PARANÁ: normalicemos el horario de corrido.

0 persona firmaron. ¡Ayudá a conseguir 5,000!


Paraná no es más una pequeña ciudad, es momento de comprender que el crecimiento estructural debe ser acompañado por costumbres que lo promuevan y sean coherentes con esto. El contexto de covid-19 y cuarentena nos puso hoy en la obligación de reorganizar los traslados de los trabajadores y obligar al municipio a imponer un horario de trabajo de corrido.

AMPLIEMOS LA PERSPECTIVA: la regulación del horario de trabajo no sólo le compete a los trabajadores. Y no es una variable a minimizar. Pensemos en las grandes ciudades y en cómo el horario de corrido estructura una dinámica de oportunidades y productividad para todos: empresarios, comerciantes, estudiantes, trabajadores y emprendedores. Si la jornada laboral no es interrumpida por el horario, permite optimizar las tareas, tener fluidez en los procedimientos de trabajo, no cortar y retomar las tareas dos veces al día, disponer de tiempo de calidad dentro y fuera del trabajo, disminuir los baches de traslado, los gastos de movilidad, el tiempo improductivo; el cansancio y el tiempo perdido.

Pensemos también en la reducción de  oportunidad de consumo que podemos tener los trabajadores estando ocupados en el mismo momento que el comercio y los servicios atienden. Todos aquellos que trabajamos en horario de comercio de cortado podemos dar infinidad de ejemplos de lo complejo que es resolver cuestiones básicas: comprar insumos o elementos para el hogar o personales, gestionar trámites, obtener turnos para la atención médica o profesional. La demanda se limita sola por las mismas condiciones estructurales que otorga el medio.

Pensemos en que al contar el empleado con tiempo de calidad para su vida privada, también se amplía la demanda de productos y servicios: Si tengo tiempo para ocuparme de mi vida personal puedo ir al gimnasio, puedo tomar un curso de inglés, puedo ir a ver esa película, tomar clases de canto, dispongo de tiempo para gestionar la compra de un auto, cambiar los muebles de mi casa, Etc...

Seamos realistas con nuestras condiciones estructurales: no todo el mundo tiene un medio de transporte propio.  El servicio del transporte público es inconstante, caro, e ineficiente. Es una complicación cotidiana y una imposibilidad depender de un colectivo, de sus horarios, de los paros, la disminución de las frecuencias durante 3 meses en el verano. Es un servicio totalmente ineficiente.

 

Paraná hoy cuenta con  –aproximadamente- 250mil habitantes. Es necesario contemplar la extensión de la ciudad, su crecimiento y adaptarla para que su ritmo sea funcional y democrático para todos, no solo para aquellos privilegiados que cuentan con determinados factores que hace llevadera su rutina por ayudarlos a adaptarse a la ciudad. Paraná no solo es la ciudad: vienen trabajadores de Colonia Avellaneda, Sauce Montrul, Oro Verde, San Benito. Es momento de ser democráticos y pensar en que la ciudad debe adaptarse y ser funcional a sus habitantes:  A TODOS. 

 

Uno de los factores principales para que cualquier grupo humano funcione es la MOTIVACIÓN.  En el ámbito laboral la motivación cotidiana no sólo está vinculada con las condiciones dadas dentro del trabajo, sino por sobre todo; en el equilibrio que cada uno pueda obtener entre su vida laboral y su vida privada.

Nada bueno puede salir de la combinación de una población cansada, frustrada y limitada a sólo conservar un puesto de trabajo. La recreación,  capacitación, el estudio en los niveles y temas que sean de interés a cada uno, el emprendimiento, los vínculos sociales y familiares; no deben ser la excepción a la regla en la rutina de ninguna persona.  Pensemos en hacer sostenible y sustentable éste crecimiento. Las costumbres pueden actualizarse y lo hacen. La siesta “se duerme” por obligación en muchos casos. Es un tiempo perdido que existe entre jornada y jornada, porque por su corta extensión no llega a ser productivo.

Hay otra forma de abarcar los procesos de trabajo. Un comercio o empresa exitosa no debe serlo a costa de la alienación de sus empleados, sino todo lo contrario. Seamos coherentes y acompañemos el crecimiento. La ciudad quedó grande para las formas que se aplican. NO SE PUEDE MANTENER LAS COSTUMBRES A COSTA DE LA CALIDAD DE VIDA DE MILES DE TRABAJADORES.