que han quedado inmortalizados en retratos en cada uno de ellos siempre pagados con dinero público.

La tradición debería tener ciertos límites: los límites que impone la ética, quizá. Pues me agradaría que usted me explicara cómo es posible que en los últimos años haya escuelas que deben ahorrar en calefacción durante el invierno, mientras de las paredes del Congreso y de los diferentes ministerios cuelgan cuadros realizados en los últimos años por un valor muy superior al millón de euros. Me gustaría que me explicara cuál es su prioridad durante esta crisis que todos estamos sufriendo (sin duda, unos más que otros).

A mi parecer, existen gastos legales que son ilegítimos, y el coste de mantener una tradición como ésta puede ser legal, pero en estos días aparenta ilegítimo, pues no se pueden defender los ajustes en Sanidad, Educación e Investigación, entre otros, mientras los muros del Congreso y los Ministerios se visten de gala.

Por este motivo ruego que, si realmente ustedes los políticos desean mantener tan costosa tradición, hagan como todo el mundo y realicen una colecta entre los interesados y paguen de su bolsillo los retratos, de la misma forma que cuando un compañero de trabajo deja su puesto, sus compañeros le dan un obsequio como recuerdo. ¿Qué mejor recuerdo que un retrato? Eso sí, siempre que no sea a costa de todo el pueblo.

Agradezco su comprensión y le pido encarecidamente tome cartas en el asunto y evite que continuemos despilfarrando dinero público en caprichos de "niños ricos".

Atentamente,