Petition Closed
Petitioning Ministra de Trabajo Sra. Fátima Bañez

Petición para que se retire la Reforma Laboral y se negocie con los agentes sociales

7,653
Supporters

La reforma laboral del 2010 como modelo ya mostró un fracaso, después de esta tan solo aumentaron los despidos por causas objetivas y en términos absolutos han crecido el número de Expedientes de Regulación de Empleo sobre el 2009 y la contratación indefinida ha disminuido. La reforma laboral que su gobierno ha elaborado este febrero, en lugar de buscar un cambio de planteamiento, tropieza con la misma piedra de intentar conformar a los mercados de capital a costa de profundizar más en la estrategia de abaratar los costes de despido y un menor peso de la capacidad de negociación del trabajador en las relaciones laborales. Los acuerdos entre patronal y sindicatos definen caminos alternativas: la flexibilidad interna negociada tanto a nivel sectorial como a nivel de empresa. Esta vía negociada es la que tendría que haber presidido la reforma laboral que su gobierno ha realizado y las que nos hubieran acercado a un modelo de relaciones laborales europeo. La reforma que el gobierno del PP presenta generaliza de manera clara el despido a 20 días, y sitúa el poder negociador del empresario por encima de todo, con capacidad de imponer rebajas de sueldo, cambio de condiciones de trabajo, Expedientes de Regulación de Empleo sin necesidad de negociar o de autorización administrativa. Esta reforma elimina la capacidad de mediar y negociar y condena al conflicto y a la judicialización de las relaciones laborales, con lo cual no beneficia ni al empresario ni al trabajador. Esta reforma llevará a muchos despidos y creará más conflictividad laboral, más paro y menos competitividad. Además supone un desmantelamiento de la gestión pública (privatización a la práctica del SEPE) y una puerta a más despidos en la administración pública que se sumarán a los miles de despidos que ya la propia reforma provocará. El hecho de que la reforma laboral anula los instrumentos de conciliación y negociación y reduce la capacidad reguladora de convenios sectoriales deja en manos de una decisión unilateral de los empresarios las relaciones laborales. Por esto le pedimos a la Ministra de Trabajo, que retire la reforma laboral y le instamos a que inicie un proceso negociado y dialogado con los agentes sociales para resolver los problemas del mercado laboral español, ya que estos agentes sociales han mostrado capacidad de encontrar soluciones y su responsabilidad en acuerdos como la AENC 2012-2014.

Letter to
Ministra de Trabajo Sra. Fátima Bañez
La reforma laboral del 2010 como modelo ya mostró un fracaso, después de esta tan solo aumentaron los despidos por causas objetivas y en términos absolutos han crecido el número de Expedientes de Regulación de Empleo sobre el 2009 y la contratación indefinida ha disminuido.

La reforma laboral que su gobierno ha elaborado este febrero, en lugar de buscar un cambio de planteamiento, tropieza con la misma piedra de intentar conformar a los mercados de capital a costa de profundizar más en la estrategia de abaratar los costes de despido y un menor peso de la capacidad de negociación del trabajador en las relaciones laborales.

Los acuerdos entre patronal y sindicatos definen caminos alternativas: la flexibilidad interna negociada tanto a nivel sectorial como a nivel de empresa. Esta vía negociada es la que tendría que haber presidido la reforma laboral que su gobierno ha realizado y las que nos hubieran acercado a un modelo de relaciones laborales europeo.

La reforma que su gobierno generaliza de manera clara el despido a 20 días, y sitúa el poder negociador del empresario por encima de todo, con capacidad de imponer rebajas de sueldo, cambio de condiciones de trabajo, Expedientes de Regulación de Empleo sin necesidad de negociar o de autorización administrativa.

Esta reforma elimina la capacidad de mediar y negociar y condena al conflicto y a la judicialización de las relaciones laborales, con lo cual no beneficia ni al empresario ni al trabajador.

Esta reforma llevará a muchos despidos y creará más conflictividad laboral, más paro y menos competitividad. Además supone un desmantelamiento de la gestión pública (privatización a la práctica del SEPE) y una puerta a más despidos en la administración pública que se sumarán a los miles de despidos que ya la propia reforma provocará.

El hecho de que la reforma laboral anula los instrumentos de conciliación y negociación y reduce la capacidad reguladora de convenios sectoriales deja en manos de una decisión unilateral de los empresarios las relaciones laborales.

Por esto le pido que retire la reforma laboral y le insto a que realice un proceso negociado y dialogado con los agentes sociales para resolver los problemas del mercado laboral español, ya que estos agentes sociales han mostrado capacidad de encontrar soluciones y su responsabilidad en acuerdos como la AENC 2012-2014.