Modificación de la Ley 14.346/1954

0 personas han firmado. ¡Ayuda a conseguir 25.000!


La ley 14.346 sancionada en 1954 requiere de una urgente modificación que incorpore los avances de investigaciones científicas nacionales e internacionales.

En el mundo los avances legislativos y jurídicos han conducido a la actualización de la condición jurídica de los animales, sin embargo en nuestro nuevo Código Civil siguen siendo considerados como "cosas". Es necesario modificar su condición en el nuevo Código Civil como seres "sintientes" en concordancia con los principios establecidos en la Declaración Universal de los Derechos del Animal (DUDA) aprobada por ONU y UNESCO en 1977 y firmados por nuestro país. Así también es necesario modificar la Ley 14.346 integrada al Código Penal Argentino.

Numerosas investigaciones demuestran que el maltrato cruel a animales es un indicador criminológico de gran relevancia y puede ser considerado un predictor válido de Trastorno Disocial de la Personalidad como del Trastorno Antisocial (Manuales Estadísticos CIE 10 y DSM-V). También son incontables las investigaciones científicas que demuestran que todos los asesinos seriales en el mundo, han comenzado su carrera criminal con animales, extendiendo luego sus conductas a las personas. Los criminales transfieren las mismas técnicas a diferentes víctimas (de los animales a los humanos). En este sentido, la Oficina Federal de Estados Unidos (FBI), ha elevado la categoría de los delitos contra los animales hasta incorporarlos al Grupo A, en el que se incluye el homicidio o asalto. A partir de este avance, creó un registro de delitos y victimarios a quienes se considera potencialmente peligrosos para la sociedad.

En el mundo hay investigaciones científicas que demuestran que quienes cometen actos de crueldad directos contra los animales (ahogamientos, asfixias, quemaduras, golpes, violaciones, torturas,mutilaciones,muerte) o actos de crueldad indirectos (abandonos, negligencia en la provisión de alimentación, agua, refugio o atención médica adecuada) presentan además falta de empatía, ausencia de remordimiento, sadismo, fracaso para adaptarse a las normas y reglas, impulsividad, manipulación, mentira repetitiva, dificultades con el control de los impulsos. Por ello la crueldad hacia los animales suele ser un predictor de la violencia de género, la violencia familiar y la violencia interpersonal.

Es necesario que Argentina cuente con legislación adecuada a los nuevos avances científicos y bioéticos que garanticen la puesta en marcha de un Sistema de Protección de Derechos de los Animales que articule dispositivos institucionales para garantizar el cumplimiento de sus derechos en políticas públicas integrales, con participación intersectorial y, que incluya al menos, en el:

Nivel sanitario (Hospitales Veterinarios Gratuitos, Programas de Vacunación, Programas de Castraciones masivas, sistemáticas, tempranas, gratuitas y sostenidas en el tiempo, Programas de prevención de Zoonosis);

Nivel Educativo (Incorporación en los contenidos curriculares de primaria y secundaria sobre los derechos de los animales; Programas de capacitación de los miembros de las fuerzas de seguridad y los miembros del Poder Judicial y el Ministerio Público);

Nivel Jurídico / Legislativo: (incorporar el maltrato animal como un indicador de maltrato infantil y/o violencia familiar; creación de protocolos para las fuerzas policiales; obligatoriedad de denuncia para los veterinarios que detectan situaciones de maltrato y creación de cuerpos especializados de investigación);

Nivel Administrativo: (Campañas de adopción, se garantice la asignación de partidas presupuestarias suficientes para crear las áreas locales para la ejecución y evaluación sobre el alcance y efectividad de las acciones).

Por lo anteriormente expuesto, los firmantes solicitan el urgente tratamiento y actualización de la Ley 14.346 y la creación de un Sistema de Protección de Derechos de los Animales.

 


¿Quieres compartir esta petición?