Petition Closed
Petitioning Gobierno de España Ministerio de Justicia and 1 other

Permitid la recuperación de mis pertenencias. Nadie es menos que nadie por no poseer dinero.

Cuando se produce un desahucio, quien no puede pagar las cuotas de su alquiler o hipoteca, después de meses intentando evitarlo por todos los medios, se enfrenta al día en que se produce el desalojo y comienza una vida llena de obstáculos. La presente petición intenta pedir la recuperación de mis pertenencias, que me fueron arrebatadas atropellando algunos de mis derechos naturales (no protegidos en casos como este por el derecho consuetudinario) en el momento en que eran más vulnerables, dadas las circunstancias que estaban intentando superarse.

Según la Ley de Enjuiciamiento Civil, cuando en un procedimiento de desahucio se fija la fecha de lanzamiento, si el arrendatario no retirara sus objetos personales antes del desahucio, se entenderá que son abandonados a todos los efectos.

En el procedimiento de desahucio que se llevó a cabo contra mí en el mes de septiembre de 2011, en ningún momento se tuvo en cuenta la comunicación que mi procurador hizo al juzgado advirtiendo de mi intención de retirar los enseres y dando a conocer la imposibilidad de retirarlos en la fecha del lanzamiento por carecer en ese momento de los recursos económicos que posibilitaran su traslado y almacenamiento.

Los propietarios aprovecharon este hecho para tomar posesión de la vivienda con todo lo que no es suyo y se negaron a devolverme mis objetos personales, con el consiguiente riesgo de que estas pertenencias pudieran sufrir un deterioro o no se pudieran recuperar. Entre mis cosas estaban todos mis documentos legales, recuerdos de familia, documentos laborales, trabajos personales, etc.

Firma esta petición si consideras injusto que la actual normativa impida la recuperación de sus enseres a las personas desahuciadas y "presuponga" el abandono de los bienes del inquilino sólo por el hecho de no haberlos podido retirar en el plazo determinado por los juzgados, sin tener en cuenta en ningún momento las posibilidades reales del desahuciado para realizar el depósito y retirada de mobiliario, enseres y otros efectos, incluso casos como este, en el que el procurador del inquilino comunicó al juzgado la imposibilidad de retirar los enseres antes de la fecha del lanzamiento y manifestando de forma expresa la intención de retirarlos tan pronto como los medios lo permitieran.

La decisión adoptada por los propietarios del piso es cruel y muestra una actitud de insensibilidad hacia una situación en la que cualquier persona puede verse en un momento dado. Después de tener alquilado ese piso al inquilino durante seis años y habiendo mantenido con los propietarios una relación correcta y cordial, éstos recuperaron su piso y cobraron las cuotas adeudadas. Sin embargo, me privaron a mí, el inquilino, de todos mis objetos personales, con el consiguiente perjucio para poder continuar con mi vida y actuando con una más que evidente falta de respeto hacia la propiedad privada.

La ley no debe amparar la apropiación indebida bajo ninguna circunstancia y, mucho menos, hacerlo en base a presunciones impuestas por la propia normativa al margen de las circunstancias reales que rodean a un caso determinado. Nadie es menos que nadie por no poseer dinero.

Quedarse con las cosas que otra persona ha tardado toda una vida en conseguir es un acto detestable y equiparable a robar. No lo permitamos.

Letter to
Gobierno de España Ministerio de Justicia
Ministerio de Justicia
Acabo de firmar la siguiente petición pidiendo a: Ministerio de Justicia
----------------
Permitid la recuperación de mis pertenencias

Cuando se produce un desahucio, quien no puede pagar las cuotas de su alquiler o hipoteca, después de meses intentando evitarlo por todos los medios, se enfrenta al día en que se produce el desalojo y comienza una vida llena de obstáculos. La presente petición intenta pedir la recuperación de mis pertenencias, que me fueron arrebatadas atropellando sin piedad a todos aquellos derechos naturales inherentes a mi condición humana, en el momento en que eran más vulnerables, dadas las circunstancias que estaban intentando superarse.

Según la Ley de Enjuiciamiento Civil, cuando en un procedimiento de desahucio se fija la fecha de lanzamiento, si el arrendatario no retirara sus objetos personales antes del desahucio, se entenderá que son abandonados a todos los efectos.

En el procedimiento de desahucio que se llevó a cabo contra mí en el mes de septiembre de 2011, en ningún momento se tuvo en cuenta la comunicación que mi procurador hizo al juzgado advirtiendo de mi intención de retirar los enseres y dando a conocer la imposibilidad de retirarlos en la fecha del lanzamiento por carecer en ese momento de los recursos económicos que posibilitaran su traslado y almacenamiento.

Los propietarios aprovecharon este hecho para tomar posesión de la vivienda con todo lo que no es suyo y se negaron a devolverme mis objetos personales, con el consiguiente riesgo de que estas pertenencias pudieran sufrir un deterioro o no se pudieran recuperar. Entre mis cosas estaban todos mis documentos legales, recuerdos de familia, documentos laborales, trabajos personales, etc.

Firma esta petición si consideras injusto que la actual normativa impida la recuperación de sus enseres a las personas desahuciadas y "presuponga" el abandono de los bienes del inquilino sólo por el hecho de no haberlos podido retirar en el plazo determinado por los juzgados, sin tener en cuenta en ningún momento las posibilidades reales del desahuciado para realizar el depósito y retirada de mobiliario, enseres y otros efectos, incluso casos como este, en el que el procurador del inquilino comunicó al juzgado la imposibilidad de retirar los enseres antes de la fecha del lanzamiento y manifestando de forma expresa la intención de retirarlos tan pronto como los medios lo permitieran.

La decisión adoptada por los propietarios del piso es cruel y muestra una actitud de insensibilidad hacia una situación en la que cualquier persona puede verse en un momento dado. Después de tener alquilado ese piso al inquilino durante seis años y habiendo mantenido con los propietarios una relación correcta y cordial, éstos recuperaron su piso y cobraron las cuotas adeudadas. Sin embargo, me privaron a mí, el inquilino, de todos mis objetos personales, con el consiguiente perjucio para poder continuar con mi vida y actuando con una más que evidente falta de respeto hacia la propiedad privada.

La ley no debe amparar la apropiación indebida bajo ninguna circunstancia y, mucho menos, hacerlo en base a presunciones impuestas por la propia normativa al margen de las circunstancias reales que rodean a un caso determinado. Nadie es menos que nadie por no poseer dinero.

Quedarse con las cosas que otra persona ha tardado toda una vida en conseguir es un acto detestable y equiparable a robar. No lo permitamos.