Detener la construcción de la Plaza de Toros en el Seybo, República Dominicana.

0 personas firmaron. ¡Ayuda a conseguir 5,000!


La tendencia mundial es ir cerrando y prohibiendo esta práctica criminal y abusiva que transforma al ser humano como un ente salvaje que necesita para su disfrute presenciar acciones sangrientas en donde un animal que no entiende el porqué de su maltrato es quien termina sacrificado para complacer a ese grupo de pseudos humanos.

La República Dominicana, más específico en la Provincia del Seybo, catalogada según la encuesta En Hogar de la Oficina Nacional de Estadística, como la segunda provincia más  pobre del país, en vez de imitar acciones encaminadas a proteger los animales, que es la tendencia mundial, dispone la erogación de 87 millones de pesos para la construcción de una plaza de toros en dicha provincia.

En la República Dominicana existe la ley 248-12 para la protección animal y tenencia responsable, misma que sería violada en los síguientes articulos:

Artículo 10: Supervision de animales en espectáculos: es obligación del Estado, supervisar las condiciones generales de los animales empleados en esforcemos públicos, establos, deportes y otros, fijados en el reglamento de esta ley, velar por su óptimo cuidado y SUSPENDER LOS MISMOS EN CARGO DE MALTRATO O TRATOS CRUELES. 

Artículo 58. Prohibición circos y espectáculos con animales : queda prohibido en el anito del territorio nacional, la presentación de curvos u otros espectáculos que empleen animales en sus actos. 

Artículo 61: Prohibiciones generales considerada CRUELDAD: Numeral 3: Maltratar a un animal de forma alevosa, por maldad, brutalidad, egoísmo y satisfacción. Numeral 6: Cometer biocidio o provocar la muerte de un animal sin necesidad. Numeral 10: Mutilar innecesariamente partes de un animal viviente. Numeral 15: Lastimar o arrollar animales de manera intencional, cause torturas o sufrimiento innecesarios a un animal o le provoque la muerte. 

En la República Dominicana, pese a tener una ley para la protección animal, se proponen a la construcción de una plaza de toros en franca violacion de la misma, en vez e destinar esos fondos a la construcción de un hospital veterinario público y un albergue.