LA EXPROPIACIÓN DE VICENTÍN

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 1,000!


Una medida patriótica

Con la expropiación de Vicentín S.A., medida que deberá tratarse en el Congreso de la Nación, se rescatará una empresa productora y exportadora de granos, harinas, aceites y alimentos, pero además se dará un paso importante hacia la recuperación de la soberanía económica que venía en caída libre en los cuatro depredadores años de macrismo. 

Se destapará, por fin, la olla de los negociados fraudulentos de los grandes pulpos agro-exportadores: maniobras de subfacturaciones, de contrabando en ventas simuladas desde Paraguay, de triangulaciones destinadas a la fuga de divisas, de especulación con la retención de las cosechas, de evasión impositiva y de todo tipo de presiones devaluacionistas que terminan aprovechando los formadores de precios para agigantar sus ganancias a costa del bolsillo de las argentinas y argentinos.    

La deuda de este grupo, favorecido por los inescrupulosos créditos otorgados por González Fraga desde el Banco de la Nación Argentina, asciende a 1.600 millones de dólares, afectando a 2.500 pequeños y medianos productores, a la AFIP, a bancos provinciales y del exterior y al mismo Banco de la Nación, que es el principal acreedor. En el crepúsculo del gobierno de Macri, este grupo de malandras recibió un fuerte crédito del que, hasta el día de hoy, se desconoce el paradero del dinero. Pocos meses después los directivos de Vicentín llaman a convocatoria de acreedores aduciendo una supuesta “insolvencia”.  

La intervención en marcha y su posterior expropiación abre una gran oportunidad para la creación de una fuerte empresa agro-exportadora mixta, que bajo la órbita de YPF Agro, en conjunto con cooperativa de productores agrarios, podrá jugar el papel de testigo del 100%  de la exportación de granos, aceites y harinas.

El gobierno nacional y el Presidente Alberto Fernández han puesto mano a la obra para que el Estado juegue un papel fundamental en la producción y exportación de alimentos y en la soberanía alimentaria. Ello constituye un paso muy importante en la tarea de la reconstrucción nacional y en la gestación de una Patria que nos contenga a todos y a todas.

Llamamos a hombres y a mujeres, sin distinción de partidos ni credos, a la firma de esta declaración de respaldo y a asumir un compromiso con la medida estratégica del gobierno hacia la plena soberanía económica.