Remover estatua del Acueducto de Morelia que enaltece a la explotación y opresión

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 1,500!


El 10 de junio del 2020 fue tendencia mundial en Twitter el retiro de estatuas de esclavistas en varias ciudades del mundo. Esto está sucediendo en Bélgica, Reino Unido, Australia, Francia, Estados Unidos de Norteamérica, entre otros, en el contexto de las protestas contra el racismo.

En Morelia tenemos una escultura, que se conoce como el monumento de Fray Francisco Antonio de San Miguel Iglesia Cajiga (localizado en la parte más baja del Acueducto). Dicha estatua representa varios temas que son vigentes hasta el día de hoy, genocidio, violación de los derechos humanos, racismo, explotación y los privilegios de una clase con trato infrahumano sobre la otra. Globalmente este tipo de iconografías están siendo cuestionadas como parte del paisaje urbano. La escultura a la que hacemos referencia muestra la explotación y abuso por parte del clero y los invasores-colonizadores occidentales impuesta a los hombres y mujeres originarios, culturas preexistentes, negadas hasta el día de hoy. En este sentido pedimos que este emblema de racismo y colonialidad sea removido del espacio público; por representar una ofensa a la multiculturalidad actual.

Hoy en día, la diversidad de pueblos aglutinados en los que conocemos como México continúan luchando ante la perpetuidad de la explotación, no ya por un extranjero, sino por el Estado Nacional. Es ejemplo de un tipo de producción artística que muestra una dominación cultural que se perpetúa racista y clasista. Consideramos que su presencia en la vía pública no abona a la tarea social de acabar con las problemáticas de inequidad social, racismo y clasismo que llevamos arrastrando siglos. El acto de remover este monumento además representaría un acto de reconciliación, una esperanza para validar el respeto de los derechos humanos, que empuje en alto nuestro bagaje histórico como mexicanos que seguimos peleando por la igualdad,  justicia y libertad. 

En muchas latitudes del planeta estas esculturas están siendo destruidas, intervenidas o vandalizadas por la población, nosotros como creadores obviamente no creemos que es necesario llegar a eso. La pieza es reflejo de un contexto histórico, y bien podría ser tan solo removida a un museo donde se hable de las aportaciones de Fray Antonio, pero donde se hable también de la escena que representa y porque fue removida del espacio público como momento histórico. Existe una necesidad urgente, planetaria, de deconstruir el racismo y el colonialismo en cada ciudad del mundo.

En su lugar proponemos sembrar un árbol, endémico de la zona, entre pueblos originarios, mestizas y mestizos, extranjeras y extranjeros. Como símbolo de unión, de apuesta colectiva por un futuro en armonía con la naturaleza y los diferentes actores de la sociedad.


#UnMundoSinRacismo

#BlackLivesMatter 

 #IndigenousLivesMatter


Colectivo Arte y Resistencia

@arteyresistencia

www.fllanos.com/arteyresistencia