Petition Closed

Quieren retirar la custodia de una niña en favor del padre basándose en informes psicosociales falsos

Letter to
Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Asturias
Justicia para Claudia
¡JUSTICIA PARA CLAUDIA!


Una vez más, una sentencia basada en un informe falso del equipo psicosocial de Oviedo, quiere apartar a una niña de 6 años de su madre – con la que vive en Orense - obligándola a trasladarse a vivir a Oviedo con su padre.

La Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Asturias, ha decidido en una sentencia el cambio de custodia a favor del padre.
La sentencia se ha basado en el informe del equipo psicosocial adscrito a los Juzgados de Oviedo, asentado sobre la ideología de la idealización de la figura paterna, como padre heroico que reivindica la igualdad masculina en la custodia y el cuidado de los hijos menores, frente a denigración de la madre como manipuladora, maliciosa y trastornada. Padre que, con relación a las mujeres cuelga en Facebook lo siguiente: “Son las mejores cocineras, enfermeras, profesoras, costureras, consejeras, amigas, esto y mucho más son las madres!! Dedicadles todo el tiempo que podáis, disfrutad con ellas, quererlas como si no hubiera un mañana y porque no, dedicadles en vuestro muro, un ¡ viva la madre que me parió! Feliz fin de semana”.
El Consejo General del Poder Judicial en la Guía de Criterios de Actuación Judicial frente a la Violencia de Género del año 2008, dice textualmente: “el SAP es una teoría abiertamente pedófila carente de base científica que está provocando situaciones de riesgo para los niños además de una involución en los derechos humanos de los y las más débiles”.

También Paloma Marín López, magistrada, Jefa de la Sección del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial, no duda en considerarlo como una creación misógina emparentada con otro producto del mismo sesgo como es el “síndrome de la madre maliciosa” y se manifiesta al respecto, al entender que el SAP contiene “un mandato subliminal, a favor de reducir o eliminar las denuncias tanto de violencia contra las mujeres como las referidas a los propios hijos”.

Pese a todo, en los Tribunales de Asturias, sorprendentemente, el SAP sigue gozando de buena salud. Y ello se debe a que en más del 88% de los casos donde consta la intervención del equipo psicosocial, los tribunales asturianos siguen fielmente las recomendaciones recogidas en sus informes, sin valorar los métodos utilizados. En el caso de Claudia el Presidente del Tribunal ha impedido de plano preguntas, advirtiendo textual y tajantemente que: “Las formas, la estructura y el mecanismo que hayan tenido de elaboración no nos interesa. Lo siento, pero NO NOS INTERESA”. Pero, resulta que la psicóloga Dña. María Teresa Castrillo Marcos, según el auto del Tribunal Constitucional 375/2007, de 24 de septiembre recibió una indemnización de 40.000 €: "por las agresiones sexuales de las que le hizo objeto así como por los trastornos de carácter psíquico y de adaptación sufridos a consecuencia de tales actos", Y esa misma psicóloga manifestó textualmente en la vista “CUANDO ENTREVISTO A UNA MENOR, SOBRE TODO EN EL CASO DE CLAUDIA, INTENTO PRESIONAR LO MENOS POSIBLE, ENTONCES, YO SÍ, DE ALGUNA MANERA PRESIONÉ PARA QUE ELLA CONSIGUIESE HACER EL DIBUJO DE LA FAMILIA, PERO NO LA PRESIONÉ MÁS”. Y la Sala ante esa actuación de coacción y tortura contra una menor ha hecho caso omiso.

Por tanto, las valoraciones vertidas por el llamado “equipo” (que está formado únicamente por la psicóloga, antes D.ª Teresa Junco López, ahora María Teresa Castrillo y una trabajadora social) se convierten en dogma de fe, en verdades absolutas plasmadas en sentencias judiciales, y que son la base para un impresentable “trapicheo” de menores, a los que se utiliza como moneda de cambio en la batalla por los derechos del supuesto “varón agraviado”, retirándolos de la custodia de su madre para concedérsela al padre, sin más argumento que el “mito de la Eva perversa”.

Hay que recordar que las dos personas que integran el equipo psicosocial de Oviedo carecen de un estatuto específico y su actividad no se encuentra regulada, como ha denunciado el Defensor del Pueblo Andaluz en su informe del año 2008, al afirmar “…las actuaciones periciales (Equipos Psico-sociales, Unidades de Valoración Integral) llevadas a cabo por profesionales que, con cierta frecuencia, carecen de una adecuada formación en violencia de género, o que no cuentan con los recursos suficientes o apropiados para emprender una mínima investigación o indagación para llegar al origen del conflicto que enfrenta a las partes.”. El Defensor del Pueblo en 2009 (expte. 07005810), recomendaba que se valorase en los aspirantes la especialidad en psicología forense y que se trate de unificar los protocolos en los distintos territorios y que se informe con precisión a los ciudadanos del contenido y alcance del informe.

En el caso actual, la menor de 6 años vive en Orense con su madre desde que tenía menos de un año de edad, cuando se produjo la separación del matrimonio. Desde entonces, se traslada cada 15 días a Oviedo para visitar a su padre – haciendo 400 Km el viernes, para lo cual tiene que perder colegio, y otros 400 Km el domingo-, en cumplimiento de un régimen de visitas establecido por la titular del Juzgado de Familia nº 7 de Oviedo (también firme defensora del SAP), Dª Piedad Liébana, quien ha establecido asimismo que este verano, la niña (de 4 años de edad entonces) haya estado 41 días seguidos con su padre sin ver a su madre.

El padre, durante todos estos años no se ha trasladado ni una sola vez a ver a su hija a Orense, aunque sí ha puesto innumerables denuncias a la madre por presuntos incumplimientos del régimen de visitas cuando la niña, enferma con fiebre – según informe de su pediatra – no pudo viajar a Oviedo; o cuando – el invierno pasado – las autoridades de tráfico desaconsejaban el traslado por carretera por la alarma meteorológica de fuertes nevadas que bloqueaba las carreteras entre Oviedo y Orense; pese a que tales ausencias justificadas, fueron recuperadas por el padre en fines de semana posteriores.

Dª Teresa Junco afirma al respecto que el hecho de que la niña tenga fiebre alta no es motivo para dejar de viajar, aunque lo diga una pediatra; y que los problemas meteorológicos – que en el caso concreto fueron documentados por toda la prensa y medios de comunicación a nivel nacional, así como ratificados por un informe expedido por la Guardia Civil de Tráfico, que tuvo que solicitar la madre para defenderse de la denuncia del padre – son una treta de la madre para evitar que la niña vea a su padre.

¿Hasta cuándo se va a permitir que estos señores sigan jugando con la vida de los menores con esta patraña del SAP y fundándose en informes psicosociales realizados en la más estricta clandestinidad, por medio de la presión y coacción a menores?