Petición cerrada
Dirigida a Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos Lic. Enrique Peña Nieto

Mantener la suspensión de la siembra de maíz transgénico en México a campo abierto

El maíz, que se originó y diversificó en México, es nuestro alimento básico y el cereal más sembrado en el mundo entero; se encuentra amenazado por la presencia de granos transgénicos. Los científicos asociados a las corporaciones biotecnológicas afirman que el maíz transgénico "no hace daño" y que además es resistente a plagas y tolerante a herbicidas. Publicaciones científicas recientes y los datos a 20 años de haberse sembrado los transgénicos en Estados Unidos y en pocos países más, muestran que los cultivos transgénicos están generando plagas y malezas resistentes, un mayor uso de agrotóxicos, como el Glifosato (faena) que penetra a los granos del maíz y contamina todos los alimentos que son hechos con este cereal (tortillas, totopos, tostadas, atoles, tamales, pozole, etc). Además el maíz transgénico no tiene los contenidos de aceites, proteínas, fibras y anticancerígenos del maíz nativo, que es el maíz auténtico. En cambio, el grano transgénico tiene grandes cantidades de almidones con altos índices glicémicos y de tóxicos cancerígenos, como el Glifosato. Si el maíz mexicanos se contamina, el mundo entero se quedará sin este importante grano libre de transgenes y tóxicos, y sin la diversidad genética para enfrentar nuevos retos climáticos y las inestabilidades de los sistemas socioeconómicos a nivel mundial. No pueden coexistir los maíces nativos y los transgénicos, sin que los primeros se contaminen con la acumulación de transgenes provenientes de los transgénicos.

México tiene 59 razas y miles de variedades distribuidas en todo el territorio nacional que serán contaminadas irreversiblemente si se permite la siembra de maíz transgénico en México a cualquier escala. El maíz es la herencia, el sustento y la base de la alimentación y de la economía de los mexicanos, y a su vez es reconocido como pilar de la cultura indígena y campesina. Preservarlo libre de transgénicos y como bien común es nuestro derecho y obligación.

Como científicos aseguramos que esta tecnología, ademas de que no aumenta rendimientos, como ha quedado probado en Estados Unidos y otros países que la han sembrado por 20 años, y ser riesgosa para ambiente y salud, es ya obsoleta. Es anticientífico insistir en usar una tecnología obsoleta y tan riesgosa o peligrosa para el Centro de Origen y Diversidad de maíz y nuestra salud.

La ciencia contemporánea con un enfoque integrativo puede ofrecer alternativas en colaboración con las formas campesinas de producir alimentos sanos y culturalmente aptos, sin dañar el ambiente para recuperar la producción de maíz que México necesita, o incluso volver a ser exportadores y garantizar la soberanía alimentaria.

1. Nuestra meta es conseguir 1 millón de firmas: http://www.uccs.mx/doc/p/no-a-los-transgenicos_es

2. Carta del Profesor David Schubert

Esta petición fue entregada a:
  • Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos
    Lic. Enrique Peña Nieto


    Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad ha iniciado esta petición con solamente una firma y ahora la petición ha conseguido 2.706 personas que la apoyan. Inicia una petición tu mismo para crear los cambios que quieres ver.




    Hoy: Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad cuenta con tu ayuda

    Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad necesita tu ayuda con esta petición «Presidente de la República, Lic. Enrique Peña Nieto: Mantener la suspensión de la siembra de maíz transgénico en México a campo abierto». Únete a Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad y 2.705 personas que ya han firmado.