Protección del Páramo de Santurbán, NO a la minería en Colombia!

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!


Cuidando al Páramo de Santurbán de los daños de la mineria
En la región andina, bosques y humedales situados a gran altitud, llamados páramos, capturan agua de la niebla y la suministran a tierras bajas. En Colombia, cerca de dos millones de personas dependen del páramo de Santurbán para su provisión de agua.

Los páramos en buen estado capturan además grandes cantidades de carbono, mitigando el cambio climático, y son refugio para cientos de especies amenazadas, incluyendo al icónico ojo de anteojos.

La tierra en y alrededor del páramo de Santurbán contiene oro y otros minerales. Una empresa canadiense, Eco Oro Minerals, quiere construir la mina de oro Angostura, la cual liberaría grandes cantidades de cianuro y arsénico en el agua que viene del páramo.

El trabajo legal de AIDA ayudó a convencer al Gobierno colombiano de:

Negar una licencia ambiental a la mina Angostura en mayo de 2011. 
Proteger, en 2013, 76 por ciento del páramo de Santurbán de actividades industriales, un porcentaje mayor al propuesto inicialmente.
De otro lado, AIDA, junto con sus socios, abogó para que el Banco Mundial retire su inversión de la mina Angostura, lo que finalmente ocurrió en diciembre de 2016.

Apoyamos también el litigio que condujo a que el más alto tribunal de Colombia reafirmara en febrero de 2016 que la minería en páramos está prohibida.

Sin embargo, 24 por ciento de Santurbán aún está desprotegido porque no fue designado oficialmente como páramo en la delimitación hecha por el gobierno, la cual fue además invalidada por la justicia en noviembre de 2017 porque no se consultó a las comunidades afectadas.

El gobierno debe ahora realizar un nuevo proceso de delimitación en diálogo con la población de la zona. Y las amenazas para Santurbán continúan ya que Eco Oro todavía quiere construir su mina y existe otro proyecto minero que se busca implementar en sus cercanías. 

Fuente: AIDA America Org. 

Protecting the Santurban Páramo from mining's damages
In the Andean region, high-altitude forests and wetlands called páramos capture water from fog and supply it to lowlands. In Colombia, nearly two million people rely on the Santurbán páramo for their freshwater supply.

Healthy páramos also capture large amounts of carbon, mitigating climate change, and provide refuge for hundreds of threatened species, including the iconic spectacled bear.

The land in and around the Santurbán páramo contains gold and other minerals. A Canadian corporation, Eco Oro minerals, wants to build a gold mine that would leak large amounts of cyanide and arsenic into the water coming from the páramo.

AIDA’s advocacy helped to convince the Colombian government to:

Deny an environmental license for the Angostura mine in May 2011.
Protect, in 2013, 76 percent of the Santurbán páramo from industrial activities—a much larger percentage than originally proposed
Together with our partners, AIDA advocated for the World Bank's divestment from the Angostura mining project, which we achieved in December 2016.

We also supported litigation that led Colombia’s highest court to reaffirm in February 2016 that mining in páramos is prohibited.

However, 24 percent of the Santurbán remains unprotected because it was not officially designated a páramo during the government's delimitation process, which was invalidated by a court system in November 2017 due to failure to consult with affected communities.

The government must now realize a new delimitation process in consultation with residents of the area. Meanwhile, the threats to Santurbán continue, with Eco Oro still angling to build its mine and another mining project seeking establishment nearby.