Confirmed victory
Petitioning CEO de BBVA Banco Francés Martín Ezequiel Zarich and 3 others
This petition was delivered to:
CEO de BBVA Banco Francés
Martín Ezequiel Zarich
Dirección de Relaciones Institucionales BBVA Banco Francés
Rodolfo Marín Gironella
Comunicación Corporativa BBVA Banco Francés
Gonzalo Verdomar Weiss
Gerente de Alianzas Estratégicas y Productos
Gustavo Alonso

¡Que el BBVA Banco Francés no nos saque nuestra casa!

Soy Gabriela y estoy a punto de perder mi casa donde vivo con mi marido, mis hijos de 10 y 13 años y donde tenemos un pequeño emprendimiento familiar que es nuestra fuente de ingresos. Mi familia es como la tuya, trabajadora, nos la rebuscamos para mantener y educar a nuestros hijos, siempre cumplimos nuestros compromisos y tratamos de hacer las cosas lo mejor posible. Mi familia está en peligro. El BBVA Banco Francés de diferentes formas nos hizo imposible pagar nuestro crédito. Por desgracias de la vida en el 2009 entramos en mora, aunque jamás nos pasamos de dos cuotas atrasadas, que es lo que ellos te hacen firmar como compromiso antes de otorgar el préstamo. Ahora quieren ejecutar la hipoteca y sacarnos nuestra casa. La semana que viene tenemos una audiencia pero si el dinero por el total de la deuda no esta reunido para ese día, el paso siguiente es la visita del escribano a nuestra casa para la realización del posterior desalojo diez días después, con la ayuda de la fuerza pública si fuera necesario. Un banco multimillonario no va se va fundir, pero para nuestra familia significa dejarnos sin hogar y sin futuro.

El 2 de enero 1999 me casé muy enamorada con Gastón Tomasín, mi actual marido. Tras alquilar un tiempo decidimos sacar un crédito para una casa propia, los dos estábamos en relación de dependencia y queríamos una casa un poco más amplia pues en julio de ese año nació nuestra pequeña hija Micaela. Un día un amigo nos dijo que tenía un conocido que quería vender sus casa, la fuimos a ver con Micaela que todavía no caminaba, era septiembre del año 2000, nos gustó. Nuestra pequeñita dio sus primeros pasos ese día en la casa. Nos dijimos, tiene que ser esta. Con muchísima ilusión fuimos al BBVA Banco Francés de Morón y sacamos un crédito hipotecario ese mismo año y escrituramos con hipoteca a favor del banco a fines de noviembre, con una tasa pactada con interés fijo en dólares.

Con la crisis del 2001 primero fueron pesificadas a 1.40 y luego empezaron a indexarse en pesos cada vez más, pero pese a ello pagábamos religiosamente. En medio nació Sebastián. A pocas cuadras está su colegio, su abuela, sus amigos, conocen a todos en el barrio, éste es su lugar.

En el 2008 tuve que dejar mi trabajo por un cuadro psiquiátrico grave, y sumarme a la camada de retiros voluntarios que la empresa ofrecía. Fue una situación muy fea y dolorosa que no se la deseo a nadie. Por suerte con la ayuda de amigos y profesionales pude salir, creí que después de eso no iba a tener otra pesadilla como esta en mi vida, pero me equivoqué.

Como con el sueldo de mi marido no alcanzaba, él también se retiró, y con el dinero que juntamos de ambos armamos un pequeño emprendimiento de chocolatería y repostería artesanal, todo elaborado por nosotros mismos sin máquinarias que faciliten el trabajo ni ayuden a hacerlo en serie. Nos costó mucho al principio, y hasta nos estafaron en el alquiler del local donde nos íbamos a instalar. Finalmente decidimos instalarlo en nuestra casa y empezamos a sacarlo adelante.

Cuando se nos otorgó el préstamo, que era a 30 años, jamás imaginanos que todo esto nos iba a pasar y que iba a llegar un día en que no íbamos a poder pagar esas cuotas. El BBVA Francés nos otorgó un préstamo sobre el 80% del valor de la casa, el otro 20% lo teníamos nosotros ahorrado con mucho esfuerzo y fue lo que se usó para firmar la compra-venta de la propiedad. Desde diciembre de 2000 hasta mediados del 2009 pagamos y tratamos de cumplir con las cuotas como cualquier familia trabajadora. Con el cambio de nuestros trabajos y todo lo que vivimos, nos retrasamos en el pago de un par de las cuotas del préstamo, pero nunca fueron más de 3, que es lo a lo que nos comprometía la carpeta de aprobación del crédito. Ahí comenzó la segunda pesadilla de mi vida.

Primero nos cambiaron el oficial de cuentas, de una mujer muy amable a un hombre que nos maltrataba, a tal punto que llegamos a hacer una denuncia al INADI. Este oficial nos dijo que teníamos que refinanciar el préstamo, porque la cuota que pagábamos para ellos era demasiado baja. Nos negamos rotundamente, eso no estaba en el contrato del crédito.

Al tiempo nos volvieron a llamar para decirnos que el sistema de cuotas había sido cancelado por la mora y que había que abonar con pagos que iban a ser tomados como a cuenta del total del capital adeudado. Entonces cada vez que juntábamos un poco de plata, íbamos al banco y pagábamos. Pero no era suficiente.

En el 2010 una mujer del departamento de legales de la sucursal central del BBVA Banco Francés nos llamó y dijo que teníamos que pagar todo el resto de la hipoteca. Era para nosotros imposible, le explique que entre el emprendimiento de los dulces y otros pequeños trabajos que hacemos mi marido y yo apenas llegamos a cubrir los gastos mensuales de nuestra familia y ahorrar algo para realizar esos pagos a cuenta de lo adeudado. Ella nos respondió “entonces van a tener que ir a juicio”.

Inmediatamente contactamos un abogado, presentamos al banco opciones razonables, se negaron a todo, es la plata ya o el juicio. Desesperados buscamos ayuda en diferentes instituciones, pero nuestro caso no entra en ninguna ley ni reglamentación.

El juicio comenzó, pero nunca fuimos notificados. Según nuestro abogado tendríamos que haber recibido citaciones para presentarnos ante el juez a explicar nuestra situación, pero al no recibir las notificaciones no fuimos, y el juez falló a favor del banco. En diciembre de 2012, mientras armábamos el árbol de Navidad recibimos la “Sentencia de Ejecución” ¿No es increíble? No entiendo como pueden hacer una sentencia donde se juega la casa única de una familia, sin escucharnos.

A raíz de todo esto, por el stress y la preocupación que estamos viviendo en nuestra familia, mi hijo tuvo convulsiones y empezó el tratamiento psicológico. Esta situación está afectando la salud de mis hijos, ya es demasiado, no puedo permitirlo.

La semana próxima tenemos la última audiencia con el banco, si no entran en razón nos vamos a quedar sin casa, y sin trabajo. Nosotros sólo necesitamos un poco más de tiempo para poder juntar la plata, eso es lo que les pedimos al banco, pero el banco quiere la plata ya o nada. Así nomás dejan una familia en la calle....

¿Qué clase de banco deja a una familia en la calle, cuando ya les pagó casi toda su deuda, y sólo piden un tiempo para pagar lo que falta? ¿Los clientes del BBVA Banco Francés quieren pertenecer a un banco que actúa de esta forma?

Te pido que nos apoyes con tu firma y le pidas al BBVA Banco Francés no nos saque nuestra casa y retrase un año el pago de la deuda. Para el banco ésto es solo demorar un negocio, para nosotros es nuestra vida.

Gabriela, Gastón, Micaela y Sebastián

 


Letter to
CEO de BBVA Banco Francés Martín Ezequiel Zarich
Dirección de Relaciones Institucionales BBVA Banco Francés Rodolfo Marín Gironella
Comunicación Corporativa BBVA Banco Francés Gonzalo Verdomar Weiss
and 1 other
Gerente de Alianzas Estratégicas y Productos Gustavo Alonso
Pedimos al BBVA Banco Francés que no ejecute la hipoteca de nuestra casa, que va a dejar a nuestra familia en la calle.

Nosotros queremos cumplir con nuestras obligaciones, pero en tiempo y formas razonables. El pago total de la deuda para la semana próxima es una meta imposible para nuestra situación.

Por favor, no nos saquen nuestra casa!

Gabriela Yarade y familia