NO DEJE MORIR A LA ENCINA MILENARIA “LA PEANA”

NO DEJE MORIR A LA ENCINA MILENARIA “LA PEANA”

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 5.000!


El Monumento Natural Encina La Peana, es el icono natural más representativo de la Sierra de los Filabres y de toda la comarca del Valle del Almanzora.
Esta “Catedral Natural” constituye uno de los elementos más valiosos del Patrimonio natural almeriense, incluso de la comunidad autónoma. La propia Junta de Andalucía lo ha catalogado como el árbol más grande de la región.
Sin embargo, en la actualidad, esta herida de muerte. Han aparecido grandes grietas que amenazan su supervivencia a corto plazo si la JUNTA DE ANDALUCÍA no actúa urgentemente.
El nuevo gobierno regional, con una muestra más de su desidia ambiental, esta intentando escurrir el bulto y que sean otros los que lleven a cabo la actuación.
Hace unas semanas, la Junta de Andalucía tenía millones de euros para realizar pozos de emergencia en Alcóntar y darle nuestra agua a las grandes multinacionales agrícolas del levante y ahora nos dice que no dispone de la financiación necesaria para salvar a la encina.
¿Otra vez nos quieren engañar?
Le exigimos a la Consejera Carmen Crespo que cumpla con sus responsabilidades. El Monumento Natural “Encina La Peana”, le guste o no, es de su competencia.
Se trata de espacio incluido en la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía y en el Inventario Andaluz de Árboles y Arboledas Singulares, cuya gestión y conservación depende de la Junta de Andalucía.
El Ayuntamiento de Serón, la propiedad y la sociedad civil en su conjunto han cumplido sobradamente sin ser su responsabilidad.
Han llevado a cabo , con la mayor celeridad posible, el apuntalamiento que permite que hoy siga viva y han puesto a disposición de la Consejería los mejores expertos nacionales sobre la materia.
En sus 1.300 años de historia, los antiguos árabes lamentarían a sus pies su obligado destierro a África, los nuevos repobladores cristianos la utilizarían como sestero para sus ganados, nuestros abuelos y padres pasarían diariamente por su lado de camino a la mina o llorarían al abandonarla para emigrar a lugares lejanos.
Y hoy, en pleno siglo XXI, nos ha tocado a nosotros y nosotras salvarla.
En nuestras manos esta que nuestros hijos y generaciones venideras puedan seguir contemplándola y disfrutándola.
Por favor, firma para pedirle a la Consejería de Agricultura, Ganadería Pesca y Desarrollo Sostenible que intervenga lo más rápido posible, realizando aquellas actuaciones que los expertos les han recomendado.
"Defender el árbol es defender la Tierra, la inocencia, la cultura y la belleza y todo aquello que no tiene voz ni armas para defenderse. Defender el árbol es defendernos a nosotros mismos". - Ignacio Abella -