QUE NOS DEVUELVAN NUESTRO BEBÉ SECUESTRADO YA MISMO!! 11/03/20.

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


El 11 de marzo de 2020 a las 20:30 horas di a luz a mi hijo varón, completamente sano (Apgar 9 de 10), en una cesárea no programada, en el Hospital General Universitario de Valencia.
En el momento en que nace mi bebé el personal sanitario lo pone en una cuna transparente que observo desde lejos, ahí lo arropan y lo llaman "bollito". Intento visualizarlo, pero ellas lo tapan, pido que me lo traigan, que me lo pongan en mi pecho, tocarlo (yo pedí siempre el piel con piel, hasta por escrito, para mi era super importante, nunca me dijeron que no se llevaría a cabo). Me dicen que lo van a llevar a neonatos porque mi hijo tiene un "problemita", (un Apgar 9 de 10 significa que mi hijo nació sanísimo y que no tuvo ningún "problemita" que justifique no poder verlo, conocerlo o tocarlo. Mi hijo nació a término y pesó 4,020kg).
Me despierto unas 15 horas después de mi parto, en la habitación número 14 de la maternidad, sin mi hijo y sin entender que sucede. Por otro lado en el informe quirúrgico de mi cesárea no indican que me administran benzodiacepinas, me hacen un análisis de orina sin decirme para que, y un pediatra me culpa y me responsabiliza de haberlas tomado, de "haberle mentido", cuando en realidad yo ni me entero de que está hablando, yo pensaba que me hablaba de los antibióticos que te ponen siempre en las cesáreas, yo en ese momento ni sabía que estaba pasando, solo que me desperté casi 15 horas después de mi parto y sin mi hijo.
El 12/03/2020, alrededor de las 12 horas del mediodía, cuando me despierto de la sedación que no registran en mi informe, el padre de mi hijo me muestra una fotografía del bebé, por lo que yo finalmente lo conozco de esa manera. Cuando logro incorporarme y sentarme en una silla de ruedas (me costaba muchísimo moverme por la misma cesárea), vamos con el padre del bebé a neonatos, allí mi hijo está con el chupete de látex (yo tengo alergia al látex), por lo que el personal sanitario me dificulta aún más el contacto con mi propio hijo. Estoy un rato en neonatos y me dicen que me tengo que ir a mi cuarto para comer, me voy y regreso a las 15 horas, ya exaltada sobre todo porque había querido regresar antes y el personal sanitario seguía dificultándome el ver a mi bebé. En la puerta de neonatos se me dice que no puedo entrar en silla de ruedas (a las 12 si pude entrar en silla de ruedas), por lo que me incorporo como puedo y entro caminando. Es en ese contexto de violencia total en contra de la salud de mi hijo, de sus derechos y de los mios ,que una enfermera allí presente me dice que “mi hijo no es mi hijo”, luego se retracta, pero no lo suelta, lo arropa como si fuera propio, le repito reiteradas veces que se lo de a otra persona, no lo hace, al contrario, me enfrenta. Luego aparece el pediatra que me culpabiliza de las benzodiacepinas que me administraron los mismos médicos del hospital. Después me dicen que Servicios Sociales no les permiten que yo tenga contacto con mi bebé recién nacido. Hasta ese momento nosotros ni sabíamos que según los criterios de ellos estábamos en una “situación de riesgo”, hasta ese momento no había ninguna orden de retirada de custodia. Luego de este episodio me llevan arrastrando hasta la silla de ruedas donde me esposan y me dejan así por una hora, causándome dolor por mi cesárea, después me llevan a la habitación 14 en donde me administran:
Akineton, Haloperidol (antipsicótico, porque exigir conocer a mi bebé es una psicosis), Midazolan 7,5mg intramuscular (ansiolítico, hipnótico, anticonvulsivante, relajante muscular… los relajantes musculares están contraindicados después de un parto ya que el útero debe poder contraerse), Zyprexa (otro antipsicotico), y por último, dando por hecho que no me metieron nada más que no esté apuntado en mi historia clínica, diacepam 10mg (benzodiacepina, sedante). Toda esta violencia en el contexto de un PARTO. Acto seguido me atan en una cama, lo que ellos llaman “contención” porque aparentemente toda esta sobremedicación no me había hecho efecto, me atan de pies, barriga (ni les importó mis suplicas, ni mi dolor post cesarea) y manos.
Pasé desde aproximadamente las 16 horas del 12/03/2020 a la mañana del 13/03/2020 ingresada en psiquiatría, momento en que me dan el alta con un informe de alta en el que dice dos veces que tuve una hija, me voy a casa sin mi bebé. El detonante para que mi hijo fuera declarado en desamparo fue mi “reacción exagerada” ante toda esta violencia!!! Le hacen entrega a mi pareja de una orden de desamparo basada en supuestos e información falsa.

¡¡¡EXIJO QUE ME DEVUELVAN INMEDIATAMENTE A MI HIJO!!!

SECUESTRARON A NUESTRO BEBÉ basándose en informes médicos falsos. Dieron a mi hijo a una familia “educadora” en plena alarma de coronavirus, pero no tienen urgencia para devolvérmelo, ¡¡PIDO AYUDA POR FAVOR!!
Según el artículo 12 de la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de protección jurídica del menor, de modificación parcial del código civil y de la ley de enjuiciamiento civil:

"la protección de los menores por los poderes públicos se realizará mediante la prevención, detección y reparación de situaciones de riesgo, con el establecimiento de los servicios y recursos adecuados para tal fin, el ejercicio de la guarda y, en los casos de declaración de desamparo, la asunción de la tutela por el ministerio de la ley. En las actuaciones de protección deberán primar, en todo caso, las medidas familiares frente a las residenciales, las estables frente a las temporales y las consensuadas frente a las impuestas".

En el ámbito autonómico, el artículo 89 de la Ley valenciana de infancia y adolescencia indica en cuanto a la "acción protectora" que:
"la Generalitat y las administraciones promoverán con carácter preventivo cuantas acciones sean necesarias para garantizar un desarrollo integral del menor, tanto a nivel físico, psicosocial, como mental, en su núcleo familiar de origen como espacio generador de estabilidad y desarrollo de la personalidad".

En las situaciones de riesgo, el perjuicio que afecta a la persona menor de edad no alcanza la gravedad suficiente para justificar su separación del núcleo familiar, por lo que la intervención de la Generalitat y las administraciones consiste en llevar a cabo cuantas acciones sean necesarias para eliminar, dentro de la institución familiar, los factores de riesgo.

La acción protectora tendrá el objetivo de salvaguardar y restituir los derechos del niño, niña o adolescente, mediante una actuación en su propio medio que permita disminuir los factores de riesgo y potenciar los de protección, de manera que pueda continuar en su entorno familiar sin menoscabo de su bienestar ni de su desarrollo. Por tanto, las medidas de apoyo familiar son acciones prioritarias en las situaciones de riesgo.

NUNCA SE NOS INFORMÓ QUE HABIA UN RIESGO DE NADA, NO HUBO INTERVENCIÓN DE NINGUN TIPO ANTES DE LA ORDEN DE SECUESTRO INSTITUCIONAL DE NUESTRO BEBÉ!!!

EXIGIMOS IMPUGNACIÓN DE DICHA ORDEN!! QUE NOS DEVUELVAN A NUESTRO HIJO SECUESTRADO!!!