Petition Closed
Petitioning Ayuntamiento de Cádiz

Retirada de todos los cargos a los imputados por los hechos ocurridos en la noche del Carnaval chiquito. Disculpas públicas por parte del Ayuntamiento.

Ante todo, queremos aquí hoy mostrar nuestra solidaridad con los compañeros que en la noche del pasado Carnaval Chiquito fueron detenidos, heridos o multados por la policía local en un desmesurado y desproporcionado ejercicio de lo que no debe ser nunca una actuación al servicio de la ciudadanía de bien. Y en consecuencia exigimos la retirada total de cargos a los afectados y las disculpas públicas por parte del Ayuntamiento, como último responsable de la actuación de su policía, a los que sufrieron más directamente sus desmanes.
Hace pocos años, en charlas ocasionales con otros compañeros del carnaval callejero, surgían las quejas de unos y de otros por el poco cuidado que recibíamos por parte del Ayuntamiento de Cádiz, ese que se le llena la boca y los espacios publicitarios pagados por todos los gaditanos para recordarnos que con él sí. Eran quejas pertinentes a la inacción municipal con respecto a los bafles de algunos bares, la necesidad de cortes en la circulación en los días de Carnaval, las obras sospechosamente casuales en los lugares emblemáticos de nuestro recorrido callejero, etc… Todo esto y mucho más nos ha ido expulsando de los rincones que por derecho consuetudinario estaban destinados a la noble y centenaria práctica gaditana de cantar en la calle en fechas de Carnaval y a la no menos noble del saber escuchar. Este año, en esos mismos coloquios, se añadieron otros aspectos, como el literal barrido por parte de los servicios de limpieza a horas evidentemente tempranas de las agrupaciones y de su público, barrido que obligaba a parar o, cuando no, a seguir alejándonos de aquellos rincones, como si algo malo estuviéramos haciendo. Pero lo que pasó ya en los alrededores del Palillero en la noche del Domingo al Lunes pasado rebasa una línea roja de la cual ya no podemos huir.
Un policía nos dijo la noche de autos que “El Carnaval Chiquito es en la Plaza de Abastos y acaba a las 10 de la noche”. No señor, infórmese. El Carnaval Chiquito fue una creación popular, otra más, del pueblo gaditano, es en donde a cada uno le parezca y no tiene hora ninguna ni de comienzo ni de nada. Ése es el verdadero problema. Esta señora, nuestra alcaldesa, no se ha enterado de nada desde que llegó aquí. Sólo se ha preocupado de manipular, nunca de informarse, de adaptarse, de comprender, DE RESPETAR. Las fiestas de la ciudad de Cádiz las ha creado el pueblo libre de Cádiz: el Carnaval, las barbacoas del Trofeo, el Carnaval chiquito, etc… Ella no ha creado nada y eso es lo que le duele. Nada. Sólo se aprovecha de ellas cuando no las destruye como las barbacoas del Carranza. Queremos que también quede claro esto: El Carnaval de Cádiz, por lo menos, el callejero, sobrevive a pesar del Ayuntamiento, porque Con el Ayuntamiento de Cádiz NO, no habría nada más que Cabalgatas, pregones y bailes de ninfas, todo aquello en lo que Ella pudiera lucir su palmito y colocarle debajo su eterno slogan. En el año de la Capitalidad Iberoamericana del Carnaval, otro escaparate para ella a costa nuestra, los que hacen la fiesta terminan detenidos, multados y apaleados, algo muy significativo de como desde el actual consistorio se entiende esta fiesta.
Por último y bien fuerte queremos mostrar nuestra más enérgicas repulsa a los bárbaros, se encuentren vestidos con el uniforme de policía municipal, de concejal encorbatado o de lo que sea. Los palos desmedidos y el abuso de autoridad contra la ciudadanía de bien nunca son oportunos, nunca son aceptables, pero cuando éstos van destinados a aquellos que intentan expresarse a través de las letras y de la música, cuando los palos caen sobre aquellos que usan el legítimo y enriquecedor legado de sus antepasados, cuando se detiene a gente en el ejercicio de la palabra con mayúsculas, la palabra centenaria de mi Cádiz que se expresa así, entonces el palo y la detención adquieren una simbología peligrosa, intolerable y fascista y no puede consentirse ni con la excusa de la hora, ni con la llamada de un vecino ni nada. Lo que pasó el otro día trasciende el ámbito del Carnaval, quizás por eso ha suscitado tantas adhesiones de comprensión y solidaridad. Lo sucedido el otro día se mete de lleno en el plano de la pura dignidad humana, dignidad individual como personas, y dignidad colectiva como ciudad, y en el peligroso terreno del desprecio a los valores de libertad que encarna esta civilizada manifestación cultural y popular. No hay excusas. Había otras formas de hacerlo. Pero para eso hay que querer a esta ciudad y a sus ciudadanos. Y esta alcaldesa y sus esbirros no la quieren.

Letter to
Ayuntamiento de Cádiz
Retirada de todos los cargos a los imputados por los hechos ocurridos en la noche del Carnaval chiquito. Disculpas públicas por parte del Ayuntamiento.