Impida el proyecto de derribo parcial del "Antiguo Hospital Militar" de Santoña, Bien de Interés Cultural, protegido además en el plan urbano de Santoña. Impida este pelotazo urbanístico, por cultura y respeto a la ley y nuestra historia.

Petición cerrada

Impida el proyecto de derribo parcial del "Antiguo Hospital Militar" de Santoña, Bien de Interés Cultural, protegido además en el plan urbano de Santoña. Impida este pelotazo urbanístico, por cultura y respeto a la ley y nuestra historia.

Esta petición ha conseguido 1186 firmas
buciero vida salvaje ha iniciado esta petición dirigida a Sr. Miguel Ángel Revilla Roiz (Presidente de Cantabria) y

 

 

Un par de minutos para leer y firmar esta petición:

SALVEMOS EL BIEN DE INTERÉS CULTURAL

ANTIGUO HOSPITAL MILITAR, SANTOÑA, CANTABRIA.

 

Historia:
El antiguo Hospital Militar de Santoña, único de esta época en Cantabria, inicia su historia en tiempos de la ocupación de la villa por los ejércitos de Napoleón en noviembre de 1808. Tres años después, en 1811, los franceses negocian la creación del Hospital con el propietario del palacio de Chiloeches, Sr. Isla, pues era el único edificio de Santoña con cierta capacidad aunque en mal estado. La plantilla del centro estaba compuesta por un médico, cinco cirujanos, cuatro boticarios, un director, un mancebo, un guarda-almacén, dos ayudantes guarda almacenes y un director de correos. En este periodo llegó a acoger a 166 enfermos y sus malas condiciones provocaron muchos fallecimientos, sobre todo a partir del bloqueo por tierra y mar de la villa desde mediados de 1812. El Hospital Militar se sitúa en una casona conocida como Casa-palacio de los Marqueses de Chiloeches, también llamada de Isla o de Maeda. Es Juan de Maeda y del Hoyo quien manda construir la Casa–Palacio en 1690 (de acuerdo a otras fuentes fue  Antonio Ortiz de Santelices y Guevara), al reputado arquitecto avilesino Francisco Menéndez Camina, El Viejo, autor entre otros de varios proyectos de edificios declarados monumentos en Asturias como son la iglesia de San Isidoro El Real y la Capilla del Hospital de San Sebastián, en Oviedo, la Colegiata de San Juan Bautista anexa al Palacio de Revillagigedo, en Gijón, y la escalera barroca y espléndida fachada sur de 1693 del Palacio de Camposagrado de Aviles, finalizado de rehabilitar el año pasado y que hoy alberga a la Escuela Superior de Arte de Asturias. En este palacio nació Ramón Ortiz Otáñez, teniente general de la Real Armada. El edificio tuvo diversos usos a través del tiempo. En 1815 Santoña fue declarada plaza de armas y nombrado un gobernador militar. Es muy probable que a partir de entonces el ejército español se hiciera cargo del hospital creado por los franceses. Médicos de este Hospital fueron destinados a África poco antes del desastre de Annual. A lo largo del siglo XIX el Hospital Militar alberga a la flor y nata de la oficialidad farmacéutica española. Continuó en esta función hasta la Guerra Civil, en la que se utilizó como hospital para prisioneros y cárcel. Después de la guerra albergó por algún tiempo una escuela. En la actualidad es de propiedad privada y se encuentra en estado ruinoso.

 


Descripción:
La casa-palacio es un edificio barroco con tres alturas y cubierta a cuatro aguas. La fachada principal, toda ella de sillería, está orientada al Este. En el cuerpo inferior tiene una entrada adintelada en el centro y dos ventanas adinteladas laterales dispuestas de manera simétrica. Las dos plantas superiores son de arenisca trabajada en sillares de almohadillado sobresaliente, típicamente manierista, cuya decoración de rombos y espigas es única en la región. Tienen balcones corridos con tres antepechos rectangulares en cada uno de ellos. En el piso superior, el balcón corrido no ocupa toda la fachada, y se flanquea por dos grandes escudos de ornamentación exuberante a base de elementos mitológicos y emblemas de heráldica correspondientes a las distintas casas nobiliarias propietarias del inmueble. Toda la fachada está profusamente decorada con decoración vegetal en frisos y cornisas. La cornisa presenta una fina y detallada decoración vegetal. En la fachada Norte hay dos escudos barrocos sostenidos por niños, también de la familia fundadora.

El edificio presenta planta con  forma de “L”, siguiendo el modelo de casona palacio y casa de servicio que vemos repetido en numerosas edificaciones palaciegas cántabras. Los planos militares que el Ejército de Napoleón levanta en la villa en 1813 recogen clara e indudablemente la existencia del edificio con forma de "L". El ala del conjunto es la parte que ahora quiere derribar el Ayuntamiento de Santoña, amparado por la Consejería de Cultura de Cantabria, que ha utilizado su capacidad normativa para que prevalezcan intereses urbanísticos, públicos y privados, sobre la protección de este histórico Bien de Interés Cultural. La operación urbanística se completa con la recalificación a la carta aprobada por el Ayuntamiento a finales de 2014.

Imagen de la fachada del Hospital Militar - Casa Palacio del Marqués de Chiloeches.. El bloque de viviendas que se levantará sobre el resto del inmueble histórico catalogado como B.IC, y también sobre zona verde pública de Santoña, recalificada a la carta en diciembre de 2014 con el voto incluso de concejales de la oposición, quedará separado de esta fachada por un callejo de 10 metros de anchura...

https://www.dropbox.com/s/2na7c1ixmx5nwsp/Palacio%20de%20Chiloeches.jpg?dl=0

 

Grado de protección del Conjunto en forma de "L":
Monumento Histórico-Artístico de carácter provincial (Orden de 8 de julio de 1972). BIC desde 1985. Protección integral en el PGOU de Santoña, el cual reconoce la planta del conjunto y su forma de "L", además de calificar como público su entorno.

 

Carácter del riesgo:

El Ayuntamiento de Santoña quiere derribar buena parte del conjunto para construir bloques de viviendas de 4 y 5 alturas. Los bloques quedarán a 10 metros de lo que quede del Hospital Militar.

El argumento que utiliza el Ayuntamiento para proceder al derribo de este ala del palacio es una simple opinión sin fundamento y sin realizar el menor estudio histórico o arquitectónico previo. El Ayuntamiento se limita a calificarlo de “postizo sin valor que perturba el conjunto” (¡¡¡¡), lo cual pone de manifiesto, al menos, una falta absoluta de profesionalidad, una notoria ignorancia e insensibilidad ante el Patrimonio Histórico y una sonada contradictio in terminis porque precisamente esa parte del palacio conforma el conjunto. Lo cierto es que la investigación histórica, que no han hecho ni Consejería ni Ayuntamiento, debe ser el punto de partida en la intervención sobre cualquier monumento, como recomienda la Carta de Venecia y otras muchas normas. 

Toda la operación urbanística y la desprotección y destrucción del BIC se pone de manifiesto en el contrato suscrito el 22 de enero de 2014 entre el Ayuntamiento y la propiedad privada del conjunto, donde se dice que:

“... el anexo en realidad carece de valor arquitectónico, no está incluido en la declaración de Bien de Interés Cultural y su presencia, adosada a la casa-palacio, afecta a su percepción, alterando su comprensión como un edificio exento.”

Falso. Está claramente incluido en la protección otorgada por la Orden de 1972. No afecta a la percepción del palacio ni altera su comprensión, como dicen con la mayor ligereza. Es parte integrante del conjunto, más aún es parte del edificio principal del conjunto. El Ayuntamiento y la Consejería de Cultura ignoran que la gran mayoría de los edificios históricos se conforman con un proceso acumulativo de arquitecturas en el tiempo que no se deben eliminar arbitrariamente para dejar exenta la más primitiva. Son aportaciones históricas que enriquecen al edificio. La Carta de Venecia en su Art. 11 establece que “En la restauración de un monumento deben respetarse todas las aportaciones que definen la configuración actual de un monumento, no importa a qué época pertenezcan, dado que la unidad de estilo no es el fin de la restauración”.

Sigue diciendo el citado contrato que...

“La edificación anexa decimonónica, que carece de valor histórico artístico, quedará excluida del Catálogo del Patrimonio Cultural de la Villa, ya que en la actualidad consta en el PGOU de Santoña vigente como parte del elemento del patrimonio singular (PSI-5) con grado de protección integral y denominado Hospital en el listado de Elementos de Patrimonio de Protección Singular (página 3.219) del Plan General, y que también consta como PSI-5 en la hoja 3-7 del plano de Ordenación Calificación del Suelo“.

En primer lugar, la edificación no es decimonónica. La recalifican en la mayor impunidad. Ignoramos a qué se debe la opinión de que carece de valor artístico, pero desde luego lo tiene histórico, y mucho. ¿Cómo pueden decir que carece de valor histórico un lugar donde, por ejemplo, fallecieron cientos y cientos de soldados del Ejército de Napoleón, como muy bien describe la correspondencia militar conservada desde tiempos de la Guerra de Independencia? La ignorancia es la primera explicación que se viene a la cabeza.

En dicho contrato se exige a la propiedad privada la demolición del “anexo”:

“En un plazo de tres meses desde la concesión de la licencia la propiedad deberá iniciar al menos las obras de reconstrucción, restauración o rehabilitación de la estructura y de la envolvente completa del edificio y la demolición del anexo.”

La Consejería de Cultura de Cantabria ha interpretado a favor del Ayuntamiento la Orden de 8 de julio de 1972 por la que se declara el Hospital Militar de Santoña Monumento Histórico-Artístico de carácter provincial, excluyendo de la protección el ala del conjunto, cuando lo cierto es que conforman una unidad. Al igual que el Ayuntamiento, califica la parte que se pretende derribar como “carente de valor” sin el menor estudio previo sobre ella, poniendo así en evidencia su desconocimiento del Patrimonio Histórico y dando prioridad a intereses urbanísticos sobre la protección del BIC. Es evidente que esta aclaración contraviene de forma flagrante la Orden de 1972 que declara al Hospital protegido sin exclusión alguna.

Téngase en cuenta que el Palacio y lo que ahora llaman “anexo” forman un único edificio, luego es descabellado interpretar que la protección otorgada por la Orden de 1972 sólo se extiende a una parte indivisa y no al todo.

La arquitectura es el medio ideal para transmitir la cultura de un pueblo. Derribando esta parte del palacio se pierde también una parte de la historia de Santoña. El Antiguo Hospital Militar debe ser conservado tal y como ha llegado a nosotros. Mutilar el conjunto con un derribo arbitrario significaría un gravísimo atentado contra la historia de la población y contra el Patrimonio Histórico. 

 

Llamamiento.

Imaginemos el Hospital Militar - Casa Palacio de Chiloeches rodeado de terreno público catalogado como zona verde. Eso es lo que tenemos en el Plan General. Un punto hermoso, histórico y verde en el centro de Santoña. O cemento. Hay soluciones que no lesionen las aspiraciones de los dueños del Palacio, modos de compensación y caminos para que el bien colectivo prime sobre el particular.

Gracias por tu firma.

(nota: el 30-7-2015 el Antiguo Hospital Militar de Santoña fue incluído en la Lista Roja del Patrimonio de Hispania Nostra.

 http://listarojapatrimonio.org/ficha/antiguo-hospital-militar-de-santona/

El presente texto ha sido tomado en gran medida de la declaración efectuada por la comisión de expertos de dicha organización de defensa del patrimonio español).

Petición iniciada por Antuan Ayllón (periodista, responsable de BVS, Buciero Vida Salvaje, defensa del patrimonio cultural y el entorno natural de Santoña, Cantabria.

Petición cerrada

Esta petición ha conseguido 1186 firmas

Comparte esta petición