Quiero poder oír y la Junta de Andalucía no me pone un implante coclear

Quiero poder oír y la Junta de Andalucía no me pone un implante coclear

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


Hace unos años mi vida cambió, después de varias revisiones, me di cuenta de que a mis 37 años empezaba a perder capacidad auditiva, algo totalmente nuevo e inesperado.

Desde entonces el avance de la sordera ha sido estrepitoso, he llegado a perder completamente la capacidad auditiva de un oído, debido a una hipoacusia profunda que supone la pérdida de más de 90 decibelios y la vía ósea, y una moderada en el otro, que avanza irremediablemente a convertirse en profunda. Sin embargo, aún no tengo acceso a un implante coclear que paliara esta grave situación.

A esta dificultad se han sumado los acúfenos, un pitido insoportable que sufren más de 3 millones de personas en este país y que aún es muy difícil de descifrar. Hay muchas variantes, en mi caso tengo un ruido en el oído izquierdo de unos 100 decibelios todo el día en mi cabeza, un sonido similar al de un tubo de escape de un coche y en el oído derecho de unos 40 decibelios similar un piiiiiiiiiiiii constante.

Para tener acceso a un implante coclear a una edad adulta, la Junta de Andalucía pone el corte en una pérdida total de un oído y una pérdida a partir de 70 decibelios en el otro oído. ¿Por qué esperar hasta ese límite? ¿Tengo que seguir sufriendo hasta la sordera total para una intervención que ya se podría hacer? Estos requisitos deben cambiar.

Por ejemplo, en MUFACE a partir de la pérdida de 40 decibelios en el segundo oído se habilita el acceso a un implante coclear. ¿Por qué no trasladar este derecho a la seguridad social?.

Ahora mismo me es casi imposible escuchar algo que no sea ese zumbido constante, llevo meses casi sin poder oír lo que me dicen mi hija e hijo, los coches que cruzan la calle o las recomendaciones del médico.

Hay muchos casos en los que los acúfenos han desaparecido o disminuido gracias a los implantes. En otros no ha llegado a tiempo y existen pacientes que han llegado a quitarse la vida por no poder aguantar más tiempo el ruido constante. No quiero seguir esperando ni que nadie tenga que llegar estos límites.

Firma para que la Junta de Andalucía facilite el acceso a los implantes cocleares, reduciendo el corte de pérdida de audición a niveles como los de otros sistemas para que personas como yo podamos vivir dignamente antes de llegar a una sordera total.