Evitar que la homeopatía entre a la Ley Federal de Salud de México

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 500!


Las Senadoras Cristina Díaz Salazar, Diva Gastélum Bajo, Hilda Flores Escalera, Lilia Merodio Reza, Itzel Ríos de la Mora, Hilaria Domínguez Arvizu, Yolanda de la Torre Valdez, Anabel Acosta Islas, Hilda Ceballos Llerenas, Carmen Dorantes Martínez y María Elena Barrera Tapia, presentaron un proyecto de decreto por el que desean modificar los artículos 28 Bis y 79 de la Ley General de Salud.

La iniciativa de estas mujeres tiene como propósito incorporar en la Ley General de Salud de México, que los Médicos Homeópatas puedan prescribir medicamentos alópatas.

Fundamentos
La homeopatía es una pseudociencia enquistada en la medicina. Es sumamente popular en todo el mundo, lo que en si podría ser motivo de un estudio sociológico. ¿Por qué, una forma de medicina irracional es tolerada en países civilizados, y tantos profesionales preparados en universidades de prestigio en México la practican y creen en ella?

La minoría de las personas saben que las sustancias de los remedios homeopáticos se diluyen hasta tal punto que ya no quedan moléculas en la dosis que finalmente reciben. Y mucho menos han de saber es la increíble proporción en que se diluyen. La dilución homeopática típica es de 30C. Esto significa que la sustancia original ha sido diluida a razón de una gota entre cien, el resultado de esa dilución ha vuelto a ser diluida a razón de una gota entre cien, y así sucesivamente hasta completar treinta rondas de dilución.

Para dar una cierta perspectiva, considérese que en una piscina olímpica sólo hay unas 100 elevada a la 30 potencia de moléculas de agua en total. Ahora se debe imaginar una esfera de agua con un diámetro de 150 millones de kilómetros (la distancia entre la Tierra y el Sol). Se tardan ocho minutos luz en recorrer esa distancia. Pues bien, piense en una esfera de agua de ese tamaño con una sola molécula de otra sustancia en ella: eso es una dilución de 30C.

Cuando Hahnemann ideó la homeopatía, nadie sabía siquiera de la existencia de estos problemas con la dilución, pues ni el físico italiano Amedeo Avogadro ni sus sucesores habían averiguado todavía cuántas moléculas existen en una cantidad determinada de una sustancia dada, y menos aún cuántos átomos hay en el universo. Ni siquiera se sabía qué eran los átomos en realidad.

En las experiencias ordinarias de laboratorio el químico no utiliza cantidades de sustancia del orden del átomo o de la molécula, sino otras muy superiores, del orden de gramos normalmente. Es mucho más útil introducir un nuevo concepto: una unidad que, siendo múltiplo de la masa de un átomo o de una molécula, represente cantidades de materia que sean ya manejables en un laboratorio.

Así, de un elemento se puede tomar una cantidad de gramos que sea igual al número expresado por su peso atómico (átomo-gramo). Ejemplo: el peso atómico del hidrógeno es 1.0079; luego, 1.0079 g de hidrógeno equivalen a un átomo-gramo de hidrógeno.

De forma similar, se define la molécula-gramo de una sustancia como el número de gramos de esa sustancia igual a su peso molecular. Ejemplo: el peso molecular del hidrógeno (H2) es 2.0158; luego, 2.0158 g de hidrógeno equivalen a una molécula-gramo de hidrógeno.

Un átomo-gramo o una molécula-gramo serán múltiplos de la masa de un átomo o de la de una molécula, respectivamente. Este múltiplo resulta de multiplicar el valor del peso atómico o del peso molecular por un factor N, que no es otro que el número de veces que es mayor la unidad de masa «gramo» que la unidad de masa «uam». De todo esto se deduce que un átomo-gramo de cualquier elemento o una molécula-gramo de cualquier sustancia contiene igual número de átomos o moléculas, respectivamente, siendo precisamente ese número el factor N. El valor de N, determinado experimentalmente, es de 6.023 x 10 a la potencia 23 y es lo que se conoce como número de Avogadro:

N = 6.023 x 10 a la potencia 23

Esto condujo al concepto con el que se han sustituido los términos ya antiguos de molécula-gramo y de átomo-gramo: el mol.

Mol es la cantidad de materia que contiene el número de Avogadro, N, de partículas unitarias o entidades fundamentales (ya sean éstas moléculas, átomos, iones, electrones, etc.).

¿Cómo han lidiado los homeópatas con todos estos nuevos conocimientos? Pues diciendo que las moléculas ausentes son irrelevantes, porque «el agua tiene memoria». Esto puede parecer factible cuando invocamos la imagen de una bañera o de un tubo de ensayo llenos de agua. Pero si tratamos de concebir la escala de estos objetos respecto a su nivel elemental más básico, nos daremos cuenta de que ninguna diminuta molécula de agua va a ser deformada por una enorme molécula de árnica hasta el punto de dejar en ella una abolladura o «marca sugestiva», que es como muchos homeópatas parecen imaginarse el proceso.

Reino Unido
Un reporte hecho por el Comité de Ciencia y Tecnología (nombrado por la Cámara de los Comunes del Reino Unido) para examinar los gastos, administración y la política de la Delegación del Gobierno para la Ciencia concluyó que:

"La posición del Gobierno sobre la homeopatía es confusa. Por un lado, acepta que la homeopatía es un tratamiento placebo. Esta es una visión basada en la evidencia. Por otra parte, financia la homeopatía en el Sistema Nacional de Salud (SNS). Argumentamos que esto socava la relación entre los médicos del SNS y sus pacientes. El Gobierno debe dejar de financiar la homeopatía dentro del SNS."

Science and Technology Committee - Fourth Report. Evidence Check 2: Homeopathy. Published online. 22 Feb. 2010. Web.

Australia
El Consejo Nacional de Investigación Médica y de Salud (NHMRC, por sus siglas en inglés) de Australia publicó un documento exhaustivo para comprobar las evidencias de la eficacia de los productos homeopáticos. No encontró ninguna. En su página web declaró:

"Con base en la evaluación de la evidencia de la efectividad de la homeopatía, el NHMRC concluye que no existen las condiciones de salud para los cuales exista evidencia confiable de que la homeopatía es eficaz."
"La homeopatía no debe utilizarse para tratar las condiciones de salud que son crónicas o graves. Las personas que eligen la homeopatía pueden poner en riesgo su salud si rechazan o retardan tratamientos para los que hay buena evidencia de seguridad y eficacia. Las personas que están considerando la posibilidad de utilizar la homeopatía deben primero obtener el asesoramiento de un profesional de salud registrado. Los que utilizan la homeopatía deberían contar su profesional de la salud y deben continuar tomando cualquier tratamiento que haya sido prescrito."
"El Consejo Nacional de Investigación Médica y de Salud espera que al público australiano se le ofrecerá tratamientos y terapias basadas en la mejor evidencia disponible."

National Health and Medical Research Council (NHMRC). Statement on Homeopathy.

La homeopatía es una falsa ciencia y no debe estar en la Ley Federal de Salud de México. Integrarla sería análogo a apoyar el ingreso de la astrología en aulas donde se enseña astronomía. Hasta el momento no existe un solo estudio científico publicado en revistas de revisión por pares que otorguen validez a la homeopatía. Antes de dar por aprobado este proyecto, las proponentes deben revisar las organizaciones científicas, las páginas web de ciencias y ver cómo es que pseudociencias como la homeopatía terminan por ser rechazadas por la comunidad de científicos, sobre todo los químicos y farmacólogos.



Hoy: Gerardo cuenta con tu ayuda

Gerardo García necesita tu ayuda con esta petición «Senado de la República: Evitar que la homeopatía entre a la Ley Federal de Salud de México». Súmate a Gerardo y 475 persona que han firmado hoy.