Petition Closed
Petitioning Lehendakari del Gobierno Vasco - Eusko Jaularitza Iñigo Urkullu

Que el Gobierno vasco no recorte los presupuestos de cooperación internacional.

En el borrador de presupuestos del Gobierno vasco para 2013 se anuncian importantes recortes en materia de cooperación al desarrollo que, de confirmarse, supondrían un frenazo a la capacidad transformadora de una política que busca hacer frente a la pobreza y a las desigualdades, atajando sus causas y paliando sus consecuencias en las poblaciones más vulnerables.

Letter to
Lehendakari del Gobierno Vasco - Eusko Jaularitza Iñigo Urkullu
Cooperar para transformar. En defensa de la solidaridad internacional desde Euskadi

La importante movilización social llevada a cabo en el Estado en 1994 en torno a las acampadas por el 0,7 supuso un revulsivo sin precedentes. En esa destacable iniciativa se sitúa el nacimiento de muchas de las ONGD que actualmente existen, expresión de la voluntad solidaria y capacidad de organización del pueblo vasco y sus movimientos sociales, y el inicio de partidas presupuestarias de las instituciones dedicadas a cooperación.

Desde entonces, el fenómeno de la cooperación descentralizada vasca ha experimentado una constante profundización como política y un importante crecimiento presupuestario y normativo (Ley vasca de Cooperación, Pactos contra la Pobreza, ILP, Declaración Institucional…). La cooperación vasca ha sido un referente en todo el Estado en los últimos 25 años, especialmente por la calidad de las políticas de cooperación implementadas por estas instituciones, por su enfoque a largo plazo y por su compromiso con el enfoque de derechos, la equidad de género y el empoderamiento de las mujeres.

La cooperación al desarrollo vasca, por tanto, tiene un largo recorrido, múltiples aprendizajes y sus propias especificidades desde las que aportar, por lo que es preciso poner en valor nuestro modelo de cooperación descentralizada, construido con consenso social y político.

Durante todo este tiempo son muchos los logros, pero principalmente destaca que miles de personas tienen hoy mejores condiciones de vida y una mayor capacidad para reivindicar sus derechos más fundamentales gracias a ella. Con gran sorpresa e indignación, hoy asistimos a recortes de las políticas que buscan hacer frente a la pobreza y a las desigualdades en Euskadi y en el Sur, atajando sus causas y paliando sus consecuencias, y que forman parte de los avances históricos de Euskadi.

Precisamente en momentos de crisis como el actual las personas deben ser la prioridad absoluta de todas las políticas, por encima de cualquier otro tipo de interés. Lo que forma parte de la identidad de Euskadi y de las redes de solidaridad que existen en ella no puede verse relegado a un segundo plano utilizando a la crisis como excusa. Las políticas públicas, en este caso las de cooperación al desarrollo, son un legado de la sociedad vasca y de sus habitantes.

Somos conscientes de las dificultades para cerrar un presupuesto equilibrado ante el nuevo techo de gasto, pero no podemos olvidar que este techo viene dado por una caída del ingreso público que venimos arrastrando desde el año 2007. La economía sufre, pero aún sufre más la capacidad de nuestras instituciones para captar los recursos necesarios para las políticas públicas. Así, los datos publicados en el Eustat muestran que mientras el PIB cae un 1,5% entre 2007 y 2010, en el mismo período la recaudación de las haciendas vascas cae un 12,2%. Esta caída supone una pérdida de 1.600 millones de euros para las arcas públicas (cálculo para 2010, último publicado en Eustat). No deberíamos hacer caer sobre los hombros de las personas más vulnerables del planeta, con las que nos comprometimos hace ya años, nuestra falta de capacidad para orientar nuestra riqueza hacia la redistribución a través de las políticas públicas, sino a trabajar con ahínco para cambiar la tendencia de los resultados de nuestra política fiscal.

Ante esta situación, reclamamos al actual Gobierno vasco que rectifique la propuesta inicial de los presupuestos para 2013 de manera que apliquen los compromisos políticos y sociales vigentes en materia de cooperación al desarrollo. Pedimos que la Agencia Vasca de Cooperación cuente para 2013 con al menos 44 millones de presupuesto, aplicando la reducción del 12% del presupuesto total del Gobierno vasco.

Adicionalmente, pedimos que se prepare a la mayor brevedad un plan que permita cumplir la ley 1/2007 de cooperación al desarrollo, en la que se comprometió, para 2012, una dotación del 0,7% del presupuesto total del Gobierno vasco, que supondría en 2013, de acuerdo con el techo de gasto, 64 millones de euros.

Coordinadora de ONG de Desarrollo de Euskadi
www.ongdeuskadi.org
(Informazioa euskaraz gure webgunean eskuragarri.)