Petition Closed

El zoológico de Surabaya mantiene recluidos a 4.000 animales, siendo responsable de la muerte de 25 de ellos al mes. Los tigres están completamente demacrados y unos 180 pelícanos malviven amontonados en un pequeño espacio en el que ni siquiera pueden desplegar las alas. Además, los animales recluidos crían de forma incontrolada, faltan fondos para su alimentación y cuidado e incluso varios de los miembros de su personal están involucrados en el tráfico de animales en la zona.

Letter to
Public Outreach and Civil Society Division, ASEAN Secretariat, Jakarta. Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).
WWF Alberto Arroyo Schnell.
Operations Manager Yayasan IAR Indonesia Christine Rattel
and 2 others
Executive Director Yayasan IAR Indonesia Karmele Llano Sánchez, BVSc, MSc
WWF México. Omar Vidal, Jatziri Pérez. (WWF México.)
Que cierren el zoológico y atiendan a los animales. No pueden seguir explotándolos. Los 180 pelícanos están en una jaula del tamaño de una cancha de voleibol. Cerca de ahí, 16 tigres, 12 de Sumatra y cuatro de Bengala, permanecen en una hilera de celdas de concreto, que asemejan las de una prisión. Una tigresa blanca, cuyos padres fueron donados por el gobierno indio hace 20 años, tiene numerosas lesiones que le cubren la piel. Las especies en Surabaya se reproducen excesivamente. Ante el encierro prolongado en un espacio muy reducido, la tigresa tiene problemas en la columna vertebral, los cuales le dificultan ponerse de pie. ¡Esto no puede seguir así!